La “reina trágica”


Pedro Bernardo  se apresta a vivir una de las consultas electorales más apretadas y emocionantes de los últimos años. Éste es la realidad que, de partida, apunta con total claridad la información que todos los cuchareros consultados  y que presenta un panorama de extraordinaria igualdad que viene a lanzar un mensaje muy nítido: (Pedro Bernardo  no quiere mayoría absoluta.)  No, porque la dos de la señora Petra, fueron nuestra ruina económica y social y quiere volver; No, que vuelve.

Las intenciones de voto anticipan el futuro para  Petra  de, y para que se exilie. Pero sólo en caso de que se mantengan  dos concejales que todos (incluido yo) damos como el mejor resultado para ella. Mudar de opinión es de sabios, según se dice, pero no tener que cambiarla no siempre es de tontos, salvo en el caso de que hayan cambiado las circunstancias. A veces se confunde la lealtad con la arteriosclerosis, pero a las encuestas hay que mirarlas como a espías, como Quevedo aconsejaba ‘mirar a las promesas’. Se  vaticinan para P. B.  victorias o bien derrotas consolables. Según  clientes, a Petra toda una derrota estrepitosa, porque piensan en que solo saldrá ella. Hasta el día de las elecciones las va ganando Alberto según todos los preguntados. Y Petra los peores resultados (exceptuando la del PSOE) porque se hizo sin cuchareros, como legado de la “follonera”. 

“Si no quieres derramar el vino, no llenes demasiado el vaso”, (aconseja un sabio legendario de la antigüedad China) pero la embriaguez del poder no permite ninguna clase de reconocimiento. No se le puede recomendar a Petra  su práctica. Es incapaz.

¿Hasta qué punto influyen las indagaciones en la única, que es la que se produce el día  22 de Mayo? Por si sirviera de algo y con la pretensión de que nadie se deje influir por mis opiniones -ni siquiera yo estoy siempre de acuerdo con ellas-, me atrevo a sugerirle a los que dudan que voten al partido que cuente con el menor número de “trafico de influencias”: como el de Petra.

Esta vez y para no ser engañado por cuarta vez, con los candidatos de la izquierda (pues ya son muchas) no voy a solicitar el voto para ella. Vengo, y lo voy a seguir haciendo, repetidamente, que, para que Pedro Bernardo no siga reculando, hay que hacer un pacto con J. M.- Alberto.      

En estas dos  formaciones políticas se han alojado algunos aventureros, pero como la perfección es imposible los votantes estamos obligados a contarlos. Aunque, la más errabunda de todas, está en I. U. y 3ª de la lista,   con nombre de Agustina.

 Nos faltan dedos de las manos y de los pies, pero las personas normales, que distinguen lo malo de lo pésimo, deben elegir si es que no se quedan en sus desvalijadas casas.

Es lastimoso que se haya tenido que  fichar por primera vez desde que estamos en Democracia,  políticos “forasteros” para confeccionar la lista del pesoe por culpa de una  incapacitada mental y  accidental, quién  no dió pie con bola. Aquí ha sido buena la medida de  echar a la de dentro  y admitir a los de fuera. Y ahí estuvo la trampa, pues hay que comparar  la realidad histórica del sistema de Petra, “fascista el”  durante sus diez años de existencia, con la realidad de quien se erigió en salvadora de ella. Espero que esté en el escrutinio del día 22-M. para secarla las lágrimas, como gemebunda suya.  

Nuestro actual sistema democrático cucharero hubiera  funcionado razonablemente bien de no haber estado Petra 14 años en el Ayuntamiento y gracias a sus preceptores políticos, que se fueron y la dejaron que mandara al mas alto estilo “absoluto”; puesto que no nos permitió convivir en libertad y avanzar hacia una sociedad mejor ordenada. Lo que demuestra más allá de toda duda, el escaso grado de lealtad democrática que consiguió suscitar entre las DOS fuerzas políticas más significativas PP y PSOE. Siendo incapaz de que se estabilizara, y tratando a la oposición por mínima que fuera con respeto y observancia.   

 La realidad pronto la  enseñó su cara subversiva y su perfil difícil, y las desilusiones serán  tan grandes como sus  expectativas creadas.

A estas   alturas de 2011,  Petra,  se ha mostrado como un fracaso y frustración que exigía a gritos una corrección urgente: corrección de firmeza democrática que el alcalde J. M., la  infligió  para el sosiego cucharero. Su familia además empleó hasta la violencia hija directa de la sustracción y la intransigencia, cuando se notaba que  el eclipse de su estrellato había comenzado. Los casqueros  lo convirtieron  en una reina   trágica que duró catorce años. ¡Os agradecemos el acierto!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: