De la Gran Coalición a la Abstención Modesta


 

De la Gran Coalición a la Abstención Modesta

Publicado el 14 julio, 2016 por Juan Carlos Monedero

Venimos de un fracaso democrático. Las elecciones son procesos de autorización política para formar gobiernos. Si el resultado no se zanja con un inquilino en la Moncloa, es una salida en falso. Si se castigan en el mundo del deporte, en la política también. Toda la ciudadanía saca sus conclusiones. La repetición de elecciones permite pensarse un poquito más las cosas. No pensarlas mejor, sino pensarlas más. Y no todo el voto del 20-D era firme. Una de las características del fin del bipartidismo es la volatilidad del voto. Hasta que la gente organice su rabia y sus humores. Si se quiere fidelizar el voto, todos los partidos, especialmente los nuevos, tendrán que aclarar su pensamiento. Mientras tanto se trata de aguzar el oído para saber qué ha dicho la gente. ¿Hay alguien ahí?

Pongamos que el votante del PP le ha dicho a su partido: me da igual que robes, que mientas, que me humilles y que te rías de mí: te voy a votar igual. Prefiero lo malo conocido a lo bueno por conocer. Tengo miedo y mi miedo es legítimo. Que las cosas sigan deteriorándose así poco a poco que mañana ya veremos. Rajoy lo ha entendido bien y por eso ha logrado, desplegando únicamente el Marca, acallar las críticas internas con su parsimonia decimonónica  y ponerse en posición de espera que para la del loto ya no tiene edad.

El votante del PSOE es plural. Una parte le ha votado quizá por última vez con la nostalgia de algo que se marcha. Como apagando la luz. Otros siguen fieles a ese primer voto. Pero da igual, porque Sánchez ya no puede escuchar a los votantes porque hay un inhibidor de frecuencia socialista en el Consejo Federal que grita al efímero Secretario General: ¡deja que prospere alguna forma de Gran Coalición o de Gran Abstención y carga tú con las culpas por el mal resultado! Y, de paso, por haber sido desobediente. Algo mal visto en los partidos especialmente cuando te han puesto arriba contando con tu lealtad. Sánchez se defiende como gato panza arriba porque sabe que así no solamente está muerto sino que van a envolver su cadáver en una piel de cerdo de Las Dehesas para que su alma vague por la eternidad sin el favor de dios y con el escarnio de las ánimas.

El votante de Ciudadanos anda despistado. Aunque ya venía así de fábrica. Votó a Rivera porque le daba vergüenza votar al PP pero los naranjas terminaron pactando con el PSOE. No ha sido capaz de representar la regeneración porque creció como aluvión sin ningún tipo de filtro y ha terminado pactando con el PP y el PSOE más corrruptos (Andalucía y Madrid. En Valencia, al parecer, no les dio tiempo). Rivera se ha desinflado y su maniobrar nervioso no deja de expresar su pérdida de fuelle.

Iglesias, recordando que la materia prima de Podemos solo puede ser la verdad, ha hablado con claridad. Dirigiéndose a Sánchez le ha dicho: o Rajoy o Podemos o terceras elecciones. Que es una manera de decir: o Rajoy o Rajoy o Rajoy, porque el pacto con el PSOE requiere demasiadas micro negociaciones que lo hace casi imposible, porque el Consejo Federal del PSOE de 28 de diciembre prohibió acuerdos con los morados y los nacionalistas, y porque el PSOE de Susana Díaz, Felipe González, Guerra y Cebrián no van a permitir terceras elecciones.

Ha habido una Gran Coalición de facto de PP, PSOE y Ciudadanos en tres grandes ámbitos: los ataques a Unidos Podemos, compartiendo las mentiras acerca de la inexistente financiación ilegal o falseando el programa electoral intentando convertirlo en un proyecto bolivariano encubierto; el apoyo a las políticas europeas que buscan revertir el contrato social recogido en la Constitución de 1978, con la consecuente rebaja de los derechos laborales, incluido el salario social vinculado al mundo del trabajo –educación, sanidad, desempleo, pensiones, formación-; y la defensa de las instituciones que impiden que España entre con pautas de modernidad en el siglo XXI –la monarquía, el centralismo territorial, la desconfianza ante la participación popular-. Esto marca por dónde debe ir el siguiente gobierno.Porque Rajoy será Presidente y el PSOE terminará absteniéndose.

Unidos Podemos tendrá entonces tiempo para alejarse de la sombra de lo viejo que se ha cernido sobre ellos en estos meses de parlamentarismo cortesano. Y, no menos importante, podrá el músculo que necesita, en la calle y en las instituciones, para que dos millones más de españoles les vean como una alternativa de gobierno en un mundo en franca decadencia.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: