El obispo Blázquez no se calla


Digas que si

                                                  Digas que si

 

http://vozpopuli.com/blogs/7144-jose-a-vara-el-tal-blazquez-no-se-calla

A contratiempo – 09.04.2016

El tal Blázquez no se calla

 

No estaba de moda la Iglesia hasta que una colla de profesores de la Complutense ocuparon los platós y se esparcieron por ayuntamientos y escaños parlamentarios. El prudente Osoro había tomado el relevo del combativo Rouco en la gran parroquia de Madrid y se hizo la calma. No daban que hablar los obispos. Ni aún los catalanes. Pero la vieja izquierda disfrazada de ‘nueva política’, recuperó su obsesión por crucifijos y sotanas. Y emergieron asaltacapillas, cabalgatas de carnaval, veto a la asignatura de Religión, ataques al concordato que no existe, la procesión del ‘santísimo coño insumiso’, el alcalde Ribó huyendo de sagrado, su homólogo de Zamora abuhardillándose en Semana Santa…retorno al pasado. Anticlericalismo del XIX, comunismo del XX.

De ahí la sorpresa ante la inesperada conferencia/sermón impartido por monseñor Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, esta semana en La Razón. “Los resultados de las elecciones generales celebradas el 20 de diciembre del pasado año fueron inéditos”. Así arrancó su perorata. Directo al asunto, casi sin tiempo para decir buenas tardes. La heteróclita audiencia, con el ministro del Interior en primera fila, se quedó petrificada. El jefe de los obispos, “un tal Blázquez” que dijo Arzalluz, un prelado con fama de tibio y conciliador, arrancaba sus palabras sin preámbulos ni anestesia.

 

El presidente del Gobierno de la Iglesia española no se anduvo con pamplinas. Habló del preocupante periodo de tres meses consumido en balde para formar gobierno. Alertó sobre la situación actual, que “puede dejar heridas en la convivencia social”, se escandalizó por los tres meses desperdiciados en la búsqueda de nuevo gobierno y exhortó a la abstención, como “una forma de colaboración con generosidad”. A buen entendedor.

 

Alertó también de la lluvia de “descalificaciones e insultos personales”, que nunca son razones y evidencian una “debilidad que hace imposible una reflexión serena”. Dijo más: “Se han removido los cimientos de nuestra convivencia como pueblo. El rencor y la envidia engendran violencia”. Algo muy grave está pasando y los obispos españoles han optado por permanecer en silencio desde el relevo en la cúpula. Todo el foco se lo lleva el Santo Padre, un comunicador infatigable, con raptos intempestivos como cuando dijo aquello de que “si alguien insulta a mi madre, le espera un puño, es lo normal”. La frase fue la respuesta a Charlie Hebdo. Turulato e inoportuno comentario. Más de un defensa central atolondrado que de un creador de juego con cabeza.

 

La casa común que hay que defender

 

Francisco es la estrella y sus obispos están para hacerle los coros, o callar. Moseñor Blázquez no se calla. Puso el dedo en numerosas llagas que carcomen nuestro tejido social sin que encuentren respuesta. Defendió la Constitución (“la casa común sin la que estaríamos a la intemperie”), abogó por una forma certera de entender Europa (“los riesgos de la desmemoria, Europa no puede olvidar sus raíces greco-romanas, cristianas, de la Ilustración”), la libertad religiosa (“el Estado es aconfesional, cierto, pero tiene el deber de proteger el derecho a la libertad religiosa”), la educación en valores (“la enseñanza de la Religión no es un privilegio para la Iglesia Católica, es un derecho de los padres para elegirla para sus hijos”, véase la Declaración Universal de los Derechos Humanos). Y así.

Incluso habló de tendencias singulares en la inmensa y elogiable labor de Cáritas

Hasta le envió un amable recadito al Pontífice: “El Santo Padre no vino a Ávila y se fue a Lampedusa. Las elecciones de sus viajes forman parte de su manera de desarrollar su labor”). Incluso habló de tendencias singulares en la inmensa y elogiable labor de Cáritas: “Hay aspectos del servicio de Cáritas que nos gustan

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: