Con cara de tontos?


 

Clemenceau -el gran dirigente francés republicano proclamó un día “que la guerra era cosa demasiado importante para dejarla en manos de los militares”- cabría sustentar de la política de Petra algo similar: que, al perturbarnos tanto a los cuchareros  y entregársela   ella solo, fue  una gran temeridad. ( Aunque por medio de la urnas, fuera ) Principalmente, claro está, cuando esta mujer  se empeñó en deshonrar su cargo como alcaldesa y llevarla a los más vergonzosos límites de escándalo que resistimos todo el tiempo que nos gobernó.

Y esos límites se sobrepasarían  muy de largo si esta mujer se la ocurriera presentarse al cargo de nuevo sin alegar ni un solo dato que acredite tan graves consideraciones como yo la hago.

Acabo de afirmar  en la pagina de al lado  como quien da los buenos días, que “Petra defraudó a la S. S., como Rumasa ( separando trayectos) Esto vengo diciéndolo desde que este blog y otros cuchareros existen. Desde aquel mismo momento que yo lo manifiesto,  ella debería  haber dimitido de todas sus credenciales políticas que  se ajustaban  a lo que prescribe la normativa vigente en la materia. Claro que como ella tiene  unos morros que se los pisa, se lo pasó por los ovarios.

Esa forma de actuar (ponía  a funcionar a discreción el ventilador de la basura con la esperanza de que sus efectos nublaran los ojos de la ciudadanía cucharera) que con el paso del tiempo resulta bien conocida, pero es, para todos –incluida su feudataria -, la peor imaginable. Pues aunque es seguro  que hay gente dispuesta a comprar todo lo que se vende,  por infundado que parezca, es seguro que las compras-ventas como el de Petra con la Placa  no producen otro efecto que desprestigiar a la política y a quienes la practican. (Claro, que a estas Dos pobladoras cuchareras no las hacia falta el ‘mercadeo político’ para saber lo que dan de si

En tal labor de zapa contra la democracia que los cuchareros  padecemos  actualmente, se ha destacado como su  primera espada, Petra. ¿O no recordáis  cuando, también,  la hierba no crecía  en la puerta del cuartel de la G. C.  ? ¿Qué resultó de tantas licencias? ¡Absolutamente una ofuscación!

Ni Pedro Bernardo  con sus votantes socialistas, ni los votantes ‘peperos’ o, de  uno y otro signo del Pueblo, se merecen a una dirigente de esta laya. Porque todos sabemos de sobra, que la competencia por el poder lleva a esta  protagonista a hacer y decir cosas con insistencia impresentables: Petra  se empeñó en demostrarnos que puesta a ello, nadie lo supera en esa triste y degradante actividad.

Y zás, de golpe  se va, sin despedirse. Y cuando la noticia voló por las vías de la información cucharera  y aterriza en el comedor de casa, nos queda cara de tontos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: