García Lorca, censurado hoy


 

 

García Lorca, censurado hoy

 

Entre la gominolosa saga de Star Trek y la obra de Federico García Lorca hay enormes diferencias. Por supuesto, a favor de la gominolosa saga. Así lo ha decidido esta semana nuestra cultura nacional, si es que alguien sigue considerando a los periódicos, radios, televisiones y otros medios de comunicación traficantes de cultura. O sea, España. Quiero decir que esta semana se ha estrenado una película de la saga Star Trek y también se ha cumplido el 80 aniversario del asesinato de Federico García Lorca, y la prensa española ha dedicado cientos de páginas esta semana a los  embutidos interespaciales (no exagero, conté hasta 60 antes de cansarme) y apenas algún apunte al poeta español más letrahiriente de toda nuestra historia.

La cultura, como la venganza, es un plato que se sirve frío. Pero no tanto. Sobre todo si hay fuego con el que calentarlo: esta semana la jueza argentina María Servini –que investiga los crímenes del franquismo– ha admitido a trámite una denuncia de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica incorporando la muerte de Lorca al proceso por crímenes de lesa humanidad que se investiga en Buenos Aires. No en España. En España no investigamos esas gilipolleces.

La apertura de la investigación de la jueza argentina mereció una columna viuda en El País, página 31, al lado de una superentrevista a cuatro a ese intelectual y poeta del PP vasco llamado Borja Semper. No tengo nada contra Borja Semper, que a parte de formar parte de una banda criminal de corruptos y amigos de narcotraficantes no me ha hecho nada. Pero creo que esta disposición de página es para hacérsela mirar en el diván del psicólogo Tamarit. Entre Lorca y Semper, preferiría una entrevista a Lorca. Pero lo mataron esos que nunca han condenado el franquismo, y a los que el presunto poeta guay Semper representa en Euskadi.

El silencio sobre Lorca es el miedo de España. El miedo a reconocer nuestro miedo al miedo. Y creemos que fue una anécdota. Una casualidad. No mataron a un poeta, mataron a todos los poetas que pudieron. A todos los hombres, mujeres, maricones, lesbianas y niños que pudieron. Y uno de los asesinos de poetas, Manuel Fraga Iribarne, es el fundador del PP. Padre casto de la Constitución. Hijo de puta del franquismo.

Los periódicos no hablan de Lorca. Hablan de Star Trek y de la responsabilidad que nos aboca a nombrar a Mariano Rajoy presidente del Gobierno. Un tío, Rajoy, que describió como “hecho objetivo que los hijos de buena estirpe, superaban a los demás”, datos, que según nuestro presidenciable, “han sido confirmados más adelante por la ciencia: desde que Mendel formulara sus famosas Leyes” (artículo de MR en El Faro de Vigo, 1983),

Vivimos en el posfranquismo y por eso nos olvidamos de Lorca. Lorca es incómodo. Es el paradigma de la barbarie fascista. El otro día, en Alemania, detuvieron a dos nonagenarios por haber servido en un campo de exterminio. En España, cuando muere un asesino fascista en la cama, se dice que fue ejemplo de reconciliación. Manuel Fraga Iribarne, fundador del PP, es un poderoso ejemplo.

El padre de Mariano Rajoy, como magistrado, estuvo envuelto en un turbio asunto en el que murieron varias personas en 1972: el padre, la madre y la hija del tío que destapó el caso Redondela. Cito a EL País de la época: “En septiembre de 1972 el denunciante del caso, director general de Acegasa-Reace, apareció muerto en su piso de Sevilla junto a los cuerpos, también sin vida, de su mujer y su hija. La versión oficial de un presunto suicidio convenció a pocos. En marzo de 1974 falleció en la prisión de Vigo el presidente del Consejo de Administración de Acegasa. Su cadáver apareció en las duchas, en extrañas circunstancias”. Toda esta documentación se ha perdido, ha desaparecido mágicamente de los juzgados (o no). Entre los implicados en el asunto del padre de Rajoy, está un tío de nombre muy legendario llamado Nicolás Franco Bahamonde. ¿Os suena?

Los hijos y los nietos de los fascistas siguen teniendo periódicos, y radios, y bancos, y gimnasios con spa, y prescripciones por delitos económicos. Por eso escribir de Lorca, 80 años más tarde, es incómodo.

Lorca es silencio. Y Lorca no es solo Lorca. Es tanta gente que andaba por ahí sin hacer nada más que su vida y la mataron. ¿Ha pedido alguien perdón? ¿Como se le exige a Otegi que pida perdón? ¿Quién le exige a Otegi que pida perdón? ¿Los herederos de Manuel Fraga Iribarne, asesino, han pedido perdón?

Ni siquiera los periódicos democráticos, con todo su papel, piden perdón. Star Trek es más interesante. Olvidemos a Lorca, que entorpece formar gobierno.

Este niño chiquito

no tiene cuna

su padre es carpintero

y le hará una

Los periódicos no somos buenos carpinteros, y el niño Lorca aun está sin cuna. Yo tengo madera y clavos, y no pienso fabricar una cruz.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: