REPARANDO LA CARRETERA


 

CAM00272

 

 

 

REPARANDO LA CARRETERA

Hoy, y habiendo cambiado de ruta por un asunto personal, nos encontramos con los operarios -y  camión al efecto- de la Diputación de Ávila reparando la carretera que nos lleva a  la Garganta Eliza y otras.

No hace tanto que se lo recordábamos al Alcalde actual, que tiene oídos y no orejas -(21 de Mayo de los corrientes)- su mal estado. Otros, que se fueron para  no desandar, solo hedía su morral a la mierda que se traspasaba de los contenedores de basura del Zaguán.

Sr. Alcalde, al césar los que es del césar. Se hicieron las marquesinas de la Cantina, hoy se repara la carretera.

Los cuatro años pasan deprisa. Creo que, y, aunque sea en etapas, ese Ayuntamiento debe luchar porque la vía de los parapentistas y otros usuarios se repare.

El Parapente, nos acarrea muchos visitantes y familiares de ellos que se dejan buena riqueza dineraria para establecimientos de hostelería y similares.

Es verdad que parece que no hay alcalde, (me dicen algunos); por aquella imagen de un todo terreno a la puerta del Ayuntamiento y su titular sin salir del claustro. “Por sus hechos los conoceréis” decían la S. Escrituras. Yo quiero un alcalde que esté haciendo cosas  para Pedro Bernardo. Esto refleja a los políticos y sus modus operandi.

Quisiera escribir cosas como estas todos los días. Ya sé que eso no es posible, pero si sé que sabe usted aceptar mis críticas. Otros no supieron por zoquetes /as, y de ahí vinieron mis desavenencias hasta llegar a los Tribunales de Justicia: léase (Petra y Porras)

 

Aragón condena por vez primera el golpe de Estado de 1936


 

 

http://www.publico.es/politica/aragon-condena-vez-primera-golpe.html

 

Las Cortes aprueban por vez primera una declaración unánime de condena al golpe de Estado de 1936 y a la dictadura franquista en un tenso debate que precedió a otro sobre la imposibilidad de que la familia del guerrillero pueda recuperar sus restos, localizados en el cementerio de Tortosa

ZARAGOZA.- Las Cortes de Aragón han aprobado por unaminidad la primera resolución en la que la cámara condena de manera explícita el “golpe de Estado” y el “régimen de dictadura militar” de Franco. La resolución, defendida por el diputado de Cha Gregorio Briz –profesor de historia-, incluye la reivindicación del proyecto de estatuto de autonomía de Caspe de 1936 y el Consejo de Defensa de Aragón, la inclusión de referencias a este último en el currículum educativo aragonés y un llamamiento al Gobierno autonómico para que lleve a la cámara el proyecto de “ley de localización e identificación de las personas desaparecidas durante la guerra civil y la dictadura franquista y de dignificación de las fosas comunes”.

Briz pidió a los grupos “generosidad para lograr de una vez por todas lo que nunca se ha logrado: una condena que dignificaría la posición institucional” de las Cortes. “No se trata de hablar de ajustes de cuentas, sino de cerrar las heridas y reconocer el papel de los que lucharon por la democracia”.

El PP, a pesar de votar finalmente a favor, intentó descafeinar la resolución con una enmienda que proponía ampliar la condena a “todo tipo de violencia y represión política en los años previos a la guerra”. Briz la rechazó: “Es complicado. ¿Vamos a 1830? ¿A las guerras carlistas?”.

(…………………………………………………………………………….)

573e119f3b0e8

 

CÓMO SUPERAR EL BLOQUEO


CÓMO SUPERAR EL BLOQUEO

TIRADA Y ESCONDIDA COMO LAS "sanguijuelas"

TIRADA Y ESCONDIDA COMO LAS “sanguijuelas” <mío>

 

Tras las declaraciones de rigor de la noche electoral y los primeros posicionamientos, que siempre conllevan una descompresión acelerada para pasar de la campaña a la realidad, ahora toca encarar la gestión de unos resultados que no facilitan la investidura, y menos aún la estabilidad política.

La ciudadanía y los medios piden capacidad de pacto, para luego exigir a los partidos firmeza e incluso intransigencia en la defensa de los principios y propuestas de cada uno. Todo, a la vez, es un poco difícil, especialmente en un país donde se identifica pacto con debilidad y donde el sistema electoral ha hecho innecesarios, hasta ahora, los pactos. La acumulación y cruce de líneas rojas convierte el itinerario del pacto en impracticable.

Tras el 26J es prioritario recordar lo que ha sido ignorado después del 20D, la situación de emergencia social no permite perder más tiempo. Y esto obliga a situar en el centro del debate de investidura todos aquellos temas que afectan las condiciones de vida de las personas y que han estado ausentes de la campaña electoral.

Desgraciadamente, hoy, con la mejora de resultados del PP, estamos en peores condiciones de encarar un cambio en las políticas sociales y en una solución para Catalunya.

Las responsabilidades están repartidas, pero tienen un elemento común: haber puesto la defensa de los medios por delante del objetivo de los fines. Y haber obviado que las líneas rojas y los condicionantes para pactar deben tener cierta relación de proporcionalidad con la fuerza de cada uno. Pese a que han aumentado las dificultades, no se puede volver a olvidar que la prioridad es dar respuesta a graves problemas económicos y sociales, así como a un grave conflicto institucional.

Tenemos una Seguridad Social que es perfectamente viable, a condición de que se adopten urgentemente medidas para garantizar su financiación. Lo que precisa un mayor esfuerzo fiscal, más justamente distribuido en términos sociales.

Pero la viabilidad a medio plazo de la Seguridad Social depende sobre todo de la capacidad de romper con la precariedad del empleo como estrategia. Una precariedad que provoca un deterioro de la recaudación de cotizaciones sociales incluso en momentos de crecimiento del empleo.

En el horizonte tenemos también una situación de déficit y deuda pública insostenible. En 2016 se cerrará con un déficit público muy superior al presupuestado y con una deuda pública que supera el 100% del PIB. Y con la exigencia de la Unión Europea de un nuevo ajuste fiscal, que conllevaría graves recortes en términos sociales, con el consecuente aumento de la desigualdad y la pobreza.

Este debe ser el horizonte, el de las condiciones de vida de la gente, después de unas elecciones que han ganado el PP y Rajoy, pero con un resultado que no aclara quién formará gobierno y qué partido puede imponer sus políticas.

De momento, el bloqueo institucional, tanto en España como en Europa, agravado por la crisis del Brexit, está provocando que los únicos ganadores reales sean los poderes económicos y un capitalismo financiero que ostenta el verdadero poder político y que nunca había tenido tan pocos contrapesos ni controles sociales y políticos.

 

Las elecciones generales y lo que pase en el gobierno de España tendrá -ya lo está teniendo- una fuerte incidencia en Catalunya. A pesar de que algunos, en una nueva fuga hacia delante, piensen que nos podemos abstraer de lo que pase en España.

Todo apunta a que el bloqueo institucional en España arrastrará también al bloqueo político en Catalunya. Una situación enquistada y que dura desde 2010.

En la batalla para configurar y ganar el relato post 26J y preelectoral en Catalunya algunos pretenden instalar el debate de la incapacidad de reformar España. Y argumentos no les faltan, a la vista de los resultados. Pero una cosa es la frustración real o impostada por la victoria del PP y la otra que entramos en dinámicas democráticamente peligrosas y políticamente frustrantes. Nunca ha sido cierto que “cuanto peor, mejor”, aunque en el corto plazo a algunos les vaya bien para consolidar su relato y preparar las futuras elecciones.

Me parece muy preocupante la proliferación de valoraciones democráticamente peligrosas, que son utilizadas desde análisis diferentes e incluso intereses contrapuestos, pero con argumentaciones igualmente corrosivas en términos democráticos.

Las ideas de sociedades irreformables, pueblos que se merecen los gobiernos que tienen, ciudadanos que votan en contra de sus intereses, terminan siempre con peligrosas afirmaciones o insinuaciones de “pueblos elegidos” y “pueblos repudiables”.

Es evidente que la mayoría lograda por el PP aumenta las dificultades para hacer avanzar una propuesta de referéndum pactado con el Estado español. Pero no resulta creíble considerar inviable la propuesta de referéndum y a continuación defender que es viable y políticamente efectivo un referéndum unilateral de independencia (RUI) o una declaración unilateral de independencia (DUE).

Mi experiencia como sindicalista, corredor de fondo y amante de la montaña me ha enseñado que, cuando se detecta la imposibilidad de salvar un obstáculo, lo que se hace no es aumentar la dificultad del objetivo e intentar superarlo con más obstáculos y las mismas fuerzas.

En Catalunya tenemos hoy el reto y la responsabilidad de elegir entre una nueva fuga hacia adelante o bien optar por lo que ha hecho siempre Catalunya en estos momentos; reagrupar el máximo de fuerzas en torno a un objetivo compartido y aumentar la densidad y sobre todo la intensidad de las movilizaciones.

Hay que recordar que una consulta unilateral ya se intentó el 9 de noviembre, y al final se reconvirtió en un proceso de movilización social ante la imposibilidad de concretar la consulta unilateral.

Cabe recordar algunas obviedades, como que un referéndum unilateral nacería con un déficit de legitimidad propia al no contar con el apoyo de una buena parte de la sociedad catalana, que tendría enfrente la oposición de la mayoría de fuerzas políticas españolas y el no reconocimiento de la Unión Europea, que ya tiene suficientes frentes abiertos como para abrir otro.

Los que defienden propuestas unilaterales deberían explicar cómo, en los meses transcurridos de la legislatura de la desconexión y la insumisión del 9N, han sido incapaces de adoptar ninguna acción de insumisión, ni siquiera de firmeza, y ahora de golpe nos plantean un RUI.

 

Deberán explicar cómo se compatibiliza presentar unos presupuestos absolutamente sumisos con las reglas de juego de España y al mismo tiempo defender una convocatoria de referéndum unilateral.

Nos tendrán que explicar cómo harán convivir políticamente un referéndum unilateral y una dependencia absoluta de la deuda pública catalana de España. Cómo desconectarse políticamente y al mismo tiempo estar enchufado económicamente a la respiración asistida del FLA.

¿Significa esto que no debemos hacer nada? Evidentemente que no, estoy planteando exactamente lo contrario. Tenemos una situación de bloqueo político, pero no podemos ni bloquearnos ni caer en la trampa de una nueva fuga hacia adelante.

Esta es la respuesta que deberá dar el presidente Puigdemont en el planteamiento de su cuestión de confianza.

Un servidor opina que para salir del bloqueo lo que hay que hacer es reagruparnos alrededor de la exigencia de un referéndum; intentar sumar a quienes han planteado la propuesta de reforma constitucional, sin referéndum previo, y ahora comprueban que con una mayoría del PP esto resulta inviable. Y proponer a la sociedad catalana un aumento de la densidad y la intensidad de las movilizaciones.

Y mientras tanto, no olvidar en ningún caso la situación de emergencia social que viven amplias capas de la ciudadanía, que por cierto son las que tienen unos mayores índices de abstención electoral y política. Para muchas personas, la utopía es una utopía más modesta y más cotidiana: salir de la pobreza en la que están atrapadas.

 

Espejos deformantes y ajustes de cuentas


 

 

(Decía D. Mariano a Pedro Sánchez en su sesión de investidura frustrada “que al Congreso y al Gobierno, no se puede ir a aprender”· Ahora D. Mariano, no le importa que Pedro sea un colegial. El caso es que se abstenga en su votación de investidura como Presidente.

Va usted a beber sus mismas hieles, porque usted ni le votó,  ni se abstuvo cuando él. “Donde las dan las toman”. La lección solo la llevan aprendida los pistoleros como, Tejero, etc., vomitando las pistolas) <mío>

Espejos deformantes y ajustes de cuentas

 

Juan Carlos Escudier

La realidad es odiosa, aunque como decía Woody Allen, es el único sitio donde se puede comer un buen filete. Y, al contrario de lo que parece, es muy difícil de presagiar porque no suele contemplarse con ojos inocentes y desnudos sino a través de intermediarios interesados. Puede que en algún momento la verdad se escondiera en los espejos del callejón del Gato en los que Valle Inclán hacía mirarse a Max Estrella para proclamar que España era una deformación grotesca de la civilización europea, pero el fenómeno ha variado mucho porque el vidrio actual deja mucho que desear.

Anoche quedó demostrado. La realidad, aun grotesca, era bien distinta a la que mostraban las tertulias de los opinatodo, los sondeos y esas redes sociales que hacen la revolución en 140 caracteres sin derramamiento de sangre. Estos espejos modernos son una castaña. Los de Valle mostraban a los héroes clásicos como los esperpentos que ya eran y los de hoy pretendían hacer de los esperpentos héroes clásicos. Ahí estuvo su fallo y el motivo de que el mayor de todos ellos, el esperpento mayúsculo de Rajoy, haya ganado la partida en el juego de la reflexión (de la luz). De la marabunta de tuits que anticipaban sorpassos, países sonrientes y que oficiaban funerales antes de tener a los muertos en la caja, sólo se salvó uno que venía a decir esto: “Veréis qué sorpresa cuando voten los que no tienen Twitter”. Y los que no ven Al rojo vivo, cabría añadir.

Más allá del de Alicia, la dinámica de los espejos no es nada sencilla. Martin Gardner, un divulgador estadounidense, sostenía que, de poder ingerirse, el vino de una copa reflejada en uno de ellos tendría un sabor rayano en el brebaje porque su composición molecular se habría invertido. Es una hipótesis claro, como lo es el comportamiento que tendrán a partir de ahora quienes, asomados a esas engañosas superficies pulidas, se vieron convertidos en monstruos o en monigotes hasta que la realidad ha corregido sus taras y les ha devuelto cierta autoestima. ¿Reservarán para sus oponentes el rioja de los pactos o les harán tragar el vinagre del resentimiento?

La venganza tiene muchos detractores pero es mucho más humana que los espejos, que son tan fríos como cabrones. Puestos a desvirtuar la imagen, no es lo mismo que te transformen en líder carismático y te imaginen incluso llamando a las puertas de la Moncloa, que te sitúen sin remedio en una nevera de la morgue (política, se entiende) o en el registro de la propiedad de Santa Pola, por mucho que digan que el de las copias simples es un trabajo muy bien remunerado. Hay quien cree tener razones para el ajuste de cuentas y no ha perdido un minuto en el desquite.

Es el caso de Pedro Sánchez, presentado como un elegante zombi con camisa blanca. Y lo cierto es que al del PSOE le habían enterrado tantas veces que la imagen era casi familiar, de mesa camilla y brasero. Entre sus tiernos asesinos había, obviamente, adversarios políticos pero también una retahíla de barones socialistas muy dados a los suicidios asistidos, salvo los suyos propios. Saberse vivo fue todo un descubrimiento. Empezó por enviar un educado que ‘os den’ a Pablo Iglesias y a Rajoy, y pronto hará lo mismo con la sultana del sur, responsable de la pérdida de tres de los cinco diputados que los socialistas se han dejado en las elecciones y que con notable desparpajo presumía ayer de que las tres únicas provincias en las que el PSOE se había impuesto eran andaluzas. Estos mismos espejos mostraban a Susana Díaz cruzando Despeñaperros en un brioso córcel cuando en realidad se retiraba a Jerez a toda prisa en una jaca de la tierra.

Por ese mismo averno deambulaba Rajoy, aunque en su caso bien podía estar muerto porque el tío se había quedado muy quieto y sin respirar en plan catatónico con notable éxito de crítica y público. Filtrado por la demoscopia y los opinadores, el suyo era el reflejo de un tipo acabado, barrido por el viento de la historia y por el soplido de Albert Rivera, al que se quería ver como el lobo del cuento que iba a limpiar la derecha de indeseables y que, sin embargo, corre el riesgo de acabar como la casa del primer cerdito.

Los espejos volvieron a fallar porque en su empeño de transmitir el fulgor o la caída de los líderes se olvidaron de captar a la sociedad en su conjunto, que también es muy esperpéntica cuando se lo propone. Eso es lo que hace posible que un partido agotado y corrupto vuelva a imponerse en unas elecciones y aumente su ventaja, haciendo bueno aquello de que uno tiene lo que se merece. Rajoy puede olvidarse de que ganó las elecciones, como le ocurrió en el balcón de Génova mientras besaba a su señora, pero el ninguneo al que se ha visto sometido por parte de estadistas de pequeña talla mundial como Aznar, de los jóvenes arribistas del PP e incluso, y sobre todo, de los pretendidos medios afines al partido no se le irá tan fácilmente de la memoria.

En Unidos Podemos sobran razones para sus particulares ajustes de cuentas. Las tiene Errejón, que fue el único en advertir que las sumas no tiene por qué multiplicar sin que nadie le hiciera caso, y hasta Pablo Iglesias, que bien podría quejarse de que muy pocos le advirtieron que iba desnudo cuando se probaba el traje que debía investirle como emperador de la izquierda y virrey de la moderna socialdemocracia como poco. Motivos para la querella tienen también quienes en IU alertaron de que las confluencias más peligrosas con las que consiguen movilizar a los de enfrente. Que se lo pregunten si no a Gaspar Llamazares, que se negó a aceptar el oráculo de Twitter y lleva semanas defendiéndose de los insultos.

La realidad es odiosa porque es muy compleja. Es un tiempo cambiante de altas y bajas presiones, un mapa de isobaras fluctuantes movido por pasiones como la euforia o el miedo que cada cual digiere a su manera. En ocasiones es mucho más absurda que sus interpretaciones. “La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta”, esto es, a la matemática del espejo cóncavo, sostenía Max Estrella para explicar que un espejo deformante puede mostrar la realidad tal y como es. Otra cosa es pretender, como ha ocurrido, que aquello en lo que nos miramos nos haga la cirugía plástica

 

A la primera no va la vencida


 

http://www.comiendotierra.es/2016/06/27/a-la-primera-no-va-la-vencida/

A la primera no va la vencida

Yo también “añejo y pueril” pensé que de este viaje echábamos los “chorizos a los perros”, pero no. Hay que seguir esperando. Sin subida de pensiones; con subida del IBI mientras al PP se le sufre por ciudades y pueblos. Una buena enseñanza para (los apóstoles Pedro y Pablo) <mío>

Publicado el 27 junio, 2016 por Juan Carlos Monedero

 

Una vez más Podemos ha sido rehén del infantilismo y se ha creído las encuestas. Sólo porque las encuestas decían lo que quería oír. Cosas de juventud. Como se ha medido con las expectativas, un resultado que es objetivamente espectacular -71 diputados en la primera/segunda vez que acude a las elecciones- siembra la idea de fracaso. Sin hacer valer que tiene un grupo electoral potente para demostrar su capacidad de ser una fuerza política alternativa. El único que en un par de meses va a demostrar que iba en serio en su lucha contra las políticas de ajuste. Tras mucho repetir que cogían las encuestas con prudencia, al final las han tomado como la palabra de Dios. Y la palabra de Dios, teñida de miedo y de Brexit, ha rugido que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Estremecen el cielo y el infierno las palabras de Fernández Maíllo, vicesecretario de Organización y Electoral del PP, cuando dice que el resultado electoral exonera de culpa a Fernández Díaz de haber intentado sembrar pruebas contra sus adversarios políticos. De manera que el buen resultado del PP en el Senado zanja las responsabilidades penales de, por ejemplo, Rita Barberá. Y ya puestos, de Granados, que para eso el PP ha arrasado en Valdemoro. Ya no hay Papeles de Panamá, Rato, Fabra, Camps ni la sede del PP ni unas cuantas elecciones han sido financiadas con dinero negro. Los “volquetes de putas” se convierten en bendiciones de la Virgen. Spain is different. Y la democracia se nos va por el desagüe. No es que Unidos Podemos se haya equivocado. Es que hay un país real que sigue rehén del pasado y deprime. Si algo permanece de la idea de las dos Españas es que hay una que vive en el miedo y el egoísmo. Pero como tienen hijos y nietos que sufren las políticas de ajuste, irán dándose cuenta. Falta que vean la alternativa. De momento, el PP ha perdido la mayoría absoluta.

No anda lejos de la caspa el PSOE, que mide su resultado en virtud de las supervivencias internas. Como ha evitado el sorpasso, anda feliz como un niño con zapatos nuevos. Todos mirando a ver cómo quedan en la pelea de dentro. Susana Díaz midiendo cuánto ha sacado a Podemos (aunque la haya derrotado el PP en Andalucía), y Sánchez ahuecándose el cuello de la camisa aliviado aunque haya llevado al PSOE al peor resultado de su historia. Esto de la vieja política de partidos es cada vez más patético. Una España que emigra y otra España que bosteza.

Vengo insistiendo en que no basta adaptarse a lo que la gente quiere para ganar unas elecciones. Eso te hace parecer en exceso táctico, limando constantemente las aristas, negándote a ti mismo a cada instante, y, al tiempo, generando confusión sobre lo que realmente piensas. En el enfado de la ciudadanía hay mucho de rabia contra los excesos del sistema, no contra el sistema. Eso hace ser muy vocinglero y bramar contra los gobernantes. Pero a la hora de la verdad, te das cuenta de que no tienes demasiados argumentos contra los que pensabas que desprecias y que tampoco tienes claro cuál es el modelo alternativo. No te los han dado o no has llegado a entenderlos. Terminas diciendo: son unos hijos de puta pero son nuestros hijos de puta. Te emociona ver al zorro hacer la zeta en la mejilla del Virrey rijoso, pero eso no basta que quieras ver al zorro sentado en la silla del Virrey. Hasta que el zorro te diga realmente quién es y qué quiere hacer con el país. Y desmontar las mentiras que han dicho sobre él requiere tiempo. Cambiar un país no se hace en dos años.

No basta hacer un discurso hueco, adornado con una labia simpar y embellecido con el oropel de las televisiones si no planteas una alternativa clara y, al tiempo, insistes en el problema que tienen los partidos con los que confrontas. Como vengo insistiendo, si no das herramientas para movilizar a tus votantes, tus votantes no se van a movilizar. Los dos partidos que no han criticado a las fuerzas contra las que peleaban no han sacado el resultado esperado. Ciudadanos criticaba solo a Rajoy porque si criticaba a al PP pensaba que no le iban a votar. Y ahí está el resultado. Podemos hacía lo mismo con el PSOE, evitando criticar al partido para ganar a sus votantes, limitándose a criticar a la dirigencia. Dando a veces la sensación de que lo que realmente querría es ocupar el lugar del PSOE, sin entender que el PSOE forma parte de un mundo que pertenece ya al pasado. El rizo lo ha completado la campaña electoral, que buscaba ser una suerte de PSOE punto dos. La transversalidad no es regresar a la conciencia de ser muleta del PSOE ni ponerse ropas que recuerden al 82, sino poner con palabras nuevas el discurso de la emancipación que afecta a las mayorías en este tiempo de hegemonía neoliberal. De nada sirve la idea brillante de hacer un catálogo de IKEA si eso no sirve para dejar claro cuál es tu modelo de país. Les entusiasma la idea del catálogo, pero quieren ver cómo queda el mueble montado. O verte con las herramientas en la mano –aunque sea llave alen- apretando turcas. De nada sirve una campaña de sonrisas si no estás con las víctimas. Y si no le muestras los dientes a los culpables concretos de los dolores concretos. Al miedo no lo vences presentándote como un león enjaulado, sino ganando a la gente para tu ejército.

El mito de las dos Españas solo ha servido para justificar el autoritarismo de una minoría contra las mayorías. Pero hoy es cierto que hay una España mayor, socializada en el franquismo, rehén del miedo, con una idea muy débil de lo que debe ser la ciudadanía (me da igual que los políticos roben si a mí me va bien) y que se moviliza contra cualquier cambio; y otra España emergente que espera -me temo que no siempre de manera activa- una política que se parezca a ellos. Esta España más fresca se ha cansado del espectáculo estrictamente parlamentario de los últimos meses -hasta las actividades de calle de Podemos han sido parlamentarias-, de los debates desdentados, de la falta del coraje que te cuenta que debes formar parte de una pelea dura porque te estás jugando un país. Y han desertado del voto mientras que las personas mayores, con el miedo acrecentado con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, han vuelto a colgar en su salón el bordado que dice “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Los medios siguen queriendo domesticar a Podemos. Y van a intentar convertirlo en una muleta del PSOE. Lo de siempre. Por eso quieren decir que Pablo Iglesias es responsable único de un resultado espectacular que solamente es malo si se le mide con las expectativas de las encuestas-trampa. Olvidan que toda la Ejecutiva apoyó la confluencia con Izquierda Unida. Y que las bases apoyaron de manera contundente, con el 98%, esa confluencia. Y que nadie –tampoco Íñigo Errejón, como quieren presentar algunos medios- se puso del lado del 2% que estaba en contra de esa confluencia. Y que de no haberse presentado juntos el resultado hubiera sido aún peor. El problema no está en la confluencia, que va en el camino correcto, sino en entender qué ha fallado para que votantes que apoyaron a estos partidos hayan decidido no hacerlo en estas elecciones.

Los partidos políticos son instituciones cada vez más caducas, y en el siglo XXI vamos a caminar hacia formaciones más “líquidas”. El futuro del espacio antaño llamado izquierda va a ocuparlo una suerte de Frente Amplio donde Podemos va a ser la nave nodriza pero solamente eso. De manera que la confluencia con IU va caminando en la dirección correcta. Ahora bien, esa nostalgia de IU por lo pretérito es excesiva. Dice Ortega que los españoles somos un pueblo extraño que proyecta las esperanzas hacia el pasado y no hacia el futuro. De manera que IU, muy española, insista en demasía con lo que fue, sus símbolos, palabras, análisis, referencias, lemas, banderas, historia. Un mundo del trabajo que ya no existe. Y una gloria que fue derrotada. No está mal que exista ese espacio, porque hay gente que se ve reflejada en ese ámbito. Pero choca con la construcción de un discurso que es transversal cuando apuesta por lo nuevo frente a lo viejo y lo de abajo frente a lo de arriba y no cuando regresa al espacio confuso de “izquierda y derecha”.

A Podemos le falta calle. Le falta movilización popular, identificarse en los problemas sociales, estar con las protestas laborales, discutir más con los sindicatos, con los estudiantes, con los dependientes, con las mareas, con los autónomos, con los damnificados de las multinacionales. A Podemos le hace falta menos ser brillante en la televisión –ya lo es de sobra- y más ser útil para la gente en la calle. Por eso mucha gente no ha entendido la firmeza a la hora de no ceder a un gobierno de Rivera presidido por Sánchez. Aunque Sánchez mienta y diga que iba a poner en marcha un gobierno de izquierdas. Porque hoy ya estaría justificando los recortes con la excusa de los 8.000 millones que esta misma mañana estaría reclamando Bruselas. Si Podemos se mimetiza con los demás partidos, va a ser medido como los demás partidos. Y Podemos se ha mimetizado. En la tediosa discusión parlamentaria para formar gobierno, en el tedioso debate a cuatro, en la estricta presencia parlamentaria, en la falta de originalidad en la organización interna. No se trata de ser izquierdistas sino de ser originales.

Los que quieren que Podemos sea muleta del PSOE dicen que el resultado es un fracaso de Pablo Iglesias. Insisto en que toda la Ejecutiva es responsables del resultado, especialmente los responsables de campaña. Y ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón tienen que dimitir. Eso es lo que quisieran los que saben que Podemos es muy probable que gobierne en las próximas elecciones si es capaz de corregir sus errores. Felipe González perdió en 1977 y en 1979. Aznar perdió en 1993. Rajoy en 2004 y en 2008. Volvieron a presentarse y ganaron. Los paniaguados del bipartidismo piden dimisiones porque saben que Podemos es la única fuerza que va a hacer valer los intereses de la mayoría. Y que saben que Pablo Iglesias es uno de los políticos con mayor fuerza y preparación de la historia reciente de España. El PSOE va a demostrar a partir de ahora que una cosa es predicar y otra dar trigo. La socialdemocracia europea piensa que el trabajo estable es una reliquia del pasado, negocia el TTIP con los Estados Unidos y está de acuerdo con las políticas de austeridad. Son los mismos que quieren ejecutar a Jeremy Corbyn en Gran Bretaña porque les parece un radical y que presenciaron alegres cómo azotaban a Grecia por ser rebelde. En cuanto el PSOE demuestra quien en verdad es –algo que siempre oculta en las elecciones- aparecerá Unidos Podemos como la única fuerza que puede representar los intereses de la mayoría. Sólo falta que haga un ejercicio de madurez y, pasadas las elecciones, pase a hacer política en serio. A partir de ahora, lo que le toca es crecer.

 

ELECCIONES 2016- (06-26)


ELECCIONES 2016-06-26

Por razones que luego explicaré, en etas no fui apoderado de Podemos (Unidos Podemos) ahora.

No voy a poder suministraros datos de los porcentajes de votos por razones obvias. Ya, que, como todo votante no tengo acceso al Colegio Electoral, más, que, en el momento de ejercer el mío que va ser para la coalición mencionada.

A título de anécdotas contaros que La Adrada Hay 4 mesas.

En Casavieja se durmió un vocal y la fuerza pública tuvo que ir a despertarle (me cuentan)

En Piedralaves a dos interventores del PSOE les anularon (Me relatan)

Conservo los datos del 20 D y,  si no hay otras informaciones que vengan del Colegio,  fiables,

hasta el Escrutinio no podremos haceros comparaciones.

Por tanto publico esto

Tuve problemas con el numero del Código Postal con Podemos, que, por más que yo rectificaba y ponía el 05470 nunca se reflejaba y salía 5470. Con un largo intercambio de email no me lo corrigieron y ese ha sido todo el motivo de mi falta como apoderado 

 

CUANDO SON LAS 17 HORAS  Y VOTAMOS MIS SEÑORA Y YO,  LOS  VOTOS EMITIDOS  SON (422)

[[ EN DICIEMBRE  20,  IBAN CASI IGUAL:

Cuando son la 15 horas,  355 votos emitidos

Ahora 17.15 horas  432 de 801 

532 votos  cuando faltan 20 minutos. Ya no pueden caer muchos  ¿ Como un  53.35%]]

——————————————

También parecido el total los <censados  786>  15 menos, (votos emitidos 538) 6 mas que el en diciembre.

La mesa acordó ir separando papeletas o votos primero, y luego contarán.

Así fue el Congreso de los Diputados:

PP————308

PSOE ——–107

U Podemos— 61

Ciudadanos —52

Nulos ————6

otros—— 4


SENADO

PP 308

PSOE -107

U-Podemos -65

Ciudadanos -52

Así fue, y así os lo hemos contado una vez mas

 

 

Carta a los ciudadanos jóvenes (de todas las edades) de este país


 

http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2016/06/24/carta-a-los-ciudadanos-jovenes-de-todas-las-edades-de-este-pais/

 

Carta a los ciudadanos jóvenes (de todas las edades) de este país

Vicenç Navarro Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

La importancia de las elecciones de este domingo me fuerza a cambiar el tono y estilo de este artículo. Desde que me integré de nuevo a la vida académica en España, he escrito artículos con la intención de popularizar el conocimiento científico, presentando datos que cuestionan la sabiduría convencional que promueven la estructura de poder financiero, económico, político y mediático que dominan la sociedad española. Hoy, sin embargo, el lector me tendrá que permitir que escriba una carta personal dirigida directamente a los jóvenes (de todas las edades), ciudadanos cuyo voto dictaminará el futuro de este país este próximo domingo. Y creo que tengo la biografía y el conocimiento para subrayar a este ciudadano que, él o ella, está viviendo un periodo histórico, puesto que estas elecciones pueden ser determinantes para poder acabar con el enorme deterioro de la calidad de vida y el bienestar de las clases populares, que son la mayoría de la población española, y abrir la puerta para hacer posible otra España por la que millones de españoles de varias generaciones han luchado a fin de conseguir un país más democrático, más justo, más solidario, más libre y más plurinacional. Esta posibilidad hoy existe, y escribo ahora la carta.

Querido joven ciudadano/a,

 Cuando hace ya muchos años volví a España, de la cual me tuve que ir por razones políticas a principios de los años sesenta, me sorprendió mucho lo que vi. La vuelta de un exiliado a su país es siempre muy compleja. Por un lado, eres feliz de encontrarte de nuevo entre tu gente. Siempre recordaré cuando por las mañanas me sentaba en la terraza de un bar en la Sagrera, el barrio obrero por excelencia de mi ciudad de Barcelona, y miraba a mi alrededor con la serenidad y satisfacción de haber podido, por fin, encontrarme donde había vivido y también luchado contra la dictadura. Pero, por otro lado, también encontré muchas cosas que me dolieron, y una de ellas fue ver que mis estudiantes en la Universidad no tenían ni idea sobre la historia de su país, ni sabían lo que había sido la dictadura. Les habían robado la historia de su país en un intento de adoctrinamiento de la población por parte de aquel odiado régimen que controlaba, junto con la Iglesia, el sistema educativo y todos los mayores medios de información del país, desde los diarios deportivos a los libros de texto. Y tampoco tenían conocimiento de la enorme represión, aun habiendo sido aquella dictadura una de las más sangrientas que existieron en la Europa Occidental en el siglo XX, generando un temor que persistiría.

Muchos años después, incluso durante el periodo democrático, la gente de mayor edad, cuando hablaba de lo que había pasado, lo hacía en voz baja. Tenían todavía miedo, pues los responsables de tanta crueldad continuaban teniendo un gran poder. No se homenajeaba ni se reconocía a las víctimas de aquel régimen, pues los victimizadores continuaban ejerciendo un enorme poder. Mis lectores recordarán el artículo que escribí sobre mi experiencia en el homenaje a los maestros republicanos en aquella bella población de la falda de los Pirineos catalanes, Gironella, por sus discípulos (ya de edad avanzada), los cuales antes de dejar este mundo, querían homenajear a sus maestros, que habían sido represaliados por aquella dictadura. Y que ello pasara cuarenta años después de que la democracia se iniciara en este país era un indicador de la pervivencia del temor. No había ocurrido antes porque la gente continuaba teniendo miedo, y así lo he constatado en mis viajes a lo largo de España. De la misma manera que hay herederos de las víctimas, hay también herederos de los victimizadores, que continúan teniendo un enorme poder.

La necesidad de romper con el miedo y abrirse a la esperanza

La esperanza de los que luchamos en aquellos tiempos pasados es que los jóvenes recuperen su historia, sin la cual no podrán entender el presente ni se podrán preparar para el futuro. Y los victimizadores son conscientes de ello, de ahí que robaran su historia. Pero, ciudadanos jóvenes, tenéis que recuperarla, porque tenéis que saber que las luchas de hoy son la continuación de otras anteriores, pues la historia es una sucesión de eventos relacionados y que hay que conocer cómo están relacionados para poder incidir en ellos. Hoy, los que estáis en el proyecto de cambio de este país, sois los sucesores de nuestros padres y abuelos, que lucharon para sostener un gobierno popular republicano, cuyas reformas afectaron los intereses de los que siempre dominaron y dominan España, y que respondieron con el golpe militar de 1936, que fue posible debido al apoyo militar de Hitler y Mussolini.

Aquel golpe inició cuarenta años que impusieron a España un enorme retraso económico, social, cultural y político, retraso que todavía hoy estamos sufriendo. Pero las clases populares se rebelaron y la juventud de entonces perdió el miedo e inició las mayores movilizaciones, del 1974 al 1978, que han existido en Europa. Fueron las clases populares, lideradas por el movimiento obrero, las que forzaron un cambio, conocido como la Transición, que distó de ser modélico pues, aun cuando las movilizaciones habían forzado una respuesta importante del Estado dictatorial, las derechas (herederas de los golpistas) controlaban el Estado y la gran mayoría de los medios de información. Por todo esto, en la mesa de negociación, ellos, las derechas, tuvieron mucho poder, y otros, las izquierdas, que acababan de salir de la clandestinidad, tuvieron poco. De ahí que la democracia fruto de aquella transición sea muy limitada y el Estado del Bienestar muy poco financiado, situación que continúa hoy.

Tales limitaciones aparecen hoy con toda claridad debido a la Gran Recesión. Por todas estas razones es necesario llevar a cabo la segunda Transición

Mucho se hizo en el periodo democrático, pero el retraso era tan grande que quedó mucho por hacer, y ello como resultado de que los poderes fácticos, y sobre todo los grupos financieros y económicos que dominan el país, ejercían una enorme influencia sobre el Estado y sobre los principales medios de comunicación. Hay que recordar que el Estado democrático no se basó en una ruptura respecto el Estado anterior dictatorial, sino en una modificación. La enorme corrupción actual es un reflejo de la continuidad de las prácticas generalizadas en aquel Estado profundamente corrupto, dirigido por un General corrupto hasta la médula. Así, las cloacas del Estado continuaron funcionando, incluso para proteger a los corruptos, como ocurrió con el Sr. Pujol cuando era Presidente de la Generalitat de Catalunya que, en recompensa por su colaboración con el Estado Central (el ABC le escogió como el español del año), le protegieron, impidiendo que se conociera su corrupción. Ahora bien, cuando Pujol y su partido se convirtieron en independentistas, las mismas cloacas de poder se movilizaron para destruirles a él y al partido que él fundó. Y las mismas cloacas del Estado se han movilizado para destruir a Podemos (con la colaboración de los grandes medios) cuando vieron que alcanzaba un nivel de popularidad amenazante para la estructura de poder a la cual servía este Estado. 

La importancia de salirse de la gran crisis creada por las políticas neoliberales impuestas por los partidos conservadores, liberales y socioliberales

Ha sido el maridaje entre los intereses financieros y económicos, por un lado, y las instituciones del Estado y del establishment mediático, por el otro, lo que ha generado la mayor crisis que España ha conocido. Y es importante señalar que esta crisis ha afectado de una manera especialmente dura a las clases populares, que vieron como sus rentas disminuían espectacularmente a costa de un enorme incremento de las rentas del mundo empresarial. Tanto sufrimiento ha ocurrido a fin de garantizar los beneficios de una minoría a costa del bienestar de la gran mayoría de los distintos pueblos y naciones del país. De ahí la importancia de movilizarse para parar tanto daño que era innecesario y podía haberse evitado. Y los únicos que pueden hacerlo son aquellos que protestaron en las calles con el 15-M y que mostraron con su ejemplo su compromiso con la calidad de vida y el bienestar de nuestro pueblo. La coalición de fuerzas alrededor de Unidos Podemos y sus confluencias ofrecen una posibilidad de cambio que permitiría una segunda Transición desde una democracia muy incompleta, con un bienestar muy insuficiente, a una nueva España más justa, más democrática, más solidaria, más libre y más plurinacional en la que los distintos pueblos y naciones de España puedan expresar su identidad dentro de un proyecto común, escogido por voluntad y no impuesto por la fuerza. Así lo espero.

 

 

“Cuando entras en el PP …. haya tanta gente …..a llevárselo crudo”


http://www.publico.es/deportes/chuso-garcia-bragado-juegos-olimpicos.html

“Cuando entras en el PP no te esperas que haya tanta gente que se haya dedicado a llevárselo crudo”

Jesús Ángel García Bragado, leyenda de la marcha española, batirá en los Juegos de Río un récord de participaciones. En esta entrevista, el también líder de la oposición, por el PP, en el ayuntamiento catalán de Sant Adrià de Besòs habla de deporte, política y corrupción

 

EDUARDO ORTEGA

 

@_eduardo_ortega

 

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JAIRO VARGAS

MADRID.- “Estos son muy extremistas”, dice Jesús Ángel García Bragado (Madrid, 1969) ante un grupúsculo de VOX repartiendo propaganda electoral en la entrada principal del parque del Retiro a una semana de las elecciones. Hace muchos años, la leyenda española de la marcha entrenaba habitualmente en el pulmón verde de la capital, pero, ahora, el hombre que batirá un récord en los Juegos Olímpicos de Río se pasea por sus caminos y ni le reconocen. Hace media vida que se mudó a Catalunya. Aparte de vecino ilustre desde 2011, en Sant Adrià de Besòs, es el líder de la oposición, por el PP, en el ayuntamiento. Esta entrevista, en la que habla de deporte, política y corrupción, se realizó unos días antes de las informaciones ofrecidas en exclusiva por Público sobre las grabaciones al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz……………………………………………………)

 

EL PP “a muerte”


El PP “a muerte”

Se resiste el PP a perder el Poder de poderes.

Con toda probidad y derecho democrático, plantó hoy, su quiosco en la Plaza de Romano Villalba (Puente)

El otro día la Esperanza Aguirre en Arenas de S. Pedro. Que corta la debió venir la plaza para postular sus lesas y quebrantadas ideologías, sus credos (con adjuntos suyos en la cárcel.) Ella, que llenaba plazas y ciudades de provincias la mandan ya de pregonera a villas como Arenas de S. Pedro

Pues como digo hoy pusieron su tenderete en Pedro Bernardo. Repartieron globos y otros objetos de propaganda.

Si lo tenían difícil (el 20D) lo tienen más el 26 J; porque todos los días les salen agujeros negros .

Más negro es la pérdida de poder que deja a las gentes como “despojos humanos”.

Bien palmario y claro, nos dejo la política cucharera a la que se creyó la emperatriz de Pedro Bernardo, Petra Ruiz. Y es que, cuanto más alto proyectan subir logrado el cargo, más fuerte es el desplome.

El otro el “porras”, ni nada era antes del parto, ni en el parto ni después de él. Que como un obtuso se dejo quitar la Placa de la Iglesia, y con ella la alcaldía en una incapacidad inédita.

Aguirre en Arenas

Aguirre en Arenas

el quiosco de plaza en plaza

                       el quiosco de plaza en plaza

Cuatro motivos para votar a Unidos Podemos


Cuatro motivos para votar a Unidos Podemos

http://blogs.publico.es/el-imaginario-salvaje/2016/06/21/4-motivos-para-votar-a-unidos-podemos/

 

  1. Votar a favor. Unidos Podemos es el comienzo de un frente amplio que compatibiliza la pluralidad de quienes, desde la diferencia, abogan por un cambio esencial de rumbo. Corregidos, en principio, los tacticismos vacíos,  los tics autoritarios y los divismos, queda la honestidad de una propuesta política que convence e ilusiona. Unidos Podemos ya no sólo opera como alternativa política, lo hace como referencia vital de una sociedad maltratada. Unidos Podemos es terapéutico. Su programa es sólido e inteligente. En él se encuentran los patrones estratégicos y las medidas concretas a tomar para iniciar un ascenso colectivo a la dignidad robada. Pero es que, además, el proceso ha significado un salto de madurez indiscutible de aquellas fuerzas que empecinadas en sus siglas no lograban ser todo lo decisivas que era preciso para generar cambios de calado. Ahora sí se está desafiando  a la cultura política de mercado y la competitividad a ultranza. Es claro que la propuesta política tiene contradicciones no menores que deberán ser corregidas, como nos lo recuerda el Colectivo Utopía Contagiosa a propósito de la propuesta de paz y defensa de esta fuerza política, que es puro convencionalismo. Pero ello, lejos de ser un impedimento, debe situar a Unidos Podemos en una óptica de evolución que permita ir profundizando en transformaciones mayores.
  1. Votar en contra. Que nadie se lleve a engaños, no puede haber alternativa constructiva si no se produce en paralelo una confrontación destituyente. ¿Eso significa que todo lo que se ha hecho hasta el momento es malo? Evidentemente no. Sin embargo, los precios que se han pagado resultan inaceptables. La evolución de nuestra realidad en modo alguno justifica la existencia de toda una cultura de corrupción y aquiescencia de los partidos turnistas. Hay que derogar el modelo antipolítico basado en aquella receta del felipismo que perfeccionó Aznar y que nos ha traído a este momento de la historia, y que no es otro que el de la consagración de toda actividad pública a la creación de una esfera de enriquecimiento individual. ¿Recuerdan aquel óxido de la Dama de Hierro que decía que no existía la sociedad sino el individuo? ¿Y aquellas otras acuñaciones lamentables, como cultura del pelotazo o social-liberal?  La historia sería algo demasiado limitado si sólo sirviera para mirar hacia atrás. Para votar hay que pensar en las causas de nuestra situación y empatizar con quienes más brutalmente han sido excluidos y empobrecidos. Votar en contra de turnistas y recambios es votar a favor de los desahuciados, de las clases medias depauperadas, de los que se han quedado en la fría cuneta de los recortes sociales. El día 26, votar en contra del conglomerado conservador será votar en contra de quienes manejan a esas fuerzas desde el mecanismo de las puertas giratorias.
  1. Votar justicia y solidaridad. El binomio que ofrece Unidos Podemos pone de relieve la necesaria compatibilidad entre los métodos y los fines. La máxima del 68 que enfatizaba aquello de “la imaginación al poder” estaba equivocada. Por desgracia la imaginación llegó al poder, fue descafeinada y se convirtió en publicidad. Se trata de que el poder se ponga al servicio de la imaginación, es decir de los valores y los principios. En el caso de Unidos Podemos no se trata tan sólo de hacer cumbre, sino de generar políticas de redistribución de la riqueza, que generen una hegemonía cultural basada en la garantía de derechos fundamentales. Hay que refundar el estado de bienestar para que pueda evolucionar en la profundización de derechos, y para que la adquisición de esos derechos no pueda estar sujeta a retroceso alguno. Esta propuesta de Unidos Podemos no es una abstracción de laboratorio intelectual. Encuentra su toma de tierra en la necesidad perentoria de crear los rudimentos para un nuevo modelo económico y productivo, basado en unas relaciones laborales justas, desandando los caminos de la precariedad y del exilio económico de nuestros jóvenes, y también apostando por el desarrollo de líneas de productividad económicamente viables y medioambientalmente sostenibles. Hay que subrayar que las mafias son consustanciales a monocultivos como el del ladrillo y las infraestructuras.
  1. Votar valentía. PP, PSOE y Ciudadanos están agitando las aguas de la visceralidad más básica, con el fin de producir el miedo a la desintegración española y ofrecerse, al mismo tiempo, como salvadores de una patria que no han dudado en humillar y maltratar. Las políticas implementadas desde el Estado central no han parado de fabricar, como es bien sabido, independentistas. Todo ello a partir de una prepotencia absoluta, que ha generado, como señaló repetidamente Pablo Iglesias, un auténtico choque de trenes. Pues bien, no parece muy inteligente seguir obcecados en un modelo de Estado donde hay territorios que no se sienten cómodos, que se sienten ultrajados y utilizados como objeto de miedo para forzar cohesiones de lustre electoralista. Por ello, la propuesta de Unidos Podemos me parece valiente, porque se opone a las tripas de un españolismo que ignora los derechos sociales y que sirve de coartada y distracción para políticas profundamente antisociales y modos corruptos de ejercer el poder. Sólo podremos superar los escollos históricos a partir de una valentía democrática que nuestros ancestros políticos inmediatos no tuvieron. Resulta especialmente insultante la verborrea de Susana Díaz, que rebusca votos en el basurero pseudo patriótico, admitiendo implícitamente un concepto de Andalucía sumamente dañino, casi como de tierra y cultura arrodillada ante su imposibilidad. La realidad es radicalmente diferente: Andalucía, orgullosa, tiene riqueza suficiente como para soslayar de una vez por todas las trampas de dependencias que la hicieron cautiva. Solo una cultura clientelar de postración por dependencia podría explicar la resistencia al cambio.

 

A %d blogueros les gusta esto: