Otro coronel corrupto protegido por la infame justicia militar


Un paso al frente

 

Cestas navideñas, cenas, cuadros, trajes…

Otro coronel corrupto protegido por la infame justicia militar

 

La historia no tiene desperdicio: Teniente coronel condenado a año y medio por compra de vinos, comidas, cestas navideñas, trajes, cuadros, … En principio, cualquiera que lea esta noticia pensará que los órganos de control han descubierto al corrupto y la justicia se ha encargado de hacer su trabajo. Incluso que los mandos y compañeros del mismo le han denunciado y que el sistema funciona. Nada más lejos de la realidad.

Primera pirueta jurídica: Nadie sabía nada

Entre los años 2003 y 2009, el teniente coronel estuvo gastando el dinero público en comidas, cenas, trajes, cuadros, perfumes, cestas navideñas… y nadie se dio cuenta. Hay facturas que oscilan entre los 1.200 a los 1.620 euros en función del restaurante elegido (las cenas de navidad suman 7.925 euros), pero otras sobrepasan los cinco mil euros, como una cena de la Patrona del Ejército del Aire en la que se invitaron a 101 personas y acudieron 17 comensales de más que tampoco pagaron (el gasto total fueron 6.490 euros, 55 euros por cada invitado). En otras ocasiones, se compraban lotes navideños en El Corte Inglés (5.972 euros).

Sin embargo, según la propia resolución del Tribunal Central Militar todo aconteció sin que ninguno de los coroneles jefes que mandaron sobre el condenado ni el resto de militares tuviera conocimiento alguno. Resulta poco verosímil que esas cantidades (y muchas otras) fueran descontadas de la contabilidad con conceptos como reuniones, conferencias, cursos o trabajos a otras empresas sin que el coronel al mando de la unidad tuviera constancia. Sobre todo, porque ello habría supuesto inventar reuniones, conferencias, cursos o trabajos a empresas, dado que estas no se pueden producir sin que exista un mensaje oficial (firmado por el coronel jefe), una información al jefe de la unidad o similar. No solo eso, sino que no existen tantas reuniones, cursos, conferencias o similares como para que un jefe de unidad no pudiera percatarse de la invención de uno de estos eventos o el aumento de los gastos. Mucho menos que dichos eventos se hubieran estado inventando durante años y que en ni una sola ocasión ningún mando se diera cuenta.

Lo cierto es que bastaría una somera inspección de la contabilidad para que dicho jefe viera un curso, una conferencia o una reunión que no se ha impartido y preguntara por ello. De haber sucedido como cuentan algún mando habría preguntado, entre otras cosas, porque los altos mandos militares son extremadamente celosos de participar en esos eventos. Por ejemplo, inaugurando o clausurando cursos, siendo la autoridad máxima de una conferencia o teniendo una entrevista de cortesía con una empresa privada o pública con la que se contrata. Por desgracia, al final, cuando casos de esta naturaleza salen a la luz pública o terminan en los juzgados, todos los involucrados parecen revestidos de un manto de imbecilidad muy cuestionable.

El Tribunal Central Militar, con su desfachatez habitual a la hora de proteger a los altos mandos, pretende que creamos que este delincuente estuvo cometiendo sus fechorías de forma individual sin que nadie, absolutamente nadie, se percatase de ello ni le apoyase ni se aprovechase. Todo fue producto de una ineptitud masiva y sincronizada de los altos mandos, compañeros y subordinados del delincuente y de todos aquellos que participaban en órganos de control o se encontraban destinados en esa unidad. Y, por si fuera poco, todo ello se sostuvo durante seis años…

Segunda pirueta jurídica: Condena inferior a los tres años

La resolución es infame, como corresponde al Tribunal Central Militar, no solo por su ejercicio de malabarismo para intentar que el único inculpado sea el teniente coronel de la SAE (Sección de Asuntos Económicos), sino por la pena impuesta. Aunque el tipo delictivo prevé penas de entre seis y diez años para el delincuente, por una de esas casualidades, la sentencia final es de solo un año y medio de cárcel. La casualidad esta vez no puede ser más ridícula: el procedimiento militar se alargó en exceso.

La realidad es muy distinta, pues es una constante que los tribunales militares eviten condenar a los altos mandos militares a más de tres años de prisión, dado que esto les haría perder la condición militar. La consecuencia de esta conducta jurídica significa un gran perjuicio para la sociedad y un enorme beneficio para los delincuentes, ya que el teniente coronel cumplirá unos meses en la cárcel y se reincorporará de nuevo, lo que le permitirá seguir con sus trapacerías.

¡Bendito divorcio!

Seis años de felonías y ningún órgano se enteró de absolutamente nada. Es más, el mejor testigo encontrado en el caso no fue uno de los muchos militares que fueron testigos de lo que sucedía (lógico porque al parecer ninguno se percató de nada), sino la exmujer del oficial. Muy probablemente habrá que agradecer al divorcio entre ambos el poder tener conocimiento de lo sucedido, aunque resulta poco halagüeño pensar que el funcionamiento de la justicia militar y sus órganos de control dependen de vicisitudes de estas características.

Feo asunto

Queda claro que el asunto huele muy mal. Por un lado, el inculpado exculpa a todos y, por otro, la sentencia se demora lo suficiente como para que ello suponga la reducción de la sanción. Si alguien lo viera desde fuera parecería que se tratase de un acuerdo: Has tenido la mala suerte de que tu exmujer haya destapado el cubo de la basura, asúmelo, no involucres a nadie más y en unos meses te reincorporas. Como el famoso sé fuerte, hacemos lo que podemos.

De nuevo un alto mando condenado es ascendido

Si en la cabecera de la noticia se habla de coronel y en el texto de teniente coronel no se debe a un error, sino a que el ahora delincuente fue ascendido a coronel durante el proceso. Como en el caso de los acosadores sexuales, fascistoides y malversadores, nada ni nadie parece capaz de impedir que un alto mando ascienda.

¿Hasta cuándo la justicia militar?

Estas bochornosas sentencias de los tribunales territoriales militares, el Tribunal Central o la Sala V del Tribunal Supremo deberían hacer recapacitar a la sociedad y a los políticos sobre la necesidad de poner fin al anacronismo de la justicia militar.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: