El conflicto de los lazos amarillos


Albert Rivera retira lazos amarillos en la localidad barcelonesa de Aella.

El conflicto de los lazos amarillos se ha convertido en un descomunal embrollo, en el que cada vez cuesta más desentrañar la maraña del conflicto. Sobre todo a partir de su vergonzosa capitalización partidaria por algunas fuerzas políticas.

A la gravedad de la crispación social se suma el deterioro de la cultura y valores democráticos del debate. En el marco de la defensa cerrada de las posiciones respectivas –cada vez con menos diálogo y ninguna voluntad de escucharse entre sí– se han instalado en el imaginario social afirmaciones y reflexiones de baja o nula calidad democrática.

Este efecto colateral del conflicto no es nuevo, baste recordar el antidemocrático argumento de que la mayoría lo puede todo, tan repetido en las jornadas parlamentarias del 6 y 7 de setiembre pasados. O el abuso y deterioro del lenguaje con afirmaciones como golpe de Estado, dictadura, exilio o presos políticos.

Tan importante como rebajar la tensión –sobre todo no alimentarla– es recuperar urgentemente un mínimo acuerdo sobre aspectos básicos de la cultura democrática que van más allá del conflicto de los lazos amarillos. En condiciones de normalidad – las que no tenemos– no debería ser tan difícil encontrar estos puntos de reencuentro. Comenzando por asumir que estamos hablando de libertad de expresión, del respeto real a su ejercicio y de sus límites que, como todo derecho, los tiene.  

Las personas y entidades que han decidido usar los símbolos amarillos como expresión de solidaridad con los dirigentes independentistas injustamente encarcelados están ejerciendo su libertad de expresión y debe respetarse. Este reconocimiento no puede ser solo retórico y deber ir acompañado del respeto real a las múltiples expresiones de solidaridad.

¿Sin límites? Por supuesto que no. La libertad de expresión de quienes la ejercen tiene siempre como límites los derechos del resto de la ciudadanía que no comparte o sus objetivos o la forma de sus acciones.

No deben existir límites cuando el uso de los símbolos amarillos se produce en la esfera personal de quien reivindica o protesta, sea su indumentaria o el balcón de su casa.

No debería costar mucho asumir que este derecho a exhibir símbolos amarillos lo ostentan las personas, pero no las instituciones públicas que representan a toda la ciudadanía y no solo a una parte. Pero desgraciadamente son muchas las personas, algunas con responsabilidades institucionales importantes y otras con gran audiencia en medios de comunicación, que justifican este uso partidario de las instituciones. Más allá del débil argumento de que otros lo hacen por otras causas, lo más grave es que al defender la apropiación partidaria de las instituciones públicas se están consolidando dos ideas democráticamente perversas. La de que se trata de una reivindicación del pueblo –como si este fuera un todo uniforme– y que lo ha decidido la mayoría gobernante en la institución. Creo que ha llegado el momento de auto-imponernos la disciplina de escribir todas las mañanas mil veces aquello de “la mayoría no lo puede todo, sobre todo si con sus actos no respeta los derechos de las minorías”.  

En relación a la irrupción de los lazos amarillos en espacios públicos y compartidos la cosa es menos pacífica y como siempre cuando se trata de hablar de derechos fundamentales y sus límites, la cosa pasa por encontrar los equilibrios entre los derechos en conflicto, una operación siempre compleja. Somos muchos los que hemos utilizado el espacio público para movilizarnos, en ocasiones con reivindicaciones controvertidas y que pueden ser consideradas como ofensivas por otros sectores de la ciudadanía.

Negar el derecho a usar el espacio público para expresar la solidaridad con los independentistas encarcelados atenta contra su derecho a la libertad de expresión y va contra todos. Porque cuando un derecho se restringe exageradamente a una parte de la sociedad, quien acaba sufriendo esta limitación es toda la sociedad.

Por supuesto el derecho a usar el espacio público con los símbolos amarillos no es ilimitado y cuando el uso se convierte en ocupación, incluso en una apropiación en exclusiva del espacio público compartido, restringiendo o anulando el derecho del resto de la ciudadanía, no se puede justificar en nombre de la libertad de expresión. En algunas circunstancias se ha generado un sentimiento de asfixia ambiental o intimidación emocional en quienes no comparten estas reivindicaciones y se sienten aplastados por ellas, cuando salen a la calle de sus pueblos y ciudades. El caso más evidente es el de la apropiación de algunas playas por la plantada masiva de cruces amarillas. Y la prueba de ello, es que se ha dejado de utilizar.

Me parece imprescindible que el conjunto de la sociedad podamos compartir estos mínimos puntos de reencuentro. Por sí solos no sirven para desactivar el conflicto, pero todos deberíamos estar interesados en que el enconamiento del debate partidario no arrastre un mayor deterioro de la cultura democrática y de los valores cívicos compartidos.

Sin duda, lo que agrava la situación es que poner o arrancar símbolos amarillos del espacio público no es solo un conflicto entre diferentes formas de ejercer la libertad de expresión. Se trata del terreno en el que se libra la batalla por la capitalización partidaria del conflicto. En unos casos, la crispación alimentada por el PP y Ciudadanos de manera muy evidente. En otros, con formas más sutiles pero no por ello menos partidistas.

Los lazos amarillos no solo son expresión de solidaridad con las personas encarceladas. Es una de las estrategias utilizadas por el independentismo para intentar mantener la cohesión de un movimiento muy tocado por el fracaso de su estrategia de declaración unilateral de independencia. Pretenden evitar que la falta de un proyecto común se convierta en frustración. La solidaridad con las personas injustamente encarceladas es hoy lo único que mantiene unido al independentismo y le ofrece una oportunidad para ampliar su influencia social. Es también una manera de dar la batalla por la hegemonía social, con la que se quiere compensar la falta de suficiente mayoría representativa.

Pablo Llarena no acudirá a la citación de la Justicia


“LO que se ve se aprende”

Fuentes del entorno del magistrado instructor de la causa que se sigue en el Tribunal Supremo por el referendum ilegal del 1 de octubre confirman a la Cadena SER que Pablo Llarena no acudirá a la citación de la Justicia belga para que comparezca el próximo 4 de septiembre. Una citación que ya el juez decano de Madrid se negó a tramitar. Estas mismas fuentes señalan que será el despacho de abogados designado por el Gobierno el que defienda la integridad jurisdiccional española y al juez del alto tribunal de la demanda interpuesta por Carles Puigdemont y cuatro exconsellers que se encuentran huidos de la Justicia.

Siempre según estas fuentes, a diferencia de la acción penal, en una demanda civil la comparecencia ante el tribunal es una carga procesal y no un deber jurídico. Añaden que el procedimiento puede continuar con el demandado en situación de rebeldía y que será la parte demandante la que debe demostrar que sus acusaciones contenidas en la demanda son ciertas. Una demanda que el entorno del instructor considera “inviable”.

La demanda

La demanda que el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los exconsejeros del gobierno catalán huidos -Meritxell Serret, Antoni Comín, Clara Ponsatí y Lluís Puig- pide que se condene a Llarena a indemnizarles simbólicamente con un euro por los daños morales que sufrieron por su intervención en un coloquio en Oviedo este verano. La demanda pone en duda la imparcialidad del magistrado y acusa a España de cometer “vulneraciones sistemáticas de los derechos fundamentales” de la “minoría” independentista que ponen “a España al lado de Kazajistán entre los Estados delincuentes que se niegan a someterse a los principios que rigen los derechos fundamentales universales”.

LAS PALABRAS DE LLARENA

“Bueno, yo no voy a referirme a ningún asunto que no estébajo mi jurisdicción. Lo que sí que es cierto es que un delito político es aquellos comportamientos que normalmente no estarían sancionados por el ordenamiento jurídico-penal y que,sin embargo, por una consideración política esos comportamientos son perseguidos.

No es el caso que estamos llevando ahora en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidosen nuestro Código Penaly, con independencia de cuál haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos – si es que eso ha sido así – pues tienen que ser investigados”.

“La voluntad de la instrucción ha sido y sigue siendo llevar la indagación con absoluta celeridad, es una cuestión de la que está pendiente toda España, la población de Catalunya, y en ese sentido cuanto antes se esclarezca creo que va a ser mucho mejor para todos. En todo caso tiene que ser en un respeto absoluto de las pretensiones de las partes y los derechos de aquellas personas que están sometidas al proceso”.

 

B O E Guerra Civil y la Dictadura


  1. DISPOSICIONES GENERALES JEFATURA DEL ESTADO 11836 Real Decreto-ley 10/2018, de 24 de agosto, por el que se modifica la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura(………..)

 

  1. Artículo único. Modificación de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura. Se modifica la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, en los términos que se recogen a continuación. Uno. Se añade un apartado 3 al artículo 16, con la siguiente redacción: «3. En el Valle de los Caídos sólo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil española, como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas de la contienda.» Dos. Se añade una nueva disposición adicional sexta bis con la siguiente redacción: «Disposición adicional sexta bis. Procedimiento para el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 16.3 de esta Ley. 1. Corresponde al Gobierno garantizar el cumplimiento de lo establecido en el artículo 16.3 de esta Ley, asegurando en todo caso unas condiciones adecuadas de dignidad y respeto. A tal efecto, se declara de urgente y excepcional interés público, así como de utilidad pública e interés social, la inmediata exhumación y el traslado de los restos mortales distintos de los mencionados en dicho artículo. (………)

Izquierda Unida relaciona el intento de agresión a Garzón…….


  Izquierda Unida relaciona el intento de agresión a Garzón con el

“discurso incendiario” de Casado y Rivera

El coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, considera que los “fachas están crecidos” e intenta vincular el intento de agresión a Alberto Garzón con los discursos de los dirigentes políticos

Casado y Rivera, “reaccionarios”

El coordinador andaluz de IU ha reprochado a Casado y Rivera que estén inmersos en “una competición por ver quién se tira más al monte del reaccionarismo” y ha subrayado que en “fondo de la defensa del patrimonio del Franquismo y su negativa” a la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos “subyace algo más preocupante”.

“El manifiesto de 200 militares, algunos en activo y otros en la reserva, defendiendo a un genocida y a un criminal de guerra como es Franco es incendiaria y, bajo las agresiones físicas a Garzón y otras verbales que sufrimos algunos por la calle, subyace el discurso incendiario de Rivera y Casado”, ha apuntado.

Maíllo se ha referido, asimismo, a la posición de la presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, de quien ha dicho “echar de menos la audacia necesaria” para hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica.

“Díaz está un día sí y un día no diciendo que va a cumplir la ley y yo le digo que lo haga, que no espere a que ninguna Hermandad de la Macarena decida que hay que hacer con los restos de un criminal de guerra como Queipo de Llano”, ha asegurado.

En esta línea, ha avisado de que en este tema “no hay debate” y le ha urgido a “abandonar esa lentitud pasmosa que es tradición en el Gobierno andaluz” para hacer cumplir el decreto de símbolos y actos contra la Ley de Memoria Histórica.

 

Lo parecía y lo es

Rescatando a Llarena


Rescatando a Llarena

 

 

Hasta la fecha el sufrido contribuyente español se ha visto abocado a rescatar bancos y concesionarios de autopistas varios, pero no se había dado el caso hasta el momento de que se nos pidiera que rescatáramos a un juez

No hay motivos para que los ciudadanos rescatemos a un magistrado bocazas. A ver cómo lo explican

ELISA BENI

Hasta la fecha el sufrido contribuyente español se ha visto abocado a rescatar bancos y concesionarios de autopistas varios, pero no se había dado el caso hasta el momento de que se nos pidiera que rescatáramos a un juez. Sin embargo, eso es exactamente lo que está sucediendo. El magistrado Llarena, con el dudoso apoyo de su amigo Lesmes, el amo del calabozo del CGPJ, pretende que se utilice dinero público para pagar la representación legal de Pablo Llarena en un pleito civil en Bruselas y, además, que en caso de que éste se pierda y sea condenado, se utilice el dinero de todos para pagar la indemnización, que sería simbólica, y hacer frente a las costas, que no lo serían tanto.

Ya saben, era esa demanda civil presentada por Puigdemont y los ex consellers Serret, Comin, Puig y Ponsatí de protección del honor por manifestaciones privadas realizadas por el magistrado en conferencias (patrocinadas por BMW, en FAES y en universidades de verano) en las que se habría vulnerado su derecho a la presunción de inocencia por parte del juez que instruye su caso. Esa demanda civil que le partía la caja a Llarena y al resto del mundo y que el entonces juez decano de Madrid consideró que no debía ni de hacerle llegar. Esa demanda que ha seguido su curso legal y que mantiene su citación para septiembre. Lo que era una coña y una ocurrencia hace dos meses ha terminado poniendo en marcha mecanismos inauditos para el rescate de Llarena. Con el dinero de todos. Y ojo a eso. Porque lo que se sustancia en Bruselas -lugar de residencia de los demandantes- es si el magistrado Llarena, que en sus escritos judiciales considera presuntos autores de un delito de rebelión y malversación a los catalanes, ha cometido un ilícito civil al dar por hecho en manifestaciones privadas que lo han cometido. Se preguntarán ¿y qué tiene que ver el CGPJ y el Ministerio de Justicia y, sobre todo, nuestro dinero con lo lenguaraz que sea Llarena o lo que se le escape el subconsciente cuando va por ahí de gira? Pues eso mismo me pregunto yo y me parece que también Justicia debe de estudiar muy bien la situación antes de tomar una decisión que pudiera suponer una mala utilización de fondos públicos, ya que esto tiene un nombre muy feo. Ya saben.

Estábamos en que Llarena y los demás reían a mandíbula batiente hace dos meses por la demanda y que éste desestimó rápidamente la recusación que se le hizo por considerar que tenía pleito con estas personas, lo cual es motivo legal para abandonar el caso. ¡A él no le interfería nada! Hace unos días, sin embargo, el juez presentó una petición de amparo ante el CGPJ al encontrarse perturbado en su independencia. ¿Y cómo puede uno no tener interés alguno y desestimar una recusación por un tema y semanas después afirmar que ese tema le perturba tanto que precisa amparo? Pues ya ven. Voy a intentar explicárselo. El imperturbable magistrado se ha dado cuenta de que el procedimiento civil belga sigue adelante y que podía optar por estar representado o en ausencia. Esto último no permite ninguna defensa así que ¿tenía que contratar un abogado y pagarlo de su bolsillo? Vaya faena. Además, pensándolo bien, incluso podía perder y aunque las indemnizaciones ascendieran a cinco euros, el pago de las costas incluyendo los honorarios de los abogados podía dispararse a un pico. Con el bolsillo propio amenazado, Llarena ha pedido sopitas. Estas sopitas no eran de fácil cocción. Me cuentan que el propio Lesmes afirmó en la Permanente que tuvo una conversación con la Abogada General del Estado para ver cómo se podía hacer que fuera la Abogacía la que se hiciera cargo de la situación. Esta le dijo que así, sin que se excitara la cuestión desde el Consejo, iba a ser más bien imposible. Así que, se pusieron a excitar y la excitación ha consistido en la utilización espuria de la figura del amparo que está pensada para preservar la independencia judicial respecto a otros poderes del Estado.

No acaban ahí las invenciones y las anomalías. De facto para conceder el amparo se vivió una sesión de alta tensión de la Comisión Permanente del CGPJ en la que no faltaron literalmente los gritos. Y es que la solicitud de amparo de Llarena no debería de haber sido ni siquiera tramitada. La ley recoge un plazo preclusivo de diez días para presentarlo desde el momento en que se produzca el hecho perturbador. Se ha llegado a rechazar la tramitación de peticiones de amparo por pasarse un día del plazo. Pues bien, la de Llarena se ha pasado no un día sino casi dos meses. Este motivo fue alegado por una de las vocales que se negaba siquiera a estudiar la petición al considerarlo ilegal. Nada importó al bulldozer Lesmes. Además, la petición de amparo conlleva un error conceptual dado que el mecanismo para garantizar la independencia poco tiene que ver con las acciones privadas de un magistrado y la posibilidad de que éstas le cuesten la pasta. Así que se habla de proteger frente a inmisiones del extranjero la indemnidad de la jurisdicción española cuando ningún riesgo sufre en un procedimiento personal, pero es que, además, eso no constituiría tampoco motivo de amparo. Lo cierto es que en la tumultuosa reunión llegó a resonar la frase: “A ver, que estamos hablando de dinero respecto de una persona que vive de su sueldo”. Así que se exige el rescate del magistrado Llarena y así se lo ha hecho llegar el CGPJ al Ministerio de Justicia.

La demanda civil presentada en Bélgica dice textualmente: “el juez Llarena ha cometido una falta AL MARGEN DE SU FUNCIÓN JURISDICCIONAL”. Ahora Lesmes ha decidido que, si el magistrado ha sido un bocazas, lo tenemos que pagar todos. El Ministerio ya ha dicho que la Abogacía del Estado no puede actuar y que, en todo caso, habría que contratar abogados. Ojo con esto. Ojo. Usar fondos públicos para pagar abogados en asuntos privados es algo no aceptable. De nombre feo.

No hay motivos para que los ciudadanos rescatemos a un magistrado bocazas. A ver cómo lo explican.

Sorpresas judiciales

  1. Pérez Royo

19/08/2018

Intentar resolver políticamente la integración de Catalunya en el Estado español de una manera que resulte aceptable tanto para los ciudadanos de Catalunya como para los del resto del Estado es endiabladamente difícil. Pero intentar resolver el problema por vía judicial es mucho más que difícil.

Aunque al desplazar la respuesta a los tribunales de Justicia puede parecer que se va a controlar el curso de los acontecimientos, ocurre todo lo contrario. Mientras un problema de naturaleza política se mantiene dentro del campo de la política, hay alguna posibilidad de abordarlo desde la negociación. Cuando un problema de esa naturaleza es desplazado al terreno de la administración de justicia, tal posibilidad desaparece. No hay manera de controlar el curso de los acontecimientos. Y ya no se puede negociar.

Y digo yo: no se preocupe Llarena / que si de Estraburgo  sale mal parado/ yo me anexare a  su pena 

 

Pues ¿Por qué pedir amparo al C. G. P. J. si todo se hizo con ajuste a DERECHO?  No será que quiere Usía  que le hagamos todos la cama, para que el porrazo no sea tan fuerte? Como dice ELISA BENI “Haber como lo explicáis”· SI

 

DUERMEN LOS JUECES, TAMBIÉN LOS DUENDES


SE DUERMEN LOS JUECES / EN LOS ESTRADOS

Duerme juez, duerme/ que otros sentencien









TAMBIÉN LOS DUENDES/EN LOS TABLADOS.Duende:Criaturas 
mitológicas fantásticas de forma humanoide,del tamaño de un niño que quiere estar 
presente en todo....

Duérmete mi niño que Desi te cantará la NANA/ y aunque estés dormito/no te faltará en la c /c, la LANA

Me dicen (ya, que no vi,) que el Alcalde cantó. Podría aprenderse “la canción de cuna” para ‘ arrorrar`al duende mientras chupa la caña-boquilla del saxofón.

https://youtu.be/XsZI0gwlCAs

Queremos desde aquí hacernos reverberación del ‘exitazo’ que ha sido el CONCIERTO DE la BANDA EL DOMINGO EN LA PLAZA. Con su profesor al frente.

No porque yo haya oído una nota siquiera, dada mi edad con sordera o viceversa. Pero los comentarios y glosas también ( y, siendo unánimes) tienen FE y CREDIBILIDAD Espero pronto poder  escuchar algún vídeo.

Ya sé cuanto cuesta aprender los solfeos. Dos años tuvimos que estar nosotros todas las noches, instruyéndonos en los pentagramas. Que nos cupo el honor de salir a amenizar dos años consecutivos en  las fiestas de Navamorcuende y Buenaventura (Toledo), más las del Pueblo: con fiestas de ferias, semana santa, y otras. Con la ventaja de que todos estábamos en una edad de pubertad-juvenil.

Como siempre deseamos lo mejor para Pedro Bernardo (aunque  lo mejor para algunos) sean sus honorarios. Que resultan a todas luces vergonzosos

Estarán ahí también como moscas cajoneras,  chupando de los Impuestos y fotos

 

 

 

FIESTAS “perdona Julio de Boso”


Quitar el Saludo de Fiestas

Inexcusable para  nosotros,

Pensamos con  razones

Y dejamos  abajo el rescoldo

———————————

Comienza mañana la fiesta

Que la Banda será estrenada

Y a juzgar por sus ensayos

Nos darán una  buena tonada

—————————————

La “Orquesta Vivache” los  alegra

Entrada la noche en el Redondel

Rapaces, codiciosos y mozuelos

Danzaran a los compases con explendidez

————————————————

Habrá “potes de patatas”

Por las plazas y cerritos

Y los mozos cantaran

Que nos suelten el torito

—————————————–

A la nueve del día 15, alborada floreada

Que sonará como  antaño,

Ya que rancias sus notas no cambian

¡Ni los vientos de la flauta.!

————————————————

A la tarde de este mismo día

Y en la Plaza de los Toros

Se ataviaran mujeres y hombres

De los trajes típicos de todos

—————————————————-

El jueves 16, el ancestral encuentro. 

Desde que te fuiste “Calvarra”

No vemos el toro, que luego se torea,

Será que no lo hay, ni pa el niño  la  capea

—————————————————–

Para no resultar pesado

Yo con esta me despido

Que todos  los recreéis

En el mejor de los sentidos

 

 

 

 

 

 

Libro (y Saludo) de fiestas


Os ponemos en foto el Saludo del Alcalde de las fiestas que están al caer; que, no cambia nada en los 4 años. Solo ponernos que ayudan a una familia (que yo suponiendo por lo me contó una parte, que no el juez) Se refiere a Charo “coplas” que después de vivir en la indigencia muchos años en una casa arruinada se la llevo a una Residencia y no se atalantaba. Por lo que hubo de celebrarse un juicio breve y se la remitió a una residencia que no conozco mas detalles.

Ahora el alcalde Desiderio como podéis ver  (en unos renglones que se reserva) y se tintinea como el Gran Samaritano,  lo  que están  haciendo -supongo yo- por una familia.  Y no hace lo del Evangelio S. Mateto 6,  “Que no sepa tu mano lo que haces con la otra”.

Y dice él literalmente: (a quienes están atravesando momentos difíciles, ofrecerles mi mas fuerte abrazo de amistad solidaridad ….) Señor Alcalde. Cuando se administran los presupuestos municipales,  las miserias y hambrunas se palían con partidas dinerarias. No con abrazos y solidaridad.

No debía tener más argumentos para completar el Saludo. Y nos deja ahí en tinieblas. 

Y, he puesto en mi Facerbook con el título “Poesias y poemas” de Julio de Boso que podéis leer lindo, a quien no conozco 

Y van 4 años por el mismo precio

Y van 4 años por el mismo precio

 

Vuestras visitas


Aunque mis años se acrecientan las visitas a mi Blog no decaen. El calor toma posesión, después de un mes de Julio desconocido por propios extraños

 

¡ cuantiosos años escribiendo y vosotros leyéndome!

A %d blogueros les gusta esto: