El académico Ignacio Sánchez Cuenca publica


http://www.publico.es/culturas/intelectuales-no-dispuestos-nadie-les.html

Publicado: 05.04.2016 20:38 |Actualizado: Hace 16 horas

“Muchos intelectuales no están dispuestos a que nadie les recuerde que también fueron de izquierdas”

El académica Ignacio Sánchez Cuenca publica ‘La desfachatez intelectual’, un ensayo que recopila los desmanes y las frivolidades opinativas de muchos de nuestros intelectuales.

(……………………)

 

Supongo que está al corriente de las recientes declaraciones de Félix de Azúa, muy mencionado en el libro, por cierto. ¿Le han sorprendido?

 

Lo que más me interesa de la anécdota de Azúa es que lo que ha dicho sobre Ada Colau no es tan distinto de muchas otras opiniones que ha ido vertiendo en los últimos años. Por tanto, la pregunta sería más bien qué ha cambiado en el público lector en España para que este tipo de ofensas gratuitas despierten ahora una irritación masiva por unos comentarios que hace años habrían pasado desapercibidos. Ahí creo que es donde está la clave, y no tanto en tratar de entender las motivaciones de Azúa; allá Azúa con sus demonios. Creo que el prestigio o la reputación de esas figuras está en declive debido, en gran medida, a que no han tenido nada interesante que decir sobre la crisis durante los últimos años. Parece que lo único que activa su curiosidad intelectual —en algunos casos incluso a un nivel obsesivo— es el proceso catalán; en cambio, poco o nada han tenido que decir sobre la desigualdad, la crisis financiera, el euro, las nuevas formas de pobreza, la precariedad… Nada de esto les preocupa, hasta el punto de que su figura ha ido erosionándose durante la crisis tanto como la de la élite política.

 

Algo parecido le ha ocurrido a El País, ¿no cree?

Veo en paralelo el proceso que ha experimentado El País. Pese a que me sigue pareciendo un gran periódico que me ha tratado siempre con mucha generosidad, lo cierto es que ha protagonizado una deriva hacia posiciones mucho más liberales que las que sostuvo en sus inicios.

 

Veo en paralelo el proceso que ha experimentado El País. Pese a que me sigue pareciendo un gran periódico que me ha tratado siempre con mucha generosidad, lo cierto es que ha protagonizado una deriva hacia posiciones mucho más liberales que las que sostuvo en sus inicios…………………………………………………..)

No habla de la caverna apenas, no menciona a los Ussía, Tertsch, Losantos y Sostres. Sus textos, muchas veces pasados de vueltas si no directamente temerarios, parece como si —involuntariamente— suavizaran las posturas retrógradas de los Azúa y compañía.

 

No quería meterme con los Hermann Tertsch de turno porque eso sería un descenso a los infiernos. Solo quería señalar que los intelectuales tienen cierta responsabilidad y no pueden hacer juicios tan frívolos y gratuitos. Una cosa que pongo en el libro y que, en cierta forma me llena de pasmo, es que estos reputados intelectuales tuvieran a bien firmar un manifiesto como Libres e iguales. Manifiesto escrito por Cayetana Álvarez de Toledo y en el que estaban todos revueltos; los Tertsch y Losantos, junto con gente como Trapiello, Félix de Azúa, Fernando Savater y Mario Vargas Llosa. Es algo incomprensible. Como si se hubieran roto las fronteras.

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: