Una abstención ‘por poderes’


TRIBUNA

http://ctxt.es/es/20160928/Firmas/8767/psoe-gestora-abstencion-criticos-sanchez-barones-borrell.htm

 

Una abstención ‘por poderes’

La ‘Operación Sargento Chusquero’ no ha dado puntada sin hilo. Quizás no era tan chusca. Sabía lo que pretendía, y va a conseguirlo

Miguel Pasquau Liaño

No podrían entenderse los modos y los tiempos de la Operación Sargento Chusquero (por utilizar la magnífica expresión de Borrell) si no se es consciente de cuáles eran sus dos objetivos: el primero, evitar que Sánchez pudiera forjar una propuesta de gobierno “alternativo” con Podemos; y el segundo, conseguir la abstención a una investidura de Rajoy sin contaminar o marcar, como un pecado original, a quien habrá de llegar pronto como sucesor o sucesora de Sánchez. Una abstención “por poderes”, sin dar la cara. Para una y otra cosa hacía falta algo tan neutro, insípido, feo, burocrático y provisional como una “gestora”.

Lo que se pretendía no era acabar “ya” con Sánchez. No había prisas en eso. Al contrario. A los críticos de Sánchez les habría encantado que durase un poco más, el tiempo necesario para que el líder o la lideresa que lo sustituyera llegase, sin mancha, después de la delicada decisión de facilitar la investidura de un Gobierno del Partido Popular. Sánchez “sirvió” en un primer momento para frenar a Madina (a quien podrían admitir como cabeza de cartel para no perder por mucho, pero no como secretario general, porque esa silla está reservada), y Sánchez todavía “servía” para ponerle cara a un PSOE en declive y, como sostiene Ignacio Escolar en un brillante artículo, “comerse el marrón de la abstención”: un servicio al partido que Sánchez decidió no desempeñar. Quisieron asignarle a Sánchez el papel de una Gestora del partido, él se resistió, reivindicó su derecho a hacer política, y tuvieron que sustituirlo… por una Gestora. 

Lo exigía el guión

Ese es el sentido de la conspiración (el término creo que es exacto). Un grupo de barones y de socialistas influyentes se dan cuenta de que Sánchez, hombre de poco carisma y destinado a preparar el camino al Mesías, podía estar tramando en serio un gobierno con Podemos apoyado por nacionalistas, lo que produciría dos consecuencias: por un lado, se rompería el discurso sostenido por algunos de que el PSOE es el dique contra la marea de Podemos y de los que quieren romper España; por otro lado, podría consolidar más de lo esperado el liderazgo de Sánchez, contra todos los planes, proyectos y pronósticos …………………………………….)

 

 

 

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: