Ada Colau « El Estado nos castiga y no nos quiere»


Ada Colau: « El Estado nos castiga y no nos quiere»

ISRAEL GARCÍA-JUEZ – martes, 12 de abril de 2016

Diario de Ávila

4765B741-D4D1-2317-7A53D4E2DF3C47C8

 

 

 

La alcaldesa de Barcelona acude a Madrid con retraso, nervios y sin proyectos claros de inversión

Como la protagonista de esta contracrónica no es precisamente santo de mi devoción voy a intentar ser lo más frío y aséptico posible centrándome exclusivamente en aquello que vi y viví ayer en el Hotel Hesperia de Madrid, cuna de grandes juergas puteras del equipo culé en un pasado lejano. En todos los años que llevo cubriendo los desayunos informativos organizados por la agencia de noticias Europa Press no hubo uno solo en el que se tuviera que esperar al invitado 35 minutos, pero sí se hizo con Ada Colau. Parece ser que la alcaldesa de Barcelona no fue la responsable, sino el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que, a pesar de estar convocados a las 09,00 horas de la mañana, no se dignó aparecer por el lugar hasta las 09,35.

Enric Juliana, delegado de La Vanguardia en la capital, fue el encargado de presentar a la regidora para aquellos que no la conocían. Su curriculum fue muy fácil de leer: estudió Psicología y se involucró en los movimientos antidesahucio. Ni más, ni menos. Bueno sí, en un intento por ennoblecer a la señora Colau se afirmó que fue muy activa en contra de la primera Guerra del Golfo cuando ella, que como nació el mismo año que yo, les puedo decir que en aquella época tenía solo 15 años.

Con voz nerviosa, la alcaldesa leyó un discursito en el que llegó a afirmar que la corrupción política en España la lidera Mariano Rajoy. Habló del parque social de viviendas, que es de lo único que medio sabe algo, afirmando que habría que limitar también los beneficios a los propietarios, pues no concibe la ley de mercado. Así, puedo resumir sus quejas en una frase: «El Estado nos castiga y no nos quiere». Como si de un niño pequeño se tratara.

Colau defendió el derecho a decidir de todos los pueblos que conforman el país; es lo que pide la gente, aclaró, y trasladó un dardo al PSOE que no ha facilitado el acuerdo de izquierdas que ellos querían liderar a pesar de ser la tercera fuerza más votada.

Las suaves cuestiones que le dirigió Asís Martín de Caviedes, presidente de Europa Press, pudo esquivarlas sin dificultades y sin ningún tipo de contra réplica por parte del preguntador. No hay en el Ayuntamiento de Barcelona personas enchufadas por su grupo, el turismo está encantado con lo que hace la regidora y no se ha planteado ser presidenta de la Generalitat, pues la Alcaldía, magníficamente remunerada, le absorbe todo su tiempo. A pesar de que solo cuenta con 11 concejales, hay una tan gorda montada allí que cualquiera que diga cosas sensatas y que no sea del PP puede gobernar frente al independentismo.

Hubo ausencia total, salvo el presidente del Instituto Pascual, de empresarios en este encuentro. Eso sí, había mucho miembro y miembra de esta amalgama que conforma Podemos y que, en cada lugar, son y dicen cosas dispares. Entre ellos Inés Sabanés, de Ahora Madrid, que en las próximas elecciones puede presentarse por el PP, ya que ha ejercido de política con IU, PSOE y la formación morada, pero siempre que tengan mando en plaza. O Xavier Doménech, de En Comú Podem, del que todos se apartaban no les fuera a dar un muerdo en plena boca. Junto a ellos estuvo Íñigo Errejón, que le hizo caso a su madre y se tomó el zumo de naranja para coger fuerzas de cara a la que se le viene encima, y Fernández Toxo, que le pidió a Podemos que no monte un sindicato, pues podrían acabar con Comisiones Obreras y UGT. Mientras, el exministo Ángel Gabilondo acudió en nombre del mismo PSOE que quieren dinamitar los de Iglesias y, en representación del PP, lo hizo Alberto Fernández-Díaz, hermano del ministro del Interior y hombre que defiende a la gaviota en el consistorio catalán y a la bandera española cuando la maltratan en los balcones de la Ciudad Condal.

Vi también a Manuel Pardos y Fernando Herrero de Adicae, al Padre Ángel, que es un bendito, a Ramón Tamames, que ahora es de Podemos, y a compañeros periodistas como Montserrat Domínguez, del Huffington Post, o Jesús Maraña, de la revista Interviú. También acudió gente de colectivos que defienden a los animales, o eso dicen ellos, a Mauricio Valiente que no hizo honor a su apellido cuando casi los morados absorben a IU o a Ramón Espinar, que se dedica a regañar a todo el mundo mientras su padre es uno de los usuarios de las tarjetas black.

Menos mal que la renovación política de este país viene de la mano de estos señores, que si no, yo emigro.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: