Ya, en el Pueblo


 

De vuelta a casa

Es verdad que solo apreciamos las cosas cuando las perdemos.

Bien que nos quejamos de la soledad y retiro en que tenemos situado Pedro Bernardo. Pero, cuando regresas a él, como ha sido mi caso (ingresado 48 horas en el mastodóntico  Doce de Octubre), pareces que vienes a la gloria. Y eso que el trato que he observado en toda la caterva de Enfermería exceptuando <a uno> ha sido exquisito. Conmigo y con toda la vecindad hospitalaria

Pues bien, agradeceros a todos, el interés que me habéis dedicado y por hoy  que valga

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: