Multados por la G. C.


Nos cuentan que la Guardia Civil pone multas a todos los que aparcan indebidamente o en sitios que se prohíben en el casco urbano de Pedro Bernardo. Sin entrar a discutir la legalidad de la conducta, porque lo prohibido es eso, (se impide). Si queremos culpar a quienes prohibieron todo y como estrecharon el círculo de la libertad, que en tiempos muy recientitos fue un circulo vicioso por Dos mujeres que solo sabían prohibir. Podíamos empezamos a cantar eso de “libertad sin ira”, y tan contentos, y ahora no nos dejan ni sitio para aparcar en Pedro Bernardo, mientras se anuncian los carnavales con un cartel que es todo ‘sombra’.
P. B., no es solo un misterio histórico, sino un rompecabezas, ya que los mejores o fueron separados del resto de nuestra entidad o tuvieron que ausentarse. ¿Estamos locos o somos locos? La ‘guerra’ que Petra nos encarnó se está reflejando en nuestra vida del día, a día. Con esas multas que el “sargento ramírez” imparable, se traduce en el retroceso de nuestras libertades. Primero nos prohibieron aparcar en el “Puente”, después en la “Plaza Vieja”, que eran los dos sitios más espaciosos que teníamos los conductores para aparcar, cuando la Plaza Toros esta en fiestas o mercadillo; que nos podía deparar la vida cucharera a estos efectos , a condición de tener sitios que no confundiesen la conservación rustica del Pueblo, que es una de las bellas artes, con el discurso político, de estas Dos impresentables que fueron los soliloquios más desagradables que P. B. ha tenido.
Ahora me prohíben ellas hacerlas fotos en los plenos siendo cargos públicos, (aunque ya solo las quedan -las credenciales- para su repaso por la vida publica mas deshonrosa cucharera) .
¿Qué podemos hacer que no esté mal visto de ellas? Hay quienes creemos que únicamente ver los acciones de política-basura que ejercieron. Quizá esas largas y cortas revelaciones que ejercieron ellas, solo les hagan daño a las personas que son sancionadas con multas por la F. P. , pero a todos nos obligan a evitar por la calle a ciertas personas que se nos meten “en nuestra habitación”. Las bien llamadas ‘ tontas’, fueron mas tontas de lo que parecen. Su función principal, por lo menos la que ocuparon para cobrar de nuestros fondos públicos, sea impedir que vuelvan a salir elegidas el 22 de mayo próximo si se presentaran a los comicios locales. Sería excesivo que se prodigaran estos Dos personajes a un programa de análisis social donde personas como ellas, aquejadas de eso que pudiéramos llamar “fatalidad de tareas”, nos muestren sus más desdichadas convicciones. No. No se trata de excluirlas, sino de seleccionarlas para apartarlas de nuestra gestión municipal: ya sea en el gobierno o en la oposición. Para eso habría que nombrar a una cabeza pensante y no a un político secuaz.
Sr. J. M. Creo que por lo menos los fines de semana habría que tapar esas señales prohibitivas, o alguna medida similar, para que el “sargento ramírez” no pueda poner tantas multas. (Que el dinero anda muy escasito) Queremos que se nos permita hacer más cosas. O dicho de otra manera: que no se nos prohíban tantas como estas Dos nos prohibieron; que nos permitan equivocarnos por nuestra cuenta, que para eso “equivocadamente”escogimos a quienes iban a asfixiar nuestras libertades menores.
Así sea.

Cartel de Carnavales


Oscuro el cartel. Tanto, como nuestro futuro o, la contestación que no me das de los decretos de Petra, J. M. (y las elecciones a la vuelta de la esquina)

Bien oscuro de tono y color.

Carnavales anticipados


Unos jóvenes bien ‘carnavleandos’ se disfrazaron hoy. no sé el motivo. Solo que les gustó que les hiciera las fotos que me agradecieron y me hicieron hacerme una con ellos

“Guerreando”


La mia de ayer (y del dia 23 de febrero ) que todos sabemos lo que celebrabamos, por un entrevista de alfonso Guerra concedida TV 1

Admitida a tramite


Admitida a tramite con fecha de juicio señalada (para el dia 17 de mayo), por el articulo publicado en La Vanguardia que, por sus embustes y falsedades reproducimos nuevamente:

La fosa de la carretera 501
Cerca hay otra fosa que no se excava porque está en una finca de la juez que debe autorizarlo | Las familias pasan en coche sobre los restos de sus padres asesinados en el 36
Eduardo Martín de Pozuelo
Política | 07/02/2011 – 01:07h
Principio del formulario
MÁS INFORMACIÓN
En la historia de España hay hechos que podría considerarse que, pese a su dramatismo, guardan un final feliz. Son los que acaban con la recuperación de las víctimas, con décadas de miedo y silencio y con la reparación moral de los daños sufridos. Son historias en las que las familias pueden enterrar a sus muertos y experimentar por fin el duelo por la pérdida de sus familiares. Pero hay miles de casos en los que ese final no es posible. Uno de ellos, especialmente penoso, es el de la carretera CL 501, que discurre junto a Arroyo de las Casas, a la altura de Pedro Bernando (Ávila), junto a una vieja cantina.
La carretera fue reparada a sabiendas de que allí había una fosa en la que yacen siete u ocho cuerpos, dos de ellos de mujeres. Sin recorrido alternativo, las familias de los que allí fueron asesinados el 20 de septiembre de 1936 pasan con sus coches por encima de sus muertos. Sólo un letrero, pintado al borde del arcén a brocha y bajo los peligrosos quitamiedos, anuncia un lacónico “fosa común”.
Entre las víctimas está la madre de María Martín González. Faustina González murió aquel 20 de septiembre a manos de unos falangistas que la buscaban a ella y su marido. El hombre estaba segando por el norte de Castilla y León, como era normal entre los jornaleros en esa época. Ella se quedó en el pueblo. Se la llevaron junto con seis o siete personas más (no se sabe con certeza) y los bajaron a empellones hasta un lugar donde el arroyo que da nombre al pueblecito formaba una zanja natural al cruzar bajo un camino que hoy es carretera. Un tiro o dos a cada uno. Y se acabó.
Este relato podía tener otro color si alguien hubiera hecho caso al capataz de la subcontrata que reparó la CL 501 y se topó con lo que le pareció una fosa con restos humanos. Paró la obra, avisó sus jefes y estos al Ayuntamiento de Pedro Bernardo, gobernado por el Partido Popular, que se mostró dispuesto a recuperar los restos.
Pero no se hizo por oposición tenaz y legal –cuentan los especialistas que intentaron e intentan la exhumación– de uno de los descendientes de una de las víctimas que, paradojas de la vida, se casó con la hija de uno de los falangistas que se supone que mataron a los que allí yacen.
Hasta la fecha, la fosa sigue intacta, pero ha sido explorada con georradar: ha dado como resultado la posibilidad de que la zanja tenga unos cinco metros de extensión y quizás algo más de dos de profundidad.
Allí hay cuerpos, pero nadie ordena la exhumación. Mientras, como María, Enrique, profesor del instituto de secundaria del pueblo, pasa con su coche sobre el lugar donde está el cuerpo de su padre al que mataron por ser de izquierdas. Es una historia más. Pero hay muchas, miles. En un pueblo cercano no se excava en la fosa localizada porque está en la finca de la juez que debe autorizarlo

La Guardia Civil ¿Héroes o villanos?


((La Guardia Civil, nace y se desarrolla en un momento político crítico: cuando triunfa la alianza nobiliario-burguesa, base del moderantismo, cuando el Ejército compite con el poder civil por encarnar autónomamente la voluntad y representación nacionales, cuando el Estado se configura con rigidez haciendo de la Guardia Civil un formidable instrumento de centralización. La Guardia Civil dominó el siglo XIX español, y fue pilar central del Estado centralista. Nació y se desarrolló al servicio del Estado, más que al servicio de la sociedad civil. Tuvo desde sus orígenes un carácter generalista, abarcando todas las funciones de un cuerpo de seguridad tal como se entendían hace un siglo: detención de los delincuentes contra propiedades y personas, intervención en emergencias, ejecutora coactiva de las órdenes y las leyes superiores, mantenedores del orden público… Pero hoy, cuando el Estado de las autonomías ha sucedido al Estado centralista y se ha creado el espacio europeo de libertad, justicia y seguridad ¿cuál es el modelo policial que necesita España en el siglo XXI?))
Ya he contado en este Blog lo que dejaron que desear la G. Civil en Pedro Bernardo. Correspondiente a la época del maquis o guerrilla, un fenómeno que tuvo su espacio en la década de los años 40 del pasado siglo XX.
Dió la G. C. por aquel entonces y para arrancarlos declaraciones (ciertas o supuestas) palizas hasta dejarlo baldados a muchos cuchareros. Entre ellos y la más numerosa a mi familia. Dile Petra a ese que te exonera de lo que escribiste de mi Padre, que te lo cuente él.
Es menester que aquí tampoco hay verdades absolutas y de todo hubo en la sierra cucharera, por las casas de campo, o por el Valle por la acción de los guerrilleros y “contrapartidas” de guardias civiles y somatenes: una fuerza -esta última- que se crea con la población civil para dar apoyo a la G. C. en la lucha contra el maquis.
Viene esta mi entrada de hoy, a hacer un examen de lo que fue la G. G. en este Pueblo: Unos por mandato, y otros que se arrogaban la “autoridad” por el color negro que significa el tricornio, por el hecho del aniversario “tejerazo”.
Aparte de aquello del Maquis, al terminar la Guerra Civil vinieron destinados a este pueblo, gentes que habían servido al lado dictador: enanos, feos, malhechos, que para expatriarse. Cuando la G. C., antes de la Guerra eran tipos altos, apuestos y airosos.
Todo ello, unido a esas brutales palizas contra quien ayudaba a la “guerrilla” (por imposición de ella), provocó un rechazo social de buena parte de la población cucharera pues apaleaban a gentes que nada sabían de política: solo de atender a su cabaña y sus majadas.
Tiene la memoria histórica cucharera de la mal llamada ‘benemerita’ para lo que fue creado este cuerpo, que ponemos al principio de un estudioso de ello.
Muchos otros guardias civiles permanecieron fieles a la Republica como al sistema democrático (del Tejerazo) que no me digáis que no responde al malencarado prototipo de la G. C., de la posguerra.
No podemos dejar pasar, que hoy, la G. C. por el sistema democrático se ha democratizado. Aunque los haya que idolatren a Tejero.
He recordar también como (recientemente) en lamocion de censura, un teniente de la línea de Arenas de S. Pedro, con un numero -de una veintena- de ellos, tuvo secuestrada la voluntad popular de Pedro Bernardo “a lo tejero”. Carta, que me publicó el D. de Ávila con ese mismo titulo “La voluntad popular secuestrada”. Este teniente que desconozco su nombre me llamó por teléfono diciéndome, que me iba a demandar, a lo que le contesté que ya estaba acostumbrado. ¿Verdad Petra? No me demandó, porque lo hubiera pasado él peor que yo.

A pares


Hoy tenemos en el Tanatorio cucharero dos señoras fenecidas.
Una con 96 años y la otra con 88.
Bien que me gustaría poner sus nombres, de estas y de todos los que fueran falleciendo, pero, por respeto a sus familiares no lo hacemos. Solo en casos de que seamos autorizados o, que hubieran sido cargos representativos de Pedro Bernardo.
Si estoy autorizado por la (libertad de expresión) a criticar a los descubridores de que el sitio para las últimas horas de los fenecidos, tenga que ser el lugar más ‘neurálgico’ del Pueblo, si es que existen ya, sitios centrales. Ya dije que ellos, viendo como el pueblo se iba a quedar solo con una buena parte de población envejecida, pues ¿por que no? darlos un sitio distinguido.
Siempre les podremos reprochar a estos ‘salvadores’ que no creyeran en nosotros. Pues les trajo sin cuidado -(como a Petra)- lo que pensáramos huma y politicamente, aunque solo les preocupaba “el combate de revancha”. Petra allá en sus cielos vacíos, pero no hay que ir ni tan lejos ni tan alto. Los que prometieron cambiar en la legislatura 1991-95 lo que el pueblo venia deteriorándose, ahora vemos, que ellos no hicieron mas que empezar lo que Petra continuaría hasta nuestros años longevos (en términos generales) coincidan in situ (como las yacientes de hoy) con la de la esquela mortuoria. En eso consistió su reforma y la contrarreforma: en equiparar la savia cucharera con el último suspiro.
Únicamente a estos descubridores del lugar de deceso y último tránsito, no les preocupaba más que, que la vida de los cuchareros se estableciera al borde de los 80 años, que más que un borde es un abismo. Es una bendición de los mencionados dioses que previeran que íbamos a vivir largos años para prepararnos la galería o antesala de lo último. Lo sería, quizá, si no vinieran del brazo de las humillaciones de Petra, ya que no podemos prescindir de los calendarios de aquellos y esta. Los uno y la otra, nos dejaron sin esperanza de vida “sociopolítica” en este tiempo donde poco podemos esperar, salvo la visita de la señora cadavérica que nos salude con su mano de nieve. La muerte algunas personas la han añorado mientras vivían. Quevedo dijo: “Mi vida acabe y mi vida ordene”, Al margen de estas fantasías teóricas (que ni yo entiendo), este trío solo nos hizo “cabronadas”. Ahí me las den todas, pero cuando merezca el nombre de antepasado me pondrán como un trapo. Lo hemos hecho -yo también- mal, y vamos a dejar un P. B. peor que el que recibimos y venia de una dictadura. Claro, que Petra y dictadura se parecen mucho.
Me trae a recuerdo John Donne cuando dice: “Nadie duerme en el carro que le lleva al patíbulo”… Y la lleva, porque no dábamos la razón a quienes se creía tenerla –como el propio Ayuntamiento- (de su exclusiva propiedad)

Ya cria hierba



Desde que la desposeyeron de sus competencias a Petra (J. M.), la subida del cuartel ha vuelto criar hierba

Homenaje en Candeleda


Todo un “lujo” como la Izquierda (con mayúscula) congregó a propios y extraños.
No vimos al pesoe “descafeinado” por ninguna parte a nivel institucional.
Candeledanos “rojos”. Ni a la provocación de media docena de mujeres fascistas- una queriendo dar la nota- las entrasteis al trapo. Pero este video de abajo con su hablador al uso da una lección de democracia
¿Ya os podéis sentir conforme, candeledanos y foráneos, con los fusilados/as de todo nuestro Valle del Tietar. Parece que hoy lo son menos.
¡Viva la República!

Con cara de tontos?


 

Clemenceau -el gran dirigente francés republicano proclamó un día “que la guerra era cosa demasiado importante para dejarla en manos de los militares”- cabría sustentar de la política de Petra algo similar: que, al perturbarnos tanto a los cuchareros  y entregársela   ella solo, fue  una gran temeridad. ( Aunque por medio de la urnas, fuera ) Principalmente, claro está, cuando esta mujer  se empeñó en deshonrar su cargo como alcaldesa y llevarla a los más vergonzosos límites de escándalo que resistimos todo el tiempo que nos gobernó.

Y esos límites se sobrepasarían  muy de largo si esta mujer se la ocurriera presentarse al cargo de nuevo sin alegar ni un solo dato que acredite tan graves consideraciones como yo la hago.

Acabo de afirmar  en la pagina de al lado  como quien da los buenos días, que “Petra defraudó a la S. S., como Rumasa ( separando trayectos) Esto vengo diciéndolo desde que este blog y otros cuchareros existen. Desde aquel mismo momento que yo lo manifiesto,  ella debería  haber dimitido de todas sus credenciales políticas que  se ajustaban  a lo que prescribe la normativa vigente en la materia. Claro que como ella tiene  unos morros que se los pisa, se lo pasó por los ovarios.

Esa forma de actuar (ponía  a funcionar a discreción el ventilador de la basura con la esperanza de que sus efectos nublaran los ojos de la ciudadanía cucharera) que con el paso del tiempo resulta bien conocida, pero es, para todos –incluida su feudataria -, la peor imaginable. Pues aunque es seguro  que hay gente dispuesta a comprar todo lo que se vende,  por infundado que parezca, es seguro que las compras-ventas como el de Petra con la Placa  no producen otro efecto que desprestigiar a la política y a quienes la practican. (Claro, que a estas Dos pobladoras cuchareras no las hacia falta el ‘mercadeo político’ para saber lo que dan de si

En tal labor de zapa contra la democracia que los cuchareros  padecemos  actualmente, se ha destacado como su  primera espada, Petra. ¿O no recordáis  cuando, también,  la hierba no crecía  en la puerta del cuartel de la G. C.  ? ¿Qué resultó de tantas licencias? ¡Absolutamente una ofuscación!

Ni Pedro Bernardo  con sus votantes socialistas, ni los votantes ‘peperos’ o, de  uno y otro signo del Pueblo, se merecen a una dirigente de esta laya. Porque todos sabemos de sobra, que la competencia por el poder lleva a esta  protagonista a hacer y decir cosas con insistencia impresentables: Petra  se empeñó en demostrarnos que puesta a ello, nadie lo supera en esa triste y degradante actividad.

Y zás, de golpe  se va, sin despedirse. Y cuando la noticia voló por las vías de la información cucharera  y aterriza en el comedor de casa, nos queda cara de tontos.

A %d blogueros les gusta esto: