Negando la historia


Petra va por la vida  de facha primero, (negando a los hijos y nietos de los fusilados en la G. C.,  toda ayuda institucional para exhumar a sus deudos. Luego se alía con la que viene y  va por la vida de socialista que ha quedado como la  gran ignorada. Petra va por la vida de cristiana. Petra va por la vida de Petry y nadie sabe a quién representa Petra.  Parece el misterio uní trino en el que hay que creer porque su explicación cristiana resulta imposible.

¿Petra es pepera?  ¿De derechas?   Habla a quien la quiere oír lo que el espectador cucharero quiere escuchar.  Pero es incapaz de dar una disertación ante un público que conozca la materia que trata.  Ni tiene palabras, y carece de ideas. Por eso va llevando papeletas “a las panaderías calientes de pan bueno”.

¿Petra cristiana?  Anda blasonándose de su fe católica. Pero el cristianismo no es nunca vanidad, sino una demostración punzante (y a veces dolorosa) Cita ella al  Santísimo Cristo como podría citar a su Abuelo cuando se pone el primero en la foto con Duperier. Como de dar oídos. Como algo que ve en  expositor de un kiosco. Política indiferente, disfrazada siempre de sí misma. Cuando la Biblia es dura y dice: “porque eres tibio, porque no eres frío ni caliente, siento ganas de vomitarte de mi boca

Me dicen que Petra  se confecciona sus faldas de picos en su taller de costura “ese de los fraudes”.  Petra o no sin picos en las faldas que empujen hacia abajo sus caderas no es Petra. Como no lo es sin esa floreada mayordomía  de la que no se desprendió.

Ella no es capaz de hablar del golpe militar del 36 porque tendría que acordarse de nuestros muertos, de la sangre vertida, de tanto dolor cosechado a lo largo de una dictadura de cuarenta años. Petra tiene la desvergüenza (las cosas como son) de hablar de Duperier y su familia  sin condenar a un dictador, que les hizo exiliarse en Londres, sus métodos terroristas y su memoria bajo palio. Para alguna (como quien la dio soporte corporativo) ser de  izquierda significa sólo padecer una hemiplejia mental. Por eso permanece como (la gran olvidada)   Ser de izquierdas es vivir comprometido con  la sociedad.

Hubo un General que firmó penas de muerte, que fusiló sin misericordia, que ordenaba matar mientras aprovechaba la sombra eclesiástica de ese palio. Un caudillo por la gracia de Dios con la complicidad de una Jerarquía sacrílega que hacía creer que los ejecutados accedían a la muerte por ser enemigos de Dios y que en consecuencia lo tenían merecido.

Petra honró  a ese general, cruzado por los designios de Dios, con una Iglesia cómplice que prefirió los beneficios económicos a la denuncia profética del evangelio.

Esta Petra necesita una rehabilitación permanente, creativa, para convertir su patología en actitud creíble. Claro que a lo mejor vistió falda y blusa  de la sección femenina.

Ser humana-Petra-, es la tarea de inventarse  día a día. Cuando una se repite a sí misma esperando a las operarias a las ocho de la mañana ,  se renuncia a la originalidad de estrenar el mundo cada mañana. Pero tu ya, “ni para el cristianismo ni para la política”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: