Guillotina o silla eléctrica


Guillotina o silla eléctrica

Iñaki Gabilondo
Ribera de escudero, Pedro ni de pechero

Buen escudero lleva usted Sr. Rajoy (refiriéndose P. Iglesias a al Alber Rivera por las servidumbres que ya le brinda al PP) y que le dijo anoche.

En cambio el suicidio de Pedro viene el día 26J (Mio)

Lo que va a determinar la investidura está más allá de la catarata de palabras, más allá del debate, más allá de quién ganó o de quién perdió. Está en el PSOE, en su decisión

Ayer noche se hizo clamorosamente evidente que lo decisivo, lo que va a determinar la investidura, la gobernación del país y muchas otras cosas, está más allá de la catarata de palabras, más allá del debate, más allá de quién ganó o de quién perdió. Está en el PSOE, en su decisión, en su dramática decisión.

Hablando del debate digamos que la sedosidad del mismo ayudó a Rajoy, permitió salir ileso al presidente en funciones, sin apenas magulladuras. Rajoy es ese político tuerto que sólo ve una parte de la realidad, la economía, y sólo una parte de la economía, la que le muestra los datos positivos, y que se sacude las moscas de la corrupción con un extraordinario tupé. Tiene incluso, en fin, el descaro de erigirse en paladín de la lucha contra ella. Salió como decimos ileso, dada la naturaleza sedosa, apacible, ordenada, del debate. También creo que cosechó muy buen resultado Albert Rivera. Estuvo irreprochable, como corresponde a ese político ideal situado en un lugar perfecto en el que no hace ni frío ni calor. Su inconveniente es que para muchos es el equivalente a la bebida light, a los cigarrillos electrónicos, al pavo desgrasado o a la música chillout, pero estuvo francamente bien. Por lo que se refiere a Pablo Iglesias digamos que la anchura del territorio ideológico del que se ha apoderado, desde el centro hasta la izquierda extrema, le permite hacer suyos todos los reproches, hacer suya una amplia gama de recetas, ayer estuvo especialmente contenido. No lució su habitual brillantez escénica porque quería consolidar su segunda posición y dejar muy claro el mensaje que repitió de manera insistente: la invitación al PSOE para un acuerdo de izquierdas. Sánchez no aceptó el envite. Sánchez estuvo correcto, eso es poco. Eso es insuficiente para quien debe imponerse a la desunión de su partido. No se ha impuesto y la desunión de su partido aguarda ahí, amenazando de una forma tremenda. Es una auténtica tragedia, espera tanto si manda él como si manda Susana Díaz, como si manda cualquier otro. Le espera al PSOE una disyuntiva dramática. Ha de suicidarse eligiendo entre la guillotina y la silla eléctrica, entre apoyar a Unidos Podemos o permitir que gobierne el PP. Es el dilema de Salomón, enfrentado a partir en dos al niño. Me temo, además, que desde la mismísima noche del día 26.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: