Don Miguel nos enseñó de dónde procede el valor


http://elpais.com/elpais/2016/10/15/opinion/1476561985_504714.html

Don Miguel nos enseñó de dónde procede el valor

En su enfrentamiento con Millán Astray, defendió el que procede de la inteligencia frente al que nace de la histeria exterminadora

“No son los fanáticos, los energúmenos, los dogmáticos, los que con más ardor y constancia pelean”. Miguel de Unamuno, acusado él mismo de cierto energumenismo intelectual, tuvo que demostrar el 12 de octubre de 1936, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca y ante un auditorio guardado por legionarios y escuadrones falangistas, cuánta validez tenía ésta su propia reflexión. Su enfrentamiento a voces destempladas con el general Millán Astray, fundador de la Legión, ha pasado al acervo común de la resistencia intelectual frente a la necia sumisión rebañega del patriotismo vocinglero y alucinatorio.

He aquí un resumen del enfrentamiento: el anciano don Miguel, harto de discursos empapados en venganza vesánica proferidos en la ceremonia contra la antiespaña de marxistas, vascos y catalanes (concretamente por el profesor Francisco Maldonado, pero también del servil Pemán), y con una carta de la esposa del pastor protestante Atilano Coco —detenido sin razón por los escuadrones de la muerte de los rebeldes y fusilado el 8 de diciembre—, se levantó trémulo de ira para responder a tanta vileza, e inició sus palabras con el emocionante “A veces quedarse callado es mentir”; al poco, fue interrumpido a gritos (como solía) por Millán Astray (“¡Viva la muerte!”, “¡Mueran los intelectuales!”); cruzó voces atropelladas y destempladas con el general mutilado, entre otras una lúcida advertencia (“Me duele pensar que el general Millán Astray deba dictar las normas de psicología de las masas”); y, avasallado por el alboroto de falangistas y legionarios, concluyó con el conocido “vencer no es convencer y no puede convencer el odio que no deja lugar a la compasión”.

Aquel 12 de octubre se enfrentaron en Salamanca dos formas de valor: el histérico y vociferante, fundado en la “muerte”, y en los “cojones”, que no solo destruyó el país en una guerra colonial para exterminar a “marxistas”, “rojos” y “masones” sino que condenó al Ejército español a vivir en una visión estratégica neolítica hasta la Transición; y el valor de un intelectual cansado, agobiado por la culpa de apoyar a los golpistas, afectado por no poder remediar la tragedia de Coco y aterrado por la oleada de exterminio que se aproximaba desde la maquinaria patriótica africanista. El gesto de Unamuno es emocionante por su hombría de bien y porque procede de la región por él más querida, la del pensamiento.

la intelectualidad "y la fuerza de las armas"

                                          la intelectualidad “y la fuerza de las armas”

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: