Drama rural en mil enigmas y un asesinato


http://ctxt.es/es/20160921/Culturas/8556/donde-estan-los-huesos-de-Lorca-Federico-Garcia-Lorca-asesinato-fosa-memoria-historica.htm

Drama rural en mil enigmas y un asesinato

¿Dónde le mataron y enterraron? ¿Partió de parientes suyos, ofendidos, su persecución? ¿Por qué su supuesto empeño en agraviarles con ‘La casa de Bernarda Alba’

21 de Septiembre de 2016

Hay muertos que no terminan de morirse nunca; que siguen jugando al escondite, con los vivos y con los muertos. Hay otros muertos, también (quizá fantasmas de papel y tinta), que no quieren que se encuentre a esos muertos; y también hay vivos que buscan, y otros vivos que prefieren que los muertos se queden donde están –donde quiera que sigan, jugando al escondite.

Hay, por supuesto, también, mil leyendas en torno a esos muertos y esos vivos. “Yo conozco a gente con una imaginación tremenda. Que te encajan las piezas a martillazos, pero que te hacen el puzle. Y dices: es que es creíble esto que cuenta, ¡incluso muy creíble!; ¿por qué no va a ser verdad? Pero no es verdad, ni más ni menos. Esto es todo un mundo, una madeja dificilísima”.

Miguel Caballero –cincuenta y tantos, alto, robusto, de cabeza despejada y ojos inquietos bajo las gafas– habla a la sombra benigna de los pinos que protegen del sol de julio y fija la vista más allá; ora en el olivo tras la puerta enrejada, a nuestra derecha, ora en una ardilla que se mueve silenciosa en el bosquecillo contiguo. “No he seguido testimonios orales salvo que se respaldaran documentalmente: de mil, hay uno que pueda verificarse como tal. Y hay mucha gente que habla con buena intención, ¡pero los fallos de memoria! Si toda la gente que dice que lo vio muerto lo hubiera visto realmente, reunimos al Camp Nou”.

Ese muerto que tanta gente ha dicho haber visto morir en los últimos ochenta años, pero que no ha comparecido desde entonces, se llama Federico García Lorca: el muerto más célebre de nuestra guerra civil. [¿De cuál guerra civil?, cabría preguntarse: de la única; la del año 36, o la que empezó hace siglos.] Es por ello, probablemente, el personaje que más leyendas ha podido generar en la historia de la España contemporánea, la oficial y la oficiosa. Porque la historia se escribe, antes de llegar a la letra impresa, con los susurros de quienes estuvieron, o dijeron estar: tan sinuosos y tornadizos como los caminos de este paraje de la vega granadina en que el poeta español más famoso de todos los tiempos cayó asesinado, una madrugada de agosto, víctima de la guerra civil; o más bien de esa madeja “dificilísima” y oscura de fatalidades y pulsiones primarias, de azares ocultos y conjuraciones muy viejas, que suele anudarse hasta detonar sin remedio en una guerra civil.

Nos encontramos en la puerta lateral del Parque Federico García Lorca, en Alfacar, al final de la carretera que une este municipio con el de Víznar, a muy escasos kilómetros; la carretera que serpentea bordeando, en la parte inferior, el ámbito umbrío de la Fuente de las Lágrimas –así llamada por su nombre originario en árabe, Aynadamar–, y en la parte más alta, que queda a la izquierda según se baja a Víznar, el Peñón del Colorado: la última carretera, los últimos caminos y el último paisaje que verían los ojos de Lorca.

Inaugurado en 1986, coincidiendo con el 50 aniversario del crimen, este parque se levantó para conmemorar el lugar donde las investigaciones de Ian Gibson, respaldadas por el testimonio de Manolo el comunista, señalaban como más probable emplazamiento de la fosa del poeta y tres hombres más –que en realidad serían cinco, como veremos luego–. En 2009 se realizaron finalmente las excavaciones, a cargo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica  y con las reticencias –inmutables desde siempre– de los herederos del escritor. No se encontró nada.

El olivo tras la puerta enrejada que vemos desde aquí es el que durante 70 años simbolizó el calvario del mito andaluz: un monolito lo recuerda como homenaje, incluyendo al tiempo “a todas las víctimas de la guerra civil” española………………………………)

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: