Vean ustedes a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez


  • los nuevos (también) con socavones peligrosos; para  un posible accidente incalculables

    Estación de Autobuses. Los nuevos (también) con socavones peligrosos; para un posible accidente de consecuencias incalculables

    RAÚL DEL POZO

  • Increíble este par de impersonales. Como Pedro le llama a Mariano indecente,  y como Mariano le niega a Pedro  la mano para no juntarlas <mío>

14/07/2016 03:04

Los políticos no tienen palabra y aunque ese hábito provoque ira entre los que les votan, y vuelven a votar, no hacen sino cumplir con su deber. Para ellos la camelancia es una forma de talento. Desde Maquiavelo sabemos que los gobernantes que han incumplido sus juramentos y han desayunado con batracios son los que han hecho grandes cosas.

Vean ustedes a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez dándose la mano como tratantes, delante de la bandera de España, unos meses después de que el segundo acusara al primero de indecente. En el juego y en la feria, darse el cazo es una firma. El apretón de manos es la forma de dar valor a los contratos. Pero entre políticos parece un simple ritual de cortesía con los medios. Ayer se saludaron, posaron, como si se fueran a casar, sonrieron en plan Isabel Pantoja y luego estuvieron hablando 1 hora y 20 minutos de nuestro presente y nuestro destino. En la rueda de prensa posterior, Pedro Sánchez afirmó su negativa: el PSOE no es aliado potencial del PP y espera de Rajoy propuestas, no chantajes. Endulzó el ‘no es no’ con ‘a día de hoy’ -mala traducción del francés, en vez de hoy por hoy o en este momento-, y se reafirmó en su negativa a la investidura con la promesa de que impedirán que haya terceras elecciones, lo cual sigue siendo una contradicción, una tesis absurda.

¿Que esté ocurriendo aquí? ¿Esto es impericia o crisis de Estado? Alberto Garzón da por supuesto que el PSOE asume que el PP va a gobernar, pero diagnostica que la incapacidad de los partidos para formar un Gobierno es una manifestación de la crisis del régimen. Se profetizó que algún día el Estado podría ser dirigido por una cocinera, que es la versión comunista de Dios está en los pucheros de Santa Teresa. ¿Cuatro políticos profesionales valen menos que las dos sardinas del Arcipreste? ¿Aquellos cocineros con cebollas y zanahorias que daban gato por liebre y gallos sin plumas son más listos que los políticos que nos gobiernan? No se puede hacer una buena política con una mala cocina, y todo indica que en España no hay políticos con estrellas Michelin, como hay cocineros españoles que triunfan en el mundo.

Vivimos una situación kafkiana-borgiana, inexplicable, angustiosa; estamos metidos en un laberinto: ‘un tigre cruza la página, un cuchillo brilla’. A pesar de sus mentiras que ellos llaman giros estratégicos no logran el consenso mínimo. Unos han incumplido las promesas sobre la bajada de impuestos o la lucha contra la corrupción o la separación de poderes; otros han olvidado la propuesta de apoyar la lista más votada y hasta la de no votar un Gobierno con Rajoy en la Presidencia. Los electores han vuelto a votarles como sopitas y a pesar de la confianza renovada, hasta el momento, los cuatro se muestran incapaces de sacar a España del bloqueo político.

Podrían llevarnos a unas terceras elecciones, lo cual sería un disparate del que nos arrepentiríamos siempre, como ha comentado Mariano Rajoy.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: