Patrimonio Nacional da luz verde….


5730d83260996_r_1469529346684_0-7-812-426Carmena sugiere dar “una nueva visión al Valle de los Caídos” y llamarlo “El Valle de la Paz” La Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos amenaza con la vía penal para evitar exhumaciones La Fiscalía recurrió con dos semanas de retraso las dos exhumaciones en el Valle de los Caídos Un juzgado autoriza las primeras exhumaciones de cuerpos en el Valle de los Caídos

 

 

Patrimonio Nacional da luz verde a la primera exhumación en

el Valle de los Caídos

Se trata de los restos mortales de dos hermanos fusilados cuya exhumación ha autorizado un juez en un auto firme y no recurrible. Es la primera exhumación por la vía civil.

 

MADRID. -Patrimonio Nacional ha dado luz verde a la exhumación de los restos mortales de dos hermanos que fueron fusilados y enterrados en una fosa común en Calatayud (Zaragoza) y posteriormente trasladados al Valle de los Caídos, según han informado fuentes de esta institución.

Lo ha hecho tras recibir una comunicación del Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), que ha decretado que el auto que autoriza la exhumación de los dos cuerpos es firme y, por tanto, no es recurrible.

Se trata del primer caso de exhumación judicial en el Valle de los Caídos, donde se encuentran los restos de más de 33.400 víctimas de la Guerra Civil, y del primer caso de exhumación por vía civil, en base al expediente de jurisdicción voluntaria, en aplicación del articulado de la perpetua memoria.

Patrimonio Nacional, organismo que administra el Valle de los Caídos, aseguró en su momento que “cumplirán escrupulosamente las resoluciones judiciales en cuanto se les notifique”, como así acaba de realizar el juzgado a instancias de la propia institución.

“Si el auto es firme, que lo es, y se dice que se tiene que hacer, Patrimonio Nacional va a actuar”, han asegurado las fuentes, que no han precisado cuándo se iniciarán los trabajos.

Por el momento, el organismo está recabando información para ver cuál es la mejor fórmula para poder llevar a cabo los trabajos y abrir el columbario donde se cree que se encuentran los restos de los hermanos Lapeña.

En concreto, se estudia cómo llegar a esos cuerpos y qué posibilidades hay de exhumarlos, para lo cual se ha contactado con el Colegio Oficial de Médicos para ver cómo hacerlo y qué medidas hay que tomar.

De esta forma, Patrimonio Nacional procederá en las próximas semanas o meses a “abrir la puerta” al equipo de científicos, forenses y arqueólogos que se desplazará al Valle de los Caídos para realizar las tareas.

El juez José Manuel Delgado autorizó la exhumación tras estimar la petición de la nieta de los fallecidos para recuperar los restos mortales de Manuel y Antonio Ramiro Lapeña Altabás y reconoce su derecho a darles una “digna sepultura”.

 

Albert y el muerto


Albert y el muerto

David Torres

Hace cosa de un año salió la noticia de un hombre, Bratislav Stojanovic, que vive solo en un cementerio de Serbia sin más compañía que la de los muertos. Un buen día Stajonavic se hartó del tráfago de la existencia diaria y decidió sepultarse en vida. “No me asusta dormir en una tumba” explicó. “Los muertos están muertos. Lo que más miedo me da es pasar hambre”. Por un momento parecía que la entrevista se la estuvieran haciendo ayer a Albert Rivera.

La podredumbre es un proceso natural, afecta a la nariz los primeros días, cuando la carne y los fluidos corporales se van fundiendo al tiempo que acude en masa el fiel cortejo de insectos y gusanos. Con el tiempo, poco a poco, la peste va cediendo y el asco también; a todo se acostumbra uno. De la regeneración democrática que prometía hace unos meses, Albert ha pasado a la resignación patriótica, demostrando que del amor al odio hay sólo un paso y viceversa. Aquella proclama sanitaria repetida cien veces (“nunca apoyaremos a Rajoy”) ha terminado de primer plato, servido con una apetitosa guarnición de acuerdos con patatas. El apretón de manos tuvo tanta convicción que por poco acaba con un brazo colgando.

Aunque Stojanovic diga lo contrario, convivir con muertos no es nada fácil, especialmente si el muerto está sentado en un sillón presidencial, te llama de vez en cuando por teléfono y hasta te invita a formar gobierno. Dennis Nilsen, el célebre asesino en serio escocés que asesinaba jovencitos porque se sentía muy solo, tenía la costumbre de recostar el cadáver de turno en un sofá y luego, cuando volvía a casa del trabajo, se sentaba a su lado, le cogía de la mano y le contaba qué tal le había ido la jornada. El cadáver no respondía gran cosa pero compañía daba un rato largo.

Al poco tiempo, Nilsen tenía que decorar el salón con frascos de ambientador porque la peste podía alertar a los vecinos, pero al final, como siempre pasa en estos casos, se volvió bastante descuidado: lo trincaron cuando un fontanero revisó las cañerías y las encontró atascadas con pedazos de carne putrefacta. Es lo malo de la corrupción, que no se detiene ni con desodorante ni con reformulaciones lingüísticas. A fuerza de retorcer las definiciones y los significados, Albert ha inaugurado un nuevo Libro de Estilo Metafórico, igual que esos analistas freudianos que vislumbran oro donde antes había mierda. La tanatoestética es el arte de maquillar a los difuntos como si todavía siguieran vivos, para que luzca el brillo de las mejillas a base de colorete. La agencia funeraria de Ciudadanos ha trabajado a fondo y, de momento, el cadáver goza de excelente salud, tanta que prácticamente ya no hay forma de distinguir a un líder de otro. Los muertos nos enseñan muchas cosas y por ahora Mariano le está dando a Albert una magnífica lección de cómo hacerse el muerto.

 

 

 

El Tribunal de Cuentas condena a un alcalde por enchufar a su mujer


 

http://www.publico.es/sociedad/tribunal-cuentas-condena-alcalde-enchufar.html

Algo parecido hizo Petra Ruiz en Pedro Bernardo colocando (durante tres años) a la mujer de su hermano, Ismael. Que, con enchufismos como este, y ventas de inmuebles etc., nos dejó arruinado el pueblo de Pedro Bernardo. Así anda ella: sola y perdida <mío>

El Tribunal de Cuentas condena a un alcalde por enchufar a su mujer

Decidió contratarla como maestra de adultos, y después hacerla fija discontinua diez meses al año, sin convocar el obligatorio concurso de selección de personal que el ayuntamiento

EDUARDOBAYONA

ZARAGOZA .- El exalcalde de Alhama de Aragón, Joaquín Antón, deberá devolver al ayuntamiento, de su bolsillo, 3.847 euros por el perjuicio que le causó al enchufar a su esposa, sin el preceptivo proceso de selección de personal, para dar clases de adultos. Así lo ha establecido en una sentencia el Tribunal de Cuentas, que declara al acusado “responsable contable directo” de un “alcance” al que añade 387,51 euros de intereses. La sentencia tacha de “gravemente negligente” la conducta del alcalde: “no se abstuvo de participar en su contratación”, pese a tratarse de su cónyuge, y fue él quien decidió darle el empleo sin convocar el concurso de méritos que el ayuntamiento venía celebrando cada año para seleccionar a quien daría las clases.

La decisión del Tribunal de Cuentas sobre el enchufe de Alhama, similar a la que tomó hace unas semanas con los exalcaldes populares de Vitoria Alfonso Alonso y Javier Maroto y siete concejales, en este caso por cargar al consistorio con un alquiler desmesurado para un edificio, supone un precedente para los pequeños municipios, cuya gestión también es supervisaba por este órgano de fiscalización. De hecho, la resolución rechaza que la eventual falta de medios del ayuntamiento pudiera haber tenido alguna influencia en el asunto. Por el contrario, anota que esa presunta deficiencia organizativa, “lejos de ser una causa de exoneración” a la hora de ser exigente con la gestión de fondos públicos, “refuerza el deber de diligencia”: conociéndola, añade, el alcalde “debería haber extremado su cuidado para evitar el resultado dañoso en cuanto el riesgo era previsible debido, precisamente, a esa deficiente organización”.

Un sueldo de 18.000 euros brutos por dos tercios de jornada

El asunto de Alhama se remonta a septiembre de 2011, cuando el ayuntamiento, que tuvo como alcalde a Antón (Cha) desde junio de 2007 hasta que la oposición en bloque —PSOE, PP y Par— lo censuró el 28 de noviembre de 2012, contrató a la esposa de este sin un proceso previo de selección de personal para dar clases de educación de adultos. Iba a cobrar 18.034 euros —16.686 con Seguridad Social— por dos tercios de jornada entre septiembre y junio. Sin embargo, unos meses después, la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), tras percatarse de que el ayuntamiento se había saltado la exigencia de realizar un concurso de personal para seleccionar a la maestra, inició un procedimiento para recuperar los 3.291 euros que llegó a transferir al consistorio, para el que había aprobado una subvención de 5.439,15. La sentencia responsabiliza de ese perjuicio para el ayuntamiento a Antón, ya que “tenía a su cargo los caudales públicos de la corporación” y “debía rendir cuentas” de su gestión. “Ha quedado probado”, añade, que el alcalde “procedió a la contratación de la profesora, al reconocimiento de las obligaciones y al pago de gastos prescindiendo de la normativa reguladora del gasto en las corporaciones locales”.

Una decisión irregular que no fue debatida en el pleno

Antón sostuvo ante el Tribunal de Cuentas que la decisión de contratar a su esposa “sin la celebración de un concurso previo no se tomó individualmente, sino que fue compartida por los demás miembros del ayuntamiento, reunidos al efecto”, narra la sentencia, que rechaza que el asunto fuera tratado en el pleno municipal. El exalcalde también alegó que, según una serie de consultas jurídicas que realizó personalmente, su esposa no solo debía ser contratada para el curso 2011-2012 sino que tenía que pasar a fija discontinua, mientras que convocar un concurso habría obligado a despedirla. No obstante, la mujer tardaría un año en alcanzar ese estatus laboral. En septiembre de 2012 firmó un contrato indefinido válido para todos los años de septiembre a junio, aunque con una cláusula que supeditaba su continuidad a que se mantuviera la actividad. Para entonces, la Diputación ya estaba revisando la documentación en la que, antes de acabar ese año y después de la moción de censura, detectaría la falta del proceso de selección.

“Consecuencia del incumplimiento de las normas”

Tras devolver la subvención —3.291 euros más 168 de intereses— en 2013, Alhama dejó de pedir ayudas para formación de adultos, por lo que la esposa del ya entonces exalcalde dejó de prestar servicios al consistorio. Los juzgados de lo Social calificaron como improcedente su despido. Según el exalcalde, el consistorio “tenía la obligación de contratar” de nuevo a su esposa porque llevaba cuatro años dando las clases. La Fiscalía, para quien “no todo daño en los fondos públicos da lugar necesariamente al nacimiento de responsabilidad contable”, respalda esa tesis. La sentencia, sin embargo, llega a la conclusión contraria. Al final, indica, la contratación de la esposa del alcalde sin concurso de selección “supuso para el ayuntamiento la pérdida de una cantidad a la que tenía derecho (…) como consecuencia del incumplimiento de las normas reguladoras de la concesión de la subvención”, a lo que se une que, por ese motivo, “tuvo que reconocer obligaciones con cargo a su propio patrimonio y pagar determinadas cantidades en concepto de nóminas y cotizaciones sociales”.

 

 

ASOMARTE SE ESTRENO


ASOMARTE SE ESTRENO

Se estreno el teatro (con cambio de sitio de Plaza Toros a Molinillo), por razones de los actores que la tierra de la Plaza –según me cuentan-no les venía bien ya que tenían que “tirarse al suelo” los comediantes.

Me cuentan que fue “todo un éxito teatral, como económico” ya que las gentes pagaban sin poner peros.

Si dio la nota un vecino “siempre son los mismos” al que el Alcalde hubo de llamar la atención, que sumiso y de inmediato, acató el desalmado.

Estos son los cachorros, que ya engendraron los que estaban en la Oposición en 1987-2001 (socialistas)

Luego en la moción de Censura el Porras 2008 (y como ambos –aquellos y éste-no sabían poner en la mesa los programas o mociones a discutir o enmendar en sus caso, crearon este tipo de jóvenes que se arrojan a todo.)

Ya en 1936, fusilaron a los rojos (algunos aquí sobre señalados) y estos del Porras por citar los últimos, Javier de la Iglesia siempre loado por su madre María, quien vino a mi propia casa a zaherirme. Le costó bien caro.

No podemos dejar pasar a estos arrebatados, por los efectos del alcohol, quizás otras sustancias, que actúen como animales salvajes.

De ahí la eficaz y oportuna presencia del alcalde para actuar; (hay que estar donde está el pueblo), que para eso se les reviste de Autoridad. El que le precedió lo quería tener todo en el Rollo  para vender.

La parroquia cucharera, como tal, le importaba un ají. Solo quería atrasados  que “le sacaran las castañas del fuego”. Porque él, ni a los plenos acudía como un ignorante político.

Esta noche será el acto en las inmediaciones de la Hernita de S, Sebastián.

Deseamos a Siempreviva que continúen cosechando los mismos éxitos que arrastra, ya, para bien de Pedro Bernardo y de la Aociacion.

¿Todas las ideas se podían defender? ¡Hipócritas!


¿Todas las ideas se podían defender? ¡Hipócritas!

Jaume Asens

Teniente de alcalde de Derechos de la Ciudadanía, Transparencia y Participación de Barcelona.

En democracia todas las ideas se pueden defender. Esa ha sido siempre la letanía formal repetida una y otra vez por sucesivos gobiernos españoles para señalar el camino alternativo a la violencia. Con el veto a la candidatura de Otegi ese mantra vuelve a resonar ahora como un eco vacuo e hipócrita. En realidad, las actuaciones de los diferentes estamentos estatales lo desmienten con rotundidad desde hace tiempo. Cualquier disidencia respecto a las cuestiones esenciales del orden constitucional, y en especial sobre su naturaleza nacional, se pueden convertir en una actividad sospechosa. Y con ello, susceptible de ser prohibida o perseguida de algún modo.

En Euskadi, no son pocas las veces que se han generado situaciones de excepcionalidad democrática y de posicionamiento partidista de las instituciones en nombre de “la lucha contra el terrorismo”. Con su invocación se ha logrado prohibir agrupaciones electorales, cerrar periódicos e incluso amenazar con encarcelar a un lehendakari por convocar una consulta ciudadana. La actuación del Gobierno, la Fiscalía o el propio Tribunal Constitucional –degradado tras su reforma exprés– son una prueba inequívoca de que “todo vale” en la gestión regresiva de la “cuestión nacional”.

En Catalunya, a pesar de la ausencia de terrorismo, la cultura de la excepción también ha penetrado con fuerza. En primer lugar, a raíz de la consulta del 9N se emprendió una ofensiva político-penal contra el ex-presidente Mas y otros miembros del gobierno. Nada importó que fuera un mero acto simbólico, no vinculante, para conocer la opinión ciudadana sobre la cuestión territorial. Con posterioridad, se crearon unidades policiales al servicio de una “caza de brujas” contra dirigentes catalanes. Una auténtica “guerra sucia” que se confirmó con las conversaciones filtradas por Publico entre el jefe de la Oficina Antifraude y el ministro Fernández Díaz.  Y recientemente, se ha anunciado la intención de llevar al banquillo a la Presidenta del Parlament, junto otros miembros de la mesa, por no impedir un debate sobre el proceso soberanista en la cámara.

Es en este contexto de excepcionalidad que debe interpretarse lo sucedido. El acuerdo adoptado por la Junta Electoral de Gipuzkoa deduce que Otegi es “inelegible”. El argumento empleado tiene que ver con una condena ya cumplida de seis años y medio de prisión con otros tantos de inhabilitación. Los magistrados se pliegan a los intereses del Gobierno y confunden ser “elegible” con ser cargo público. Y lo que es peor: hacen oídos sordos a la jurisprudencia del Constitucional en la materia. En un supuesto similar, en efecto, éste dictaminó que en este tipo de condenas es imprescindible precisar a qué cargos afecta una inhabilitación. Una posición que permitió al candidato vasco Iker Casanova recoger su acta de diputado. El precedente, de hecho, no pasó inadvertido por cierta prensa conservadora ante la inminente puesta en libertad del dirigente vasco. En El Mundo, por ejemplo, se señalaba con alarma que si ésta se producía no habría ningún obstáculo legal a su eventual candidatura.

Con Otegi no es la primera vez que se produce un disparate jurídico con trasfondo político. La Audiencia Nacional le condenó “por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna por orden de ETA”. Poco importó entonces que no se le atribuya  ningún atentado o delito concreto. O que dicha supuesta reconstrucción tuviera como objetivo la desaparición de la actividad armada. En realidad, es gracias a personas como el dirigente vasco que hoy las armas han callado y aquellos que las utilizaban han empezado reconocer el daño causado. O que la izquierda abertzale ha apostado claramente por la vía de la reconciliación y la reparación de todas las víctimas. El primero que se refirió a él como “hombre de paz”, de hecho, fue el expresidente Zapatero.

La condena fue ampliamente criticada en el ámbito jurídico. El magistrado del Supremo, Alberto Jorge Barriro, puso el grito en el cielo con su voto particular. En él mostraba su perplejidad ante una condena dictada por realizar actividades políticas a favor de la paz. O por pruebas exculpatorias presentadas de forma torticera como incriminatorias. Buen ejemplo de ello era el documento llamado Bateragune donde ETA mostraba su oposición a la opción pacificadora de Otegi.

Igual de irregular fue su estancia penitenciaria. Mientras los corruptos apenas cumplen ¼ parte de sus condenas, él la cumplió íntegramente y sin poder acceder a ningún permiso de salida. Poco y nada importaron las protestas de tres premios Nobel, tres expresidentes latinoamericanos, un exfiscal general de los Estados Unidos u otras figuras de reconocido prestigio nada sospechosas de izquierdismo radical.

En una democracia, que haya quien considere a una persona “moralmente abyecta”, indigna de “todo aprecio” o “reconocimiento personal” no debería bastar para llevarla a la cárcel. O para borrarla del mapa político. Con actuaciones de ese tipo se ha reforzado, de hecho, su aura de “preso político”. Prueba de ello es que ya es una suerte de Nelson Mandela vasco para el mundo abertzale. O las muestras de solidaridad de buena parte de los partidos de izquierda. El dirigente de ERC, Joan Tardà, y el de la CUP, David Fernández, incluso le fueron a recibir tras su liberación a la puerta de la cárcel. Y éste último se incorporó a su equipo electoral. También desde Podemos Euskadi se ha criticado el acoso a Otegi y la judicialización de su campo político. Pablo Iglesias, de hecho, aplaudió su salida en libertad por considerar que “nadie debería ir a la cárcel por sus ideas políticas”.

En realidad, el objetivo de esta cadena de despropósitos parece claro. Como ahora no se puede excluir del juego democrático a la izquierda abertzale, se trata de que tenga la mínima representación en el Parlamento vasco. E impedir, de ese modo, un cambio de gobierno autonómico. A nadie se le escapa que esa interferencia al proceso electoral conlleva una clara amenaza a la normalización política de Euskadi.

A partir de la declaración de cese de violencia de 2011 la sociedad vasca fue capaz de ponerse a convivir de manera inmediata, dejando atrás en numerosas ocasiones a sus partidos políticos, fueran de un signo u otro. La paz y la convivencia allí se han construido siempre desde abajo. Es el momento de que las fuerzas políticas vascas y estatales se pongan a la altura de esa ciudadanía. Esto significa que todos debemos dar pasos. Lo cierto, no obstante, es que el Gobierno central sigue enrocado. Se muestra indiferente a lo que suceda en el mundo abertzale y en la sociedad vasca en general. Con la apertura de un horizonte de paz, quedaban pocas excusas para no mover ficha. Su cerrazón fortalece, sin duda, las tesis de los más violentos y debilita a quienes han optado por las vías pacíficas. Con este último episodio, de hecho, no está en juego la suerte política de Otegi. Lo que está en juego es la propia paz. Pero también el pluralismo político y el principio democrático que debe regir en un Estado de derecho. O dicho de otro modo: el derecho de los vascos y vascas a escoger a su presidente. Ni más ni menos.

 

Rivera siempre dice sí


Rivera siempre dice sí

Aníbal Malvar

Cuando Albert Rivera se desnudó en 2006 para aquel rompedor cartel electoral, mi periódico de entonces me envió a Barcelona a enterarme bien de quién era aquel muchacho tan arrojado y apolíneo. A la cita, creo recordar que en la misma plaza de Catalunya, acudió Rivera simpáticamente acompañado por una decena o docena (o más) de chicos y chicas todos muy clorofílicos e informalmente elegantes. Nos sentamos en una terraza, yo me pedí un güisqui y ellos se conformaron con descafeinados con leche, refrescos light y aguas de Vichy. Mantuvimos una agradable e inteligente conversación (o sea que yo hablé poco), y al final, dada la catadura de sus ingestas líquidas, no me quedó más remedio que hacerle a Rivera una pregunta que llevaba escrita en el cerebro sin interrogantes.

–Oye, compañero. Pero vosotros no vendréis de las Nuevas Generaciones del PP…

La negativa fue contundente, coral, irradiante y ofendida, por adjetivarla por lo bajo. Dos meses después de aquella charla, se filtraron los documentos que demostraban que el líder de Ciutadans y sus clorofílicos corifeos sonreían tan bien como mentían.

Hace apenas 25 meses, el presidente del Banco Sabadell –que heredó el cargo de su padre por sus eminentes aportaciones a la ciencia del nepotismo–, nos decía en público que “hay que crear una especie de Podemos de derechas”, porque “el Podemos que tenemos nos asusta un poco”. Y de esa holgura intelectual nació Ciudadanos.

Las palabras de Josep Oliu –el meritocrático banquero– no cayeron en saco roto, pues es banquero de talento indudable y generosidad despiadada: en 2011 pagó un euro por la Caja Medierránea, con un aporte estatal de 5.250 millones; en 2013 invirtió un euro (insisto, la astronómica cantidad de un euro: no liarse con los ceros) para hacerse con la propiedad del rescatado Banco Gallego, operación por la que apenas recibió 245 millones de dinero público aportado por el FROB. Dos negocios ruinosos para él, pero necesarios para el bien de España e invertidos en la verdadera caridad (esa que empieza por el banquero mismo).

El caso es que la idea de este destacado humanista y elevado pensador llamado Josep Oliu ha cuajado en nuestras mentes yermas, y Ciudadanos es hoy una realidad con enorme proyección en esta época dorada de la política española.

En sus primeras elecciones generales, lograron no solo 40 escaños, sino la suficiente fuerza como para convencer al PSOE de que suicidara la posibilidad de un gobierno de izquierdas. Pues el PSOE no tiene miedo a un gobierno de izquierdas: tiene miedo a liderar un gobierno de izquierdas. Ay, qué horror, si se entera Merkel. La oposición es un lugar ideológicamente muy confortable para los que carecen de ideología.

Ahora Ciudadanos tiene algunos escaños menos, pero se va con el PP para atacar la corrupción. Postura muy digna si eres tan analfabeto que ni siquiera puedes entender los sms: “Luis, sé fuerte”.

En seis meses, C´s ha pasado de querer gobernar España a otorgarle el gobierno primero al PSOE y luego al PP. A mí no me parece muy coherente, salvo desde la perspectiva de banqueros que por dos euros compran dos bancos y se embolsan 6.000 millones del FROB (que es una institución que nos pertenece a todos los españoles, a ti, a mí, a tu perro y tal).

Ciudadanos nació para impedir la gobernabilidad, y les está saliendo bien porque los españoles somos gilipollas. Todo esto durará (si Pedro Sánchez no se pone valiente), hasta que Rajoy vuelva a pagar en negro a sus valets de Moncloa. La situación me recuerda a un chiste de Forges en el que Mariano (no Rajoy, el dibujo) se acerca a una ventanilla pública a protestar porque le han conculcado algún derecho. Y el funcionario responde (cito de memoria)

–Eso les pasa a ustedes por andar votando a tontas y a locas.

510219_tn

 

“Asomarte” se instala en Pedro Bernardo del 26 al 28 de agosto


 

Tribuna. Avila

“Asomarte” se instala en Pedro Bernardo del 26 al 28 de agosto

cartelpedrobernardo_detail

 

 

 

La Asociación Siempreviva lanza esta nueva iniciativa, que tendrá lugar los días 26, 27 y 28 de agosto, en la que las artes escénicas tomarán las calles del pueblo sirviéndose de diferentes rincones de la localidad como privilegiado escenario.

Se trata de una nueva apuesta cultural de Siempreviva para poner teatro, música y mucho más al alcance de los vecinos de la comarca, integrando las artes en el marco incomparable del Balcón del Tiétar.

En palabras de Marta Hernández, vicepresidenta de Siempreviva e impulsora de éste proyecto, “el objetivo principal de AsomArte es acercar las artes escénicas a un público cada vez menos acostumbrado a ellas, una circunstancia en la que influyen tanto la falta de espacios públicos habilitados para su difusión y desarrollo, como una deficiente apuesta de las administraciones por el desarrollo de este tipo de espectáculos culturales en las áreas rurales. Busca asimismo revalorizar espacios culturales y patrimoniales que apoyen las propuestas escénicas, dando al mismo tiempo la oportunidad al público de disfrutar de un espectáculo cultural por partida doble: por un lado la representación en sí, y por otro el espacio donde se representa, permitiendo conocer más a fondo el patrimonio cultural e histórico de Pedro Bernardo”.

Durante el desarrollo del festival, los espectadores podrán disfrutar de tres espectáculos, uno cada noche, en un homenaje vivo a dos grandes figuras de la literatura y el teatro, cuyo emblema es “Cervantes y Shakespeare, más que palabras”.

Así, el próximo viernes 26 de agosto tendrá lugar la apertura oficial del festival en la Plaza de Toros de Pedro Bernardo, con la compañía D`Click y el espectáculo de teatro físico-danza-circo  L’Avant Premiérè. Un canto al riesgo, al placer, al ritmo y a la música hecho con humor, aparente sencillez y gran elegancia. La historia de un encuentro que cualquiera querría vivir. La compañía D`Click cuenta entre su palmarés con el Premio Revelación de las Artes Escénicas de Aragón, entre otros galardones.

El sábado 27 de agosto, el entorno de la Ermita de San Sebastián (siglo XVII) servirá de patio de butacas para disfrutar de la actuación del grupo abulense Aldea Sonora, que acercará la música tradicional de los pueblos de este valle en un formato nuevo, elegante y delicado, una selección de música popular muy nuestra bajo la pseudonimia de ser llamadas canciones de un imaginario Valle del Cárcavo.

El domingo 28 de agosto tendrá lugar el colofón de AsomArte, esta vez teniendo como escenario el privilegiado enclave de la Iglesia de San Pedro Ad-Víncula y sus aledaños, en la parte alta del municipio, con unas impresionantes vistas que no harán sombra al espectáculo Salud, suerte y ánimo a cargo de la Compañía Perigallo.

El festival será financiado por la Asociación Siempreviva en colaboración con el Ayuntamiento de Pedro Bernardo y empresas locales. Una oportunidad única para disfrutar de teatro, música, danza y circo sin salir del Valle del Tiétar.

cartel2pedrobernardo 2

 

 

Todo por la patria


Todo por la patria

Lo que son las cosas, pasar los años con el argumentario de que se rompe España y, ahora, el PP ansía que la salvación de Mariano la lancen los nacionalistas

http://www.eldiario.es/zonacritica/patria_6_550904920.html

Mariano Rajoy ya se agarra a la esperanza de que le apoye el PNV. Y no se apuren, porque la espera va hasta octubre. Lo que son las cosas, pasar los años con el argumentario de que se rompe España y, ahora, los populares ansían que la tabla de salvación para Mariano la lancen los nacionalistas. En Moncloa fían al resultado de las elecciones vascas que Rajoy siga en la presidencia. Esperan que, a finales de septiembre, las urnas dejen a Urkullu con la necesidad de apoyos, por lo que habría intercambio de cromos. Hoy por ti, mañana por mí.

La suma en Madrid se completaría con los nacionalistas canarios y… con Ciudadanos. Ya ven: partidos que han enarbolado la bandera del “españolismo” acabarían pactando con el “nacionalismo” o el “independentismo”. Bienvenido sería ese entendimiento si sirve para tender puentes y se hace con justicia y transparencia. Aunque, daría para la reflexión de quienes llevan tiempo levantando muros y banderas, según convenga. Veremos.

Ahora mismo, el PNV rechaza este plan, pero fuentes del PP dicen que les harían una de esas ofertas que no podrían rechazar. Y volveríamos a esos tiempos en los que Aznar se entendía con Arzalluz o hablaba catalán en la intimidad. De hecho, no olvidemos que, ya en esta legislatura, el apoyo de los nacionalistas ha sido decisivo para que Rajoy sacara adelante el control de la Mesa del Congreso.

En el PSOE ven esta posibilidad con alivio. Se quitarían el marrón de abstenerse y darle así a Mariano la llave de la Moncloa. Antes, quieren que fracase en los primeros intentos de investidura y que se retrate por su falta de apoyos, la corrupción o los recortes. En Ferraz, la orden es aguantar la presión y el perfil bajo. Son tales las ganas de Pedro Sánchez por no aparecer mucho, que el pasado fin de semana pidió apartarse y lo llevaron por error a una playa nudista.

Sánchez se resiste a quedarse en bolas, en estos tiempos de contrariedades y paños menores. En el PSOE y en Podemos se preguntan qué hubiera pasado si un gobierno de izquierdas coloca la opción de unas terceras elecciones en el Día de Navidad. Ya no se rompería solo España, también la familia, la moral y se habría quedado corto volver a aquellos tiempos de las manifestaciones “pro nobis” en la Plaza de Colón. Pero Rajoy ha ganado tiempo para poner en el calendario la amenaza de esa convocatoria navideña chantaje y aquí paz y después gloria.

Y pasarán los días, las semanas y el PP se reunirá con Ciudadanos. Y un día se hablará de avances y otro de que han quitado el nombre de Bárcenas o de que la renuncia de los imputados no afecta en autonomías, diputaciones o ayuntamientos. Lo cierto es que con Ciudadanos no da la suma, pero Rajoy quiere fumarse los puros que hagan falta y, entre calada y calada, ir quemando a los de al lado. Como quien no quiere la cosa. Si hay que esperar a las elecciones vascas, se espera. No es por seguir en el sillón, ya sabemos que es todo por la patria.

 

Por qué las derechas continúan gobernando


 

Por qué las derechas continúan gobernando

Vicenç Navarro Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Los establishments financieros y económicos del país, a través del establishment mediático (los grandes medios de información y persuasión) que influencian, están intentado crear un clima político en el que se vea como inevitable la continuación en el gobierno de Rajoy y el partido que lidera (PP), con la ayuda de Ciudadanos, con el cual comparte tanto las líneas generales de la política económica (que Rajoy ha llevado a cabo durante su mandato), como la visión uninacional de España (heredada de la visión uninacional, existente durante la dictadura que rigió este país durante cuarenta años), y la cultura franquista profundamente conservadora (continuadora de la existente en aquel régimen político). Ambas (la visión uninacional y la cultura franquista), persisten y ninguno de estos partidos de derechas (ni el PP, heredero de las derechas que dominaron el aparato del estado dictatorial y de la Transición que le siguió, ni Ciudadanos, surgido en parte de las entrañas del PP) se plantea cambiar. Los dos partidos han liderado la resistencia frente a la recuperación de la memoria histórica y la promoción de los valores republicanos, mostrando, a la vez, una gran hostilidad a la visión plurinacional del Estado español.

¿Qué une hoy en día a las derechas españolas?

Tales dos partidos comparten, pues, tres elementos claves que garantizarían un continuismo de las políticas económicas (que favorecen a los intereses de las élites financieras y económicas, quienes tienen una excesiva influencia en la vida política y mediática del país, y ejercen su poder en contra del mundo del trabajo y del bienestar de las clases populares), de las políticas nacionales (en contra, y con gran hostilidad, del establecimiento de un estado plurinacional), y de las políticas antidemocráticas (oponiéndose a la recuperación de la cultura democrática proveniente de la República –promoviendo sus valores y la historia progresista del país). Es difícil, en base a esta alianza PP-Ciudadanos, concluir que este gobierno del Partido Popular, presidido por el presidente de uno de los partidos más reaccionarios y corruptos que existen actualmente en la UE, pueda presentarse como un gobierno de cambio.

Los silencios del establishment político-mediático

Esta campaña mediático-política, que intenta promover la investidura del sr. Rajoy como presidente del Gobierno español, ha estado silenciando que siempre había otra alternativa de gobierno, la cual es fácil de demostrar que sería mejor, para la salud económica, política y social de España, que el gobierno Rajoy, y que implicaría un cambio en cada uno de los tres elementos claves que he citado anteriormente. En lo que refiere a la política económica, se podría haber terminado con las políticas de austeridad que han hecho tanto daño a las clases populares; en política nacional, se podría haber iniciado el establecimiento de un estado plurinacional; y, en política democrática, se podría haber facilitado la desaparición de la cultura franquista y, en su lugar, iniciar la promoción de los valores democráticos republicanos que han existido y persistieron entre las fuerzas democráticas que combatieron la dictadura y que podrían haber sido la base de una alianza que habría posibilitado la formación de un gobierno progresista. La alianza de todas las fuerzas de izquierda con los nacionalistas catalanes y vascos (todas ellas fuerzas políticas que lucharon contra la dictadura para establecer un orden democrático) hubiera permitido que se fuera en la dirección de estos cambios.

¿Por qué ello no ha estado ocurriendo?

Varias son las causas de que esto no esté ocurriendo. Una de gran importancia, es el enorme poder de las élites financieras y económicas que, como indiqué antes, ejercen una influencia claramente excesiva y antidemocrática entre los mayores medios de información y persuasión del país y sobre los aparatos del Estado central. Esta gran complicidad entre el poder financiero y económico, por un lado, y los poderes mediáticos y políticos, por el otro, es una de las características más importantes de la vida política del país. El control del primero sobre la esfera mediática y política es casi absoluto.

Otra causa de lo que está ocurriendo es derivada de la anterior. Tal influencia financiera y económica ha sido especialmente aguda en el Estado central bipartidista, y ha incluido al aparato del partido mayoritario de izquierdas, el PSOE. Las declaraciones realizadas a favor de la investidura del candidato del PP por parte de sus figuras históricas muestra su complicidad con las mencionadas instituciones financieras y económicas, apareciendo con toda claridad al observar sus relaciones y entramado de intereses con tales empresas. No es por casualidad que sean estas figuras históricas las que se oponen con mayor intensidad (podría decirse agresividad) a explorar esta alternativa progresista de gobierno. Su argumentario -la supuesta necesidad de garantizar la  estabilidad gubernamental o defender la unidad de España- oculta razones de tipo económico que son, ni más ni menos, su profunda oposición a establecer cualquier tipo de colaboración y alianza con Unidos Podemos, cuyas propuestas económicas, nacionales y democráticas amenazarían claramente los intereses de aquellos establishments financieros y económicos y, por lo tanto, de sus propios intereses.

¿Es posible la relación entre el PSOE y UP?

Es lógico y predecible que haya un temor en el aparato del PSOE hacia la expansión de tal nueva coalición política (Unidos Podemos) que, en parte, se ha hecho a costa del descenso del apoyo electoral del POSE. Pero es un profundo error que, tal temor, sea fuente de tanta hostilidad hacia UP, ya que asegura la persistencia de la derecha en el gobierno del país durante muchos años. Tal hostilidad parece traducir una visión que asume que la victoria de unos exige la derrota de los otros. Esta visión tiene consecuencias enormemente negativas para España, pues, repito, garantizará el gobierno de las derechas durante muchos años.

España, en su enorme variedad de culturas, tiene necesidad, no solo de una, sino de muchas sensibilidades de izquierda. Hay hoy, por ejemplo, un renacimiento de las izquierdas, portadoras de otra visión de España, exigiendo una España más democrática, más justa y más plurinacional. Esta visión está surgiendo de lo que los jacobinos definen como “las periferias”. Estas fuerzas están aliadas con otra fuerza política nueva, Podemos, cuyo surgimiento representa una fuerza con vocación claramente transformadora y también portavoz de esta nueva visión de España que, junto con la reconvertida IU, se ha convertido en el mayor motor de cambio en cada una de las tres dimensiones citadas al principio del artículo: la económica, la nacional y la democrática. El votante del PSOE no puede ver este hecho como una amenaza, sino como el surgimiento de una gran coalición que puede ayudar a hacer el cambio que el PSOE, en sus orígenes e incluso en la primera parte del periodo democrático, exigía.

Es predecible que el aparato de tal partido se resista, pues ven tal surgimiento como una pérdida de poder. Pero, más allá de los partidismos (predecibles pero siempre negativos), el proyecto auténticamente transformador se ha hecho (por primera vez en el periodo democrático) posible. El enfado del militante y votante del PSOE no debería ser hacia las nuevas izquierdas emergentes sino hacia los elementos de dentro de tal aparato (reforzados por las figuras históricas) que están ahora obstaculizando el cambio en las políticas públicas que las clases populares de los distintos pueblos y naciones de España urgentemente necesitan.

Las responsabilidades del aparato del PSOE en la situación actual

Muchos de los que esperábamos y deseábamos un sorpasso al PSOE por parte de UP no basábamos nuestro deseo en un afán partidista de aumentar los espacios institucionales de UP. Lo que deseábamos era, precisamente, evitar lo que está ocurriendo ahora, es decir, que el aparato del PSOE no prefiriera hacer un gobierno progresista, aliándose con UP y otras fuerzas progresistas. Si UP hubiera logrado el sorpasso, hoy estaríamos discutiendo sobre cómo realizar tal gobierno alternativo. De ahí la necesidad de que ocurriera el sorpasso.

Siempre que se mantengan las coordenadas de poder actualmente existentes en el aparato del PSOE, nos encontraremos en una situación parecida, condenando a España a continuar con gobiernos de derechas. Hace falta un cambio en el PSOE, con la movilización de sus bases, para recuperar la vocación reformadora y transformadora que tuvo en su día. En realidad, es sorprendente la falta de movilización de sus bases en vista de lo que está ocurriendo en la mayoría de los partidos socialdemócratas europeos que han estado experimentando rebeliones en sus senos frente a sus direcciones. Estamos viendo, en Europa, como el descenso del apoyo electoral a tales partidos, que se autodefinen como socialdemócratas, ha creado una movilización de protesta frente a las políticas neoliberales aplicadas por sus direcciones, y que ha alcanzado su máxima expresión en el Partido Laborista Británico. ¿Por qué no está pasando algo semejante en España? El futuro de España puede que dependa de ello.

 

La soledad de Pedro Sánchez


La soledad de Pedro Sánchez

A primera vista, cualquiera puede discutir si la soledad de Pedro Sánchez es la del corredor de fondo o la del miedo del portero ante el penalti, por citar de pasada dos obras maestras de la literatura y no por pereza a la hora de encontrar otras metáforas. En cualquier caso, está solo. Solo ante el peligro. Visto lo visto durante las dos últimas semanas, parece haberse decretado su caza y captura, un linchamiento político y mediático cuyo alcance puede ser de aúpa.

Ya lo hemos visto en casos anteriores cuando algún ministro –y, sobre todo, alguna ministra– se apartaba de la ruta impuesta por quienes también parecen imponer la agenda informativa. No se trata, perdonen, de una nueva teoría de la conspiración sino de una evidencia que puede consultarse en hemerotecas, fonotecas y videotecas de este país donde se endiosa a los mangantes de orden y se vitupera a quienes se atreven a moverse de la foto fija, del guión ensayado, de las matemáticas bursátiles.

El secretario general de los socialistas parece haber establecido, con respecto a sus propios votantes, una relación diferente y que apunta hacia donde el corazón les lleve, sin que nada esté escrito de antemano.

Con su firme no a la investidura de Mariano Rajoy, da la sensación de haber elegido una solución a la terrible encrucijada que afronta su partido: el PSOE podría morir de dos formas distintas, absteniéndose para que gobernase el PP de los Luis Bárcenas, Rita Barberá y todos los etcéteras de doña corrupción, o evitando que ello ocurra, aun a costa de que en unas posibles terceras elecciones sus siglas acaben en la UVI del temido sorpasso o en el tanatorio del Pasok o del PSI. Esto es, a los socialistas españoles les quedaría suicidarse asumiendo un papel que no les corresponde, el de alfil de los conservadores, o enrocándose en su identidad como alternativa política a todo lo que supone Génova. Sánchez, en principio, ha elegido esta última estrategia defensiva, aún a sabiendas de que la partida pudiera quedar en tablas si después de las dos intentonas de investidura de Rajoy, supieran aprovechar los dos meses de carencia que quedarían para buscar una solución imaginativa y cómplice a este formidable atolladero político.

Atentos a las consecuencias. En los próximos trimestres, asistiremos al dibujo de una caricatura, la de su descrédito, para abocarle a rendirse o a que los suyos puedan moverle la silla y que las aguas vuelvan a su curso. A Pedro Sánchez, le dieron la verbena de la paloma con Cristina Cifuentes y María Dolores de Cospedal azuzándole los perros de la traición a España, que ahora pregonan incluso algunas estrellas en decadencia próximas en otro momento de sus vidas al gilismo marbellí. Hasta las revistas del corazón les mandan paparazzis a sus vacaciones como el año pasado hicieran con el veraneo de Manuela Carmena. Como si fuera pecado que rojos y colorados se tomaran un recreo. Y como si Mariano Rajoy hubiera estado en Galicia preparándose para las próximas olimpiadas o emulando a Forrest Gump en su interminable caminata.

En esta misma tónica, a Sánchez, en las últimas horas, empezaron por llamarle mal patriota y el demóstenes de Badalona, Xavier García Albiol, senador y coordinador general del PP en Catalunya, le retó en twitter “a ver si tiene narices de enviar a 36 millones de españoles a votar en Navidad”. A este paso, a Sánchez le convertirán en una suerte de Mr. Scrooge, el célebre personaje de Charles Dickens al que se le aparecían los fantasmas de las navidades pasadas, en este caso, Mariano Rajoy, Albert Rivera y presumiblemente Felipe González. O lo mismo se prepara un remake de “El Grinch”, con Sánchez haciendo las veces de Jim Carrey, como el misántropo que odia las fiestas, aislado en la montaña de su egoísmo.

Le reprochan a Sánchez, de hecho, que actúe teniendo en cuenta sus propios intereses. ¿No lo hace acaso Rajoy, cuando sabe perfectamente que si renunciara a la presidencia del Gobierno, cualquier otro candidato de su partido tendría muchas más posibilidades de ser investido, tal y como enunció Miquel Iceta en la extraña entrevista que publicó “El País” hace unos días? ¿Rivera actúa, acaso, por mor de altas responsabilidades ciudadanas o porque el CIS le auguraba una progresiva pérdida de audiencia electoral y como cualquier concursante de televisión se esfuerza en dar espectáculo para que le permitan seguir en el plató?

Si es cierto que Sánchez plantea una alternativa de investidura progresista, tal y como dejó caer Pablo Iglesias esta semana, ya sabemos qué puesto ocuparía esta vez el líder de Podemos, de ser designado para el cargo por voluntad popular de los periodistas: el de portavoz del futuro gobierno. No sólo es locuaz sino tan sincero como si se hubiera empachado de tiopentato de sodio, el suero de la verdad. Nada más oír al temido oponente y sin embargo amigo, las centralistas de las casas del pueblo se habrían colapsado si no estuviéramos en verano y sólo se colapsan las carreteras de acceso a las playas.

Sorprende, sin embargo, la tranquilidad que de un tiempo a esta parte se respira de puertas adentro del puño y la rosa respecto a las decisiones de su actual líder. Seguramente ocurra que Felipe González ya tiene bastante con arremeter contra Zapatero por su papel mediador en Venezuela, país cuyo retorno a la actualidad informativa española viene a confirmar la posibilidad de que haya a la vista unos terceros comicios y no sólo convenga a la derecha vapulear a Sánchez sino a la parte contratante de la segunda parte del voto de la izquierda hispana.

Francesc Romeu, el número dos del socialismo valenciano cree que su partido pierde votos por no plegarse a los intereses del PP, como si durante más de dos décadas los socialistas valencianos hubieran ganado por goleada. Salvo dichas declaraciones, en las últimas semanas, no han corrido manifiestos por Ferraz pidiendo el ingreso de su jefe en un centro de día. A todas luces, los barones y las baronesas del PSOE le están dejando hacer a Sánchez, sin marcarle las líneas rojas de diciembre. Quizá sepan que el fracaso en su estrategia no sólo le conduciría a él al sepelio político sino que el propio partido quedaría al borde de la refundación.

En el fondo, Pedro Sánchez no está tan solo. Tiene detrás a ciento noventa mil militantes de su partido, mal contados. O cinco millones cuatrocientos mil votantes, que son pocos pero que probablemente serían muchos menos si su sufragio se utilizara para mantener en La Moncloa a quien se suponía que iban a sacar de palacio.

En un sistema democrático, ¿no resulta un tanto espeluznante esa extraña unanimidad en torno a la necesidad de que Rajoy y el PP gobiernen como sea? Ciudadanos ya ha tirado la toalla: cuando pregonaba el cambio, la formación naranja se ha decidido por la estabilidad. A muchos españoles, no nos parece demasiado estable un gobierno al que el Constitucional le empiezan a tumbar algunas de sus leyes estrellas y que, a pesar de ganar en número de votos y de escaños, es incapaz de encontrar otros aliados que no sean sus principales adversarios, a la hora de intentar formar gobierno.

Maldita la gracia que nos hará a mucho acudir a los colegios electorales vestidos con el traje de Papa Noel. Pero votar nunca es una catástrofe. Catástrofe, en cambio, es lo que tenemos. Por lo menos, que el PP se gane la mayoría absoluta, elección tras elección, por cansancio y K.O. técnico de los votantes progresistas.

 

Reflexión de Forges sobre el triunfo de los mediocres


Reflexión de Forges sobre el triunfo de los mediocres

 

Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.

Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia. – Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.

– Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

– Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

– Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

– Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir. – Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

– Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

– Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.

– Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

– Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

– Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

 

 

ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 197 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: