España nació un cuatro de julio


http://blogs.publico.es/juanjosetellez/2016/07/03/espana-nacio-un-cuatro-de-julio/

España nació un cuatro de julio

 

Gritan España desde el balcón de Génova restaurado con dinero negro y pareciera que este país les perteneciese tan sólo a quienes ondean banderas con hambre de estanco y de todo por la patria, o a quienes han convertido un sueño en una marca. Candidatos eufóricos que se llaman españoles como si sólo ellos lo fueran y como si en vez de un país común siguiéramos habitando la España invertebrada de Ortega y Gasset, la que la restauración monárquica del XIX hizo girar en torno a las cesantías galdosianas de Madrid y las burguesías de Cataluña y del País Vasco.

Guarda un cierto aroma el que desprende ese gentío entre azul y bicolor al de la imposible España una de los Reyes Católicos y de la dictadura franquista, que no llegó a ser ni grande ni libre ochenta años atrás. Es la España escrita con B de Bárcenas y de Rita Barberá, con G de Gurtel y un ministro del Interior que hoy recibe al justiciable Rodrigo Rato y mañana conspira para buscarle las vueltas por vía policíaca o tributaria a partidos democráticos. Lo sorprendente es que esa misma España catalana votara todavía con más ahínco a Jorge Fernández Díaz, candidato al Congreso por Barcelona, lo que vendría a demostrar el albur de que la corrupción sólo nos inquieta cuando afecta a la siniestra y sería probable que esa otra España comprensiva con el mangazo a diestra le hubiera otorgado mayoría absoluta al PP a poco que hubieran saltado a la opinión público un par de escándalos más que sumar a los que  campan por los  juzgados nacionales. Hoy, una ardilla podría recorrer España saltando de sumario en sumario por malversación, fraude o trincalinas varias, con las urnas convertidas, desde Valencia a Galicia en un falso plebiscito con el que se pretende blanquear la pena de telediario de los jueces instructores.

España y sus lenguas.-

Quinientos años y pico después de la caída del reino de Granada, seguimos sin saber a ciencia cierta qué es España, lo que fue y, sobre todo, lo que habrá de ser en el futuro, cuando ahora también está en obras la Unión Europea y el caudaloso río de la independencia de Escocia puede terminar desembocando en el Penedés. El Día E, el día del español, vino a coincidir este año con un Congreso de los Diputados demasiado parecido a la torre de Babel: no está en peligro el idioma sino el talante, la capacidad de utilizarlo para negociar un gobierno acorde con la voluntad de la gente: desde un sector de la opinión pública se hablaba de pucherazo desde la noche del 26-J, apenas unos días antes de que ocurriese en Austria. Tal vez lo que haya que auditar, en el lenguaje de los números, sean las encuestas que precedieron a los segundos comicios de esta temporada. Y muy especialmente la del CIS, cuyo universo era mucho más generoso que el de los sondeos privados…………………….)

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: