Administradora de nuestra ruina


Con todas sus posibles variantes, que van desde las pequeñeces de lo local cucharero a unas pequeñeces un poco más crecidas, (casi tres décadas de paciente observancia) de las cosas de la vida pública en Pedro Bernardo, es tiempo más que suficiente para que el dulce y no pocas veces doloroso escepticismo se apoderó de la mirada, eliminando la capacidad de sorpresa, convirtiendo los días en un “dejar ver” previsible, desasosegante y fantasmal.

Sin embargo, reconozco cierta entrañable emoción cuando, al acercarse las elecciones municipales, crece la tensión por los corros políticos y sus conversaciones informativas y sociales, que toman un ritmo como de tercer acto en aquellas comedias antiguas. Es un incremento en el vigor del ritmo que seguramente pasa desapercibido para quienes dieron abrigo a Petra la causante y ejecutora de nuestra ruina -ocupados ellos- en llegar a fin de mes con cierta solaz, pero que se detecta en esa minoría que comían del cubil de Petra y toman cafés con ese aire inevitablemente suficiente de estar “en aquel potingue”.

Con la que está cayendo y con la institución Ayuntamiento haciendo malabares para cuadrar las cuentas, reconozco también que me sorprende la cantidad de apáticos conciudadanos extinguidos por administrar la ruina y desolación en que nos dejó Petra. Siendo prudente, quien nos gobierne, bastante tendrá en su próximo mandato con conseguir pagar los salarios, la factura de la luz y las deudas acumuladas de cuando vivíamos opulentamente, poniendo a trabajar y pagar hasta a su Cuñada. No es que aquellos como tres millones de pesetas fueran la ruina de P. B.   No. Fue una gestión llena de desidias y apatías.

 En los próximos cuatro años tendremos que disponernos para los recortes, y al frente del Ayuntamiento será preferible encontrar un buen gestor que populistas derrochadores, como Ella. Que, como parientes pobres en el bastidor moroso, seguiremos esperando una reforma en profundidad como Godot, que nunca llegará.

Pero el caso es que, a seis meses de la cita electoral y a falta de otras sorpresas que todavía pueden aparecer, nosotros no prevemos mas lista que la del PP cucharero de cuyo origen saldrá el alcalde, supongo que Alberto dispuesto a revalidar su presencia en el consistorio con mas acierto que en el asunto de (la Placa por los Caídos y Dios) La candidatura todavía llena de incógnitas hasta con  Alberto, cuya fragmentación conduciría  a otro fracaso mayor, esperemos se consolide, pues otra opción  (gracias a Isabel)  yo no veo.

A no ser que haya una cara nueva y, como presumen algunos, la de Rosa Díez, en cuya lista desembarcaron un puñado de descontentos como Petra. Que con rosa y con clavel nadie estará mas baja de popularidad y de por vida, que Ella. Eso quiere decir que  los mismos que la elevaron al podium la han dejado fuera de juego, lo cual tiene, no me lo nieguen, mucho mérito.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
El tema Esquire.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 136 seguidores

%d personas les gusta esto: