El año pasado


 

 

 

 

 

Por razones de viaje que (ya y casi siempre que lo hago es por la Memoria Histórica) acompañando a quien tanta autoridad tienes sobre la materia F. Magan, y quien tanto me ha enseñado dada mi poca capacidad receptiva por la edad, y otras carencias académicas.

Pues bien. Sin querer ocultar como se llena de carteles efectivos las inmediaciones del Palacio de la Moncloa os pongo en un álbum con todos los que había alusivos a la crisis.

También estuvimos en el Ministerio de Justicia donde había otros poquitos, que los añado al mismo. (y UNA ALUSION EN EL OFICAL A LA VICTIMAS de la Geurra civil)

Después y sabiendo que había un acto en Getafe nos fuimos a presenciarle en parte, ya, que no nos dio tiempo ni a comer. (Un ‘sangüis’ en el bar de la Universidad.)

Que dicho sea con toda admiración me quedé fascinado de ver esta gran Universidad y el Pueblo. Yo que hice el servicio militar allí, donde aprendí a conducir y luego me destinaron con un camión de la marca Hispano Suiza en el año 1952. Desde Cibeles hasta el final de mi ruta, me acompañaba mi quinto y cucharero Emilio Sanchez ya fallecido Lo demas os podéis suponer todo .

En el plano local, puede que se trate de un gesto aislado de coraje o de hastío, o de ambas cosas al mismo tiempo. Ya os ponía en otra de anteayer como Alberto la dijo a la primera Ex Isabel que devolviera ella lo cobrado. Aunque sabemos que el precio que se la ha pagado, hay quien no estamos dispuesto a pagarlo con la moneda de la conforme libertad de la que ella no supo nunca que era eso. Pero en el plano público cucharero tambien, la decisión adquiere otro sentido, la haya apetecido o no a la “judas traidora”. Y creo que es tiempo de soltarse el lastre. Mientras nuestra sociedad actúa sin ‘suspirar’, a los cuchareros nos toca cambiar de hábitos, apartar rutinas, volver la mirada allá de donde la habíamos desviado para no admitir la realidad o simplemente para escurrir el bulto durante el tiempo del ‘reinado’ de Petra. Recuperar la salud exige no dar por buena ni una sola de las costumbres adquiridas en sus mandatos dictatoriales.

Tener a estas DOS MUJERES que J. M., nos las quitó de un plumazo, no era un vicio ni un lujo, sino un triste resignarse a llevarlas como si tal cosa, como si así hubiera de ser para siempre, y suponía admitir una suerte de derrota.

El ideal de una convivencia con Ellas era una quimera, desde luego. El pueblo de Pedro Bernardo (hoy respira paz, amistad y armonía) Allá donde haya un cucharero que se sienta en riesgo, quedará la necesidad de que le demos colaboración. Nadie nos garantizaba con Ellas tener las libertades democráticas vigorizadas. La diferencia reside en que lo veremos en adelante de distinta manera. No nos podrán quitar el derecho a ser egoístas y pensar que la elección entre salir a la calle abiertamente es un asunto privado; mientras que hasta ahora nos concernía a todos por más que las diéramos la espalda y mirásemos hacia otra parte. Sólo por eso ya, merece la pena soñar en un nuevo paisaje cucharero.

Adelante

 

 

 
  octubre 2010 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: