Podemos ya había ganado


http://vozpopuli.com/analisis/73663-podemos-ya-habia-ganado

Podemos ya había ganado

(………………………………………………….

Como hemos podido comprobar a lo largo de estos últimos años, cuanto más se ha resistido el régimen del 78 a transformarse en algo mejor, en un sistema de verdad abierto, en lo político y en lo económico, más han avanzado las mareas, los círculos y los “en común”. De igual modo, cuanto más se resistan hoy los Rajoy, Sánchez y Mas a desaparecer por el sumidero de una historia menor y dar paso a la catarsis, más progresarán las Colau, los Iglesias y las Carmena. Por puro contraste.

 

La subversión ficticia es el horizonte de este sistema basado en los privilegios, donde el capitalismo se trasladó de la calle al BOE hace ya tiempo. Un sistema de reparto donde un hombre solo no vale nada y lo que manda son las relaciones y, claro está, la burocracia y el presupuesto. Y como en este estado de cosas todo es sinónimo de privilegio, el lógico siguiente paso es colectivizar esos privilegios y extenderlos. Así, habiendo sido imposible liberar a la sociedad, lo lógico es que ésta termine aceptando el distributismo y la “justicia social” que propone Iglesias, que no es otra cosa que aquello que desde estas páginas hemos venido llamando la apoteosis del Régimen del 78; es decir, la explosión del actual sistema de privilegios y su expansión horizontal que, como todos sabemos, llevará la economía al colapso. A fin de cuentas, la regeneración consiste en eliminar los privilegios, no en extenderlos a todo hijo de vecino. Pero a quién le importa.

 

La “justicia social” se ha instalado en la mente del consumidor. Y quiere comprarla

 

El régimen ha sido incapaz de regenerarse desde dentro, porque quienes podían pilotar o influir en ese proceso, han carecido de incentivos para hacerlo. Desde fuera era imposible, porque la sociedad civil ha sido sistemáticamente arrasada por la vía de las subvenciones. La España real se ha politizado, partidizado, burocratizado, grupalizado, hasta el punto de que hoy, quien más, quien menos, piensa en clave colectivista y se asimila a algún grupo con la vista puesta en un privilegio, en una exención o ventaja, siquiera en algún reconocimiento. Aun cuando, por un extraño azar, surgiera una coalición que propusiera reformas y las llevara a cabo, me temo que sería demasiado tarde. La “justicia social” se ha instalado en la mente del consumidor. Y quiere comprarla.

 

De vuelta al principio, lo que suceda los próximos meses servirá para que corran ríos de tinta, generar titulares como si no hubiera mañana y animar las tertulias televisivas y radiofónicas, y poco más. Si acaso, las negociaciones mantendrán en vilo a quienes viven en estrecha simbiosis con el viejo modelo político. Salvo milagro, el colectivismo no sólo ha venido para quedarse, sino que apunta a cotas más altas. Y no debería extrañarnos. En España, la libertad ha estado siempre sobrevalorada: todos han especulado con ella, pero nadie la ha comprado. De ahí que Podemos ya hubierna ganado antes de empezar la pasada campaña. Ahora, si acaso, trabaja para ampliar su ventaja.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: