Las lágrimas de Albert Rivera


http://blogs.publico.es/davidtorres/2016/05/27/las-lagrimas-de-albert-rivera/

 

“El que lo parece lo es” Tiene que ir allí a pregonar luego aquí, la pobreza que hay,  mientras olvida la nuestra (mío)

David Torres Las lágrimas de Albert Rivera

 

Albert Rivera se ha tenido que ir hasta Venezuela para ver lo que es el hambre. Le hubiera bastado graduarse la vista, comprarse unas gafas, darse una vuelta por cualquiera de esos barrios españoles donde la gente hace cola en los comedores sociales y los pobres tienen que dormir a las puertas de un banco, acostados entre cartones. Yo mismo le podía haber presentado a tres o cuatro mendigos de los que viven a salto de mata y a varias familias destrozadas gracias a las políticas de austeridad que vota su partido y las medidas neoliberales que defiende. Aunque según diversas organizaciones (desde Cáritas al Defensor del Pueblo), hay aproximadamente dos millones de niños con problemas de nutrición en España, estas cifras no impresionan gran cosa a Albert, que es Ciudadano sí, pero ante todo Ciudadano del mundo.

Hay gente que viaja para ver monumentos, conocer otras costumbres, fotografiar animales o follar directamente. Albert Rivera, en cambio, es de los que les gusta viajar para pasarlo mal, descubrir las miserias ajenas, practicar el turismo dramático en lugar del turismo sexual. Con el drama de los opositores venezolanos espera arrancar unos cuantos votos descarriados, aunque se trata de un caladero de bobos bastante saqueado ya por las televisiones, radios y demás pesqueros electorales del PP. Cuyo gobierno, dicho sea de paso, es el mismo que ha vendido a Maduro las armas con las que la policía reprime las manifestaciones de los venezolanos descontentos que se echan a las calles.

Albert hasta ha llorado un poco cuando ha oído los testimonios de los hambrientos, un reflejo que muestra sus grandes dotes de actor y el buen estado de sus glándulas lagrimales. Lo tenía mucho más fácil y mucho más cerca si quería convencernos de la legitimidad de su llanto: a menos de tres horas de avión, podía haber dado un salto hasta el campo de refugiados de Idomeni, donde más de ocho mil personas, niños incluidos, están pasándolas putas gracias a las políticas xenófobas de la Unión Europea y a la eficacia de la policía griega. Con los gases lacrimógenos Albert no habría tenido el menor problema en dar rienda suelta a un lloriqueo que ríete tú de Robert De Niro. Pero en Idomeni, al parecer, los muertos de hambre no son tan rentables como en Venezuela y además no hay un solo voto que rascar contra Podemos. Mejor guardarse las lágrimas, que en la miseria siempre ha habido clases.

El teatro del absurdo de Albert Rivera se corresponde con los últimos grandes fichajes de su partido: Toni Cantó, Felisuco y Agustín Bravo. Cómicos que dan risa cuando quieren dar pena o que dan pena cuando quieren dar risa. Eso por no hablar de los intelectuales que lo apoyan, desde Leticia Sabater a Belén Esteban pasando por Melendi. Es verdad que también hay gente válida en Ciudadanos, lo que pasa es que el bosque no nos deja ver los alcornoques. El otro día Bustamante fue a apoyar a sus amigos, los panas venezolanos, y el pobre hombre ni siquiera se dio cuenta de que estaba delante de la embajada de Colombia. También Albert Rivera, antes de su viaje al centro de sus lágrimas, se hizo una foto delante de la bandera chavista en lugar de usar la de los opositores. La intención es lo que cuenta.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: