La moción de censura puede salirle bien a Podemos


http://www.eldiario.es/zonacritica/mocion-censura-puede-saFlirle-Podemos_6_638046233.html

  • Ya dije, que adelante con la M. de Censura. Aun sabiendo que se va a perder. Como decía ANOCHE UN TERTULIANO, Rajoy “saldrá hecho un ozorro” con la que está cayendo . Así mismo le paso a Felipe con Suarez.

La moción de censura puede salirle bien a Podemos

Quien desde fuera secunde, de una u otra manera, la lucha por la supervivencia del presidente del Gobierno puede ver muy seriamente deteriorado su futuro. La cosa vale para el PSOE y, cómo no, para Ciudadanos

¿Qué tiene la moción de censura de Podemos para poner de los nervios a todos los demás partidos y sobre todo al PSOE? Las descalificaciones que ha provocado no dan pistas al respecto. Acusan a Podemos de frívolo, de romper las reglas del juego, de que la moción va a fortalecer a Rajoy. O sea más o menos lo mismo que dicen cada vez que el partido que lidera Pablo Iglesias hace el mínimo movimiento. Tampoco es sorprendente. Porque Podemos juega en otro campo. Esa su principal bandera, su misma razón de existir. Y eso no gusta a los demás, les incomoda mucho. De ahí la animadversión. La misma de siempre. Pero esta vez el asunto que la motiva tiene calado. Y es que la moción podría ser el inicio de una nueva fase en la política española. Aunque también podría terminar en mera anécdota.

Es evidente que los últimos acontecimientos en torno a la corrupción del PP han generado una situación extraordinaria. Que la normalidad política se ha roto estrepitosamente. Porque más allá de las revelaciones sobre la mafia de la Comunidad de Madrid, ha salido a la luz un formidable y articulado intento de manipulación de la justicia por parte del Gobierno que no ha hecho sino confirmar y agrandar las dudas que persistían sobre su comportamiento en anteriores episodios de corrupción. Estamos ante un escándalo público cuya intensidad e impacto popular seguramente superan los de episodios precedentes. Y por si eso fuera poco el presidente del Gobierno está llamado a testificar en un proceso que acusa gravemente al partido que él lidera.

Un momento tan excepcional como este, que algunos creen que no ha hecho sino empezar, no puede afrontarse con iniciativas de medio pelo. Por ejemplo, con comisiones de investigación que la experiencia demuestra que no valen para nada. O con encendidos discursos de denuncia en los medios. Hace falta una respuesta que esté a la altura del desafío a la democracia que está haciendo el PP. La moción de censura lo es. Cosa bien distinta es que pueda producir efectos importantes o bien quedarse en nada o en muy poco. Fuerzas muy poderosas y de distinto signo van a hacer todo lo que puedan para que esto último ocurra.

Pero lo cierto es que esas fuerzas, el PP, el PSOE y, a su manera, también Ciudadanos, están en una situación de debilidad bastante notable. Empezando por el primero, los escándalos de los últimos días han dejado a Rajoy y los suyos colgados de la brocha. No pueden decir una sola palabra más sobre corrupción porque ya nadie les cree. Lo único que pueden hacer es tratar de gestionar lo mejor que puedan las secuelas de lo que ya se sabe, evitar que se sepa más y administrar las dimisiones que inevitablemente van a producirse. La primera la del secretario de Estado de Interior, más adelante la del fiscal general del Estado y también la del ministro de Justicia. El problema es que esos personajes son también los encargados de frenar la hemorragia, de manipular la Justicia y la policía y la Guardia Civil para que no haya nuevos disgustos. La ecuación no tiene fácil solución.

El Gobierno está cercado. Pero puede intentar romper ese cerco. Un acuerdo con el PNV para sacar adelante el presupuesto puede ayudarle en esa dirección. Pero bastante menos que lo habría hecho tan sólo hace un mes. Porque ese acuerdo va a aparecer, sobre todo, como una concesión a los nacionalistas vascos que el PP nunca habría hecho si no estuviera en una situación de emergencia como en la que ahora se encuentra. Y eso no va a gustar la gente, incluso a muchos votantes del PP.

El hipotético éxito de la aprobación del presupuesto puede quedar muy empañado por esas contrapartidas. El plan de Rajoy es aguantar un año sin que el techo se le venga encima antes de entrar en la campaña por las municipales y autonómicas. No está dicho que no vaya a lograrlo. Pero tampoco que no vaya a fracasar.

El escándalo de estos días tampoco le ha venido muy bien al PSOE. Porque Rajoy es presidente del Gobierno gracias a la abstención de los socialistas y cuando hoy se repite que todo el mundo del poder sabía de las barbaridades de Ignacio González es obvio que esos rumores o certezas también habían llegado a los oídos de los dirigentes del PSOE. No podía ser de otra manera. Y sin embargo dieron su visto bueno al que objetivamente es el responsable político de ese desaguisado.

¿Cuál de las facciones que compiten por el poder en el PSOE es más responsable de esa situación? Obviamente la que propició la abstención. ¿Puede eso reducir las posibilidades de Susana Díaz? Habrá que verlo. En todo caso tratar de capear el temporal denunciando, todos los candidatos juntos, la osadía de Podemos con su moción de censura no parece la manera más eficaz de salir del entuerto. Porque en estos momentos el sentimiento predominante entre buena parte de los simpatizantes del PSOE es el rechazo al PP y sus prácticas corruptas y cualquier maniobra para distraerlo corre el riesgo de volverse en contra de quien la propicie.

La partida está ya muy clara. De un lado está el PP y su intento de mantenerse en el poder como sea. El principal argumento que sostiene su empeño es que en el horizonte no se atisba alternativa de gobierno alguna. Y menos con un PSOE que está como está y que seguramente va a estar peor. No cabe excluir que dentro de un tiempo, que puede ser breve, la novedad se produzca en el interior del PP y que Rajoy y los suyos se vean obligados a dejar el mando. Entre tanto,  quien desde fuera secunde, de una u otra manera, la lucha por la supervivencia del presidente del Gobierno puede ver muy seriamente deteriorado su futuro. La cosa vale para el PSOE y, cómo no, para Ciudadanos.

Nada de lo dicho hasta ahora afecta a Podemos. Habrá hecho muy mal algunas cosas. Pero su colocación en el marco político, y también su discurso, le siguen confiriendo una autonomía que es oro molido en las presentes circunstancias. Eso irrita mucho a los demás, particularmente al PSOE. Podemos no debe nada a nadie, sólo tiene que pensar en sí mismo y buscar la manera de que sus iniciativas le refuercen política y electoralmente. La moción de censura le puede ser rentable. Porque inevitablemente tiene eco popular, es algo que cuadra con la exigencia de respuestas que deben estar formulando, aunque sea sólo en privado, aquellos ciudadanos que están indignados y que deben ser muchos más que hace sólo un par de meses.

¿Puede salirle el tiro por la culata? Sí. Si hace las cosas mal. Si se pone nervioso y no sabe cómo hacer frente al vendaval que se le viene encima por haber roto la baraja. Si se equivoca en la elección del candidato a sustituir a Rajoy y más si éste hace el ridículo como Hernández Mancha en 1987. Si el programa que presente no dice nada nuevo y es sólo una repetición de eslóganes electorales. En definitiva, si no demuestra que Podemos es algo más que buena voluntad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: