La discutible inocencia del señor Camps


TENORIO

“Si en esta casa os quedáis

Cosas de éstas veréis

Al menos seis

Por semana”.

Escrito por:

Fernando Onega

26 de enero de 2012 05:00GMT

 

 

S eñoras y señores, Francisco Camps y Ricardo Costa no son culpables. Lo dijo el jurado popular, con una apretada votación: cinco votos a favor y cuatro en contra. La mayoría, exigua, pero mayoría, no encontró pruebas suficientes de los regalos de trajes. Los obsequios enviados que recibieron la gratitud del «te has pasado veinte pueblos» ni siquiera fueron sometidos a juicio. Enhorabuena a los nuevos inocentes. Felicidades a todo el Partido Popular, feliz por superar el primer episodio del escándalo Gürtel, mientras contempla con fruición cómo el primer juez que instruyó el caso puede ser inhabilitado por un período de diecisiete años. Así es la ley, así funcionó el jurado, así erró Garzón y así queda para la historia un caso que duró casi tres años en la opinión pública. Ya solo falta, para completar el dibujo, que algunas de las pruebas obtenidas por Garzón sean declaradas nulas. Ese es, sin duda, el sueño del Partido Popular. El pulgar que levanta el señor Camps en las fotos en señal de victoria es el nuevo símbolo de Gürtel.

Opinión personal que ya no sirve para nada: el regalo de los trajes sí estuvo probado; la relación de «amiguito del alma», más clara que la luna de Valencia, y los tratos de favor en concesiones, actos y otras relaciones no necesitan prueba, porque son documentos. Y, en todo caso, si hay dudas sobre los regalos, sus usuarios no han podido demostrar que los hayan pagado. Solo entiendo que los cinco jurados que han votado la no culpabilidad han aplicado el viejo principio jurídico de in dubio, pro reo: igual que el tribunal de Sevilla ante los supuestos cómplices del asesino de Marta del Castillo. Si ha sido así, solo puedo expresar mi respeto, pero con una consideración: los juicios de fuerte presión mediática y, sobre todo, los políticos, no debieran celebrarse con jurado. Queramos o no, sus miembros son votantes. Y un votante siempre tiene una preferencia política.

Y una notación final. Ponía ayer en boca de un imaginado taxista que a Camps le juzgan por unos trajes, y así nadie le pide explicaciones por arruinar Valencia. Creo que no exageré en la consecuencia. Ahora que ha pasado todo, los trajes por sí mismos han sido una nimiedad. Lo que nadie quiere o puede investigar es por qué había ese tráfico de favores (y de millones de euros) con la parte valenciana de la trama Gürtel. Lo que falta por saber es si hubo financiación del partido. Y lo trascendente, ahora que se habla de penalizar el despilfarro, es que por esos alegres comportamientos, la Comunidad Valenciana está en quiebra. Pero ya lo apuntábamos también ayer: por despilfarro, quien paga es un modesto exalcalde de un pequeño pueblo de Zamora llamado Peleas de Abajo.

En cualquier caso, Camps juzgado y  Petra no incursa  SON DOS CADAVERES POLITICOS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: