El patriotismo como último reducto de la canalla


El patriotismo como último reducto de la canalla

Borges decía que al destino le agradan las repeticiones, las simetrías, pero en el caso de España, más que el destino, es el conservadurismo más recalcitrante, en nuestro país no existe otro, el que durante doscientos años ha paralizado la historia hasta poder concluir con Azorín que vivir en España es hacer siempre lo mismo. Una derecha que ha monopolizado el concepto de nación hasta el punto de que aquellos que se oponían a sus intereses y designios eran tildados de antipatriotas y antiespañoles lo que pervierte tanto el sentido del patriotismo que se podría afirmar junto a Samuel Johnson que el patriotismo es el último reducto de la canalla.

En este contexto, siempre se apela al sentido patriótico para trazar círculos caucasianos donde quedan fuera los inadaptados a los prejuicios ideológicos del conservadurismo. Es la espuria división de las dos Españas de fatigante largo trecho en el país: integrados y excluidos, a un lado y al otro de una nación concebida como propiedad de los intereses de las minorías influyentes. En el fondo, es la consecuencia de identificar España y la tradición española con los harapos de la decadente vida pública española caída en la miseria y en la hediondez y que, sin embargo, ha pretendido y pretende pasar por la genuina representación del alma española.

La Transición y el denominado consenso no sirvió para conciliar esa España dual propiciada por la derecha retardataria,  sino para la transfiguración de lo que debía ser la representación de los excluidos y maltratados por el caudillaje; no se trataba en el fondo de que el régimen asumiera la voz de los que eran considerados la antiespaña, sino que los anatematizados como antipatriotas asumieran como propio todo el imaginario, la simbología, el sesgo psicológico de un sistema que destilaba la negación de ellos mismo como una gran fantasmagoría orteguiana.

De esta forma, vemos hoy como se apela al patriotismo para que una derecha sin mayoría parlamentaria siga gobernando a pesar de todo el daño infligido a las mayorías sociales con políticas dolosas para gran parte de la población. La dramática agresión sufrida por las clases populares a manos de una derecha radical en perfecta ósmosis con las élites económicas y financieras, auténticos señores de horca y cuchillo, ha degradado tanto la vida social, con salarios de hambre, familias sin ingresos, pobreza, parados sin esperanza ni subsidios, que la desigualdad generada por la avaricia ciega de las minorías organizadas ha crecido de una forma arteramente inmoral.

Pero a pesar de ello, el patriotismo consiste en sostener un régimen de poder que ha resultado tan injusto y desigual. Como afirmaba Azaña, nadie tiene derecho a monopolizar el patriotismo y nadie tiene derecho, en una polémica, de decir que su solución es la mejor porque es la más patriótica; se necesita que, además de patriótica, sea acertada. El bloqueo al que ha llegado el régimen por sus propias contradicciones y déficits democráticos lo que reclama no es el viejo concepto de patriotismo reaccionario sino el auténtico patriotismo que consiste en abrir las grandes alamedas de la libertad, la justicia, la solidaridad y la igualdad.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: