Rubén no te vimos


 

Rubén, no te vimos.

 

“Donde anduviste ayer que mis ojos no te vieron”, Rubén.

No dudo que sientas el dolor que nos embarga a todos los españoles de a pie, por la tragedia ocurrida en el tren que marchaba hacia Galicia, para nada.

Tu, que das soporte y apoyo a los Dos políticos cuchareros, si que noté tu ausencia o huida.

Bien es verdad que a esta Par de  gubernamentales  no les acompañó nadie de la sagrada Corporación cucharera, solo ellos Dos con su mudez. Porque resultó de una vergüenza ignorante que el señor alcalde no dijera ni mus. Y es que el que no sabe, nada puede decir.

Decía  Juan Carlos Stagnaro: [Está la palabra que manda. El que manda habla primero. El otro obedece, se conforma, se somete, hace lo que se le dice. “Ve”, dice el amo, y el servidor va. ]

Solo sabe  él lo que ata la palabra, de relajar las exigencias del superyó, las inhibiciones, su mala educación. En el interior del despacho  hace uso y abuso de la palabra que manda, sin escuchar la palabra que demanda, que impone su queja: Casos “contribución, y contenedores de puerco”.

Como dice Lacan: “De todos los errores, el de buena fe es el más imperdonable”. Y este alcalde en los dos casos: Heredado de Petra “contribución”, y en el mío  “contenedores”, usa y abusa de la mala fe

En fin, Rubén. No quiero pensar que sentiste vergüenza de que te vieran los pocos asistentes (dada tu aparente distancia ideológica de ellos)  a la “llamada”del alcalde, al raquítico y callado  minuto de silencio. Porque menos de un minuto no hay tiempo para el caso. Como hubieran cobrado los Dos comparecientes ya se hubiera prolongado ese minuto que a ellos se les debió hacer un año.

Por otra parte estuve en el mercadillo en el Rollo que me dicen que ya se han celebrado 3 allí. Los puesto eran escaso y los compradores mas.

No se entiende  -Rubén-, que dado que la Plaza de Toros, no hay nada que trajinar de tablados y demás, que el alcalde lo haya bajado al Rollo; a no ser para su beneficio por la Cafetería. Sabiendo lo que la población cucharera envejecida le cuesta subir desde allí con peso.  Pues ya sabemos de su interés económico.

 

 

 

Un pensamiento en “Rubén no te vimos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: