No hacer nada


http://www.eldiario.es/zonacritica/hacer_6_647145303.html

No hacer nada

Rajoy no saca tiempo para felicitar al recién elegido líder del PSOE, ni para declarar ante la justicia; cambia la victoria del Madrid por su responsabilidad de mostrarse siempre como el jefe del Gobierno de todos

Rajoy predica la “unidad” y “dar ejemplo”, al mismo tiempo que no felicita inmediatamente al recién elegido líder del PSOE, que sí lo hace con el Real Madrid, que tampoco tiene un hueco para ir a declarar ante la justicia, ni dar la cara en una moción de censura en la que podría explicar detenidamente en el Parlamento por qué considera que sigue legitimado, a pesar de la sucesión de escándalos de corrupción que le rodean.

El presidente del Gobierno no saca tiempo para estos temas, pero, de repente, de nuevo se muestra “muy preocupado por Cataluña”, sin hacer gran cosa, igual que hace unos días manifestaba su “gran preocupación” por el “país hermano Venezuela”. Es una cuestión de prioridades, de a qué dedica el tiempo libre y, sobre todo, de dónde quiere que ponga su mirada la opinión pública. “A veces lo más urgente es no hacer nada”, reza el teorema del marianismo, o “hay que mirar hacia otro lado cuando hay que hacerlo”, como les decía recientemente a unos jóvenes.

Claro que, entonces, cuesta aceptar esas advertencias sobre una izquierda radical y rencorosa, si el presidente no levanta ipso facto el teléfono y deja pasar los días hasta felicitar al que una parte de los españoles han elegido como secretario general de otro partido. Difícilmente es creíble el discurso de la fraternidad y de remar todos juntos, si Rajoy cambia la victoria del Madrid por su responsabilidad de mostrarse siempre como el jefe del Gobierno de todos.

Solo el escozor por la victoria de Sánchez y que le hagan dar explicaciones ante el juez o en una moción de censura por los innumerables casos de corrupción explica esta actitud del presidente. Ojo, no es infantilismo. Rajoy marca sus tiempos y repite estrategia. Sigue fiando buena parte de su permanencia en el poder a la división de la considerada izquierda. Pretende esperar, esconderse y observar a hurtadillas si el PSOE sigue a mamporros o si la moción de Unidos Podemos acaba en una pelea de gallos entre unos y otros.

La estrategia voyeur del presidente también llega a los tribunales. Mientras se alargan los plazos de la justicia, Rajoy espera ver por videoconferencia a quienes le interroguen por el saqueo de dinero público en su partido. Sería avanzado el verano y por plasma, “para ahorrarnos recursos públicos y por seguridad”. Como si lo inseguro no fuera que los que han robado esos recursos sigan en libertad.

Y es que los escándalos de corrupción parece que se capean ganando tiempo. Que después de unos días de tormenta, llegue la calma. En otro país, con semejante saga de corruptos, un sistema judicial en entredicho y un presidente que no da la cara, se habría liado parda. Aquí, Rajoy le tiene muy bien tomada la medida a la opinión pública y presume de que “a veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión y esa también es una decisión”.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: