Silencio, se rueda


De mis archivos. 31 diciembre 2009

 

 (no se puede criticar ni de palabra ni de hecho)

 

Todos asumimos que ningún empresario / a termina en los altares, que exprime el dinero invertido (no siempre, no todos, no ahora), con sudor y trabajo ajeno.

 También que, en nombre de las ganancias, apunta ideología, maneras estilo y religión. Aquí en Pedro Bernardo y que no hace falta nombrar quien, mayordomía del Cristo.

 Llegó esta señora, y pone de manifiesto esa nueva subcultura cuyo decálogo de beneficio a toda costa se cierra con dos mandamientos: el dinero es Dios y yo, su hija predilecta. A este elemento con diarrea verbal cuando cree cerrado el micro fanático de el PP entonces, “pensó, sí que tengo un par”,  de guevos que mandan como los de F. Trillo.

 Tres asuntos en los que debe de tener doctorado: ni paga sueldos a mes vencido, ni algunas cuotas a la Seguridad Social (no me atrevo a pensar en Hacienda), ni sabe gestionar ni le importa, solo dejarnos en la más absoluta miseria a los cuchareros.

Y ahora, todos nosotros la pagamos el desaguisado en forma de impuestos municipales, mientras el espécimen, sigue controlando nuestros designios sociales y políticos.  

Y digo yo que, como mínimo, podíamos embargarla las comisiones a cobrar.

En este Pueblo, todo mindundi puede jugar a ser político a su servicio: y lo hacen como el culo obedece al doméstico. Si no la obedecen, manda a la puñeta la empresa, a la arquitecta, al informador de Plenos como yo, a la leal oposición y suceden tres cosas: Ella se irá de rositas; nadie es capaz de inhabilitarla y por último, los desaguisados se los pagamos todos. Bueno, pues la arquetipo esta servido, es el prototipo a seguir. Y se despacha con declaraciones que sonrojarían al más encendido defensor del proletariado, mientras dice que cuenta con el apoyo de sus compañeros de grupo a los que mañana les mandará a la mierda.  Que no dimite, vaya. Estela sagrada de otro mandamiento del Pueblo: el que la caga se limpia el trasero con nuestro pasmo y nuestros impuestos. Y de paso nos insulta a todos: Y al juzgado de cabeza.

Que los imbéciles que la secundan como cabeza visible (y no son de los más tontos de los cuchareros) sólo dejan al descubierto dos posibilidades: como nos arruina el pueblo en el primer lugar, o en el último que han estado chupando del bote. Y estos nos dejan al resto indefenso, perplejo y muy jodido sabiendo que nos hemos de tragar la bilis y las ganas de saltarla a la yugular, mientras levantamos un Pueblo que volverán a pisotear ella en cuanto se calce sus zapatitos de charol, el bolso, o la falda de picos. Impresentables puede haberlos, los hay, mantenerla al frente del colectivo cucharero no sólo hace cómplices a sus colegas de abrigo, sino hermanos en la gusanera.

 ¿Es con éstos con quienes hemos de pactar nuestras miserias políticas?

Pues que se vayan a tomar por las témporas. No han hecho más que seguirla y soportarla los dominios que parecen de rigor en estos casos: no hemos sabido vender nuestros votos, nuestros méritos están tapados por ella y por ellos que la arropan, necesitamos de comunicadores frescos y de discurso renovado, es un problema de imagen, el cambio no se percibirá en unos pocos meses.

Y ella cuando termina el año engaña a sus compañeros de gestión y no hay imagen que valga. El que quiera ir al pleno que pregunte a la oposición. Pues ni pregón quieren ellas.

Hay un punto que no olvidamos y que me permito recordarles, aunque sólo sea para endulzar un poco el momento: las pesquisas de opinión miden eso, el nivel por los suelos que tiene la diosa. La política siempre ha sabido que el sentimiento intenso de una minoría prevalece a la larga sobre el sentir débil o disperso de una mayoría. ¿O no recuerda quien la da soporte en el poder su época de crítica acerba?

Pues como no tenemos otra alternativa que aguantarla, y el aburrimiento es la única forma válida de catalogar a este gobierno.

El año 2009 se va, ella para nuestra desdicha se queda.

Se va el 2011, y ella ya, como si no estuviera.

Anoche la vi entrar en el Tanatorio con el mismo bolso de siempre, sin arrogancia, sin jactancia, sin presunción y ¡como se marchan los derrotados! Cabizbajos y absortos

 FELIZ SALIDA Y ENTRADA AL 2012

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: