Hasta siempre Carme


 

http://www.publico.es/opinion/hasta-siempre-carme.html
JOSÉ MARÍA CRESPO*

*Director general de Público

Este domingo ha fallecido Carme Chacón. A destiempo, con 46 años, con mucho hecho y todavía mucho por hacer. Su enorme corazón de socialista, de mujer luchadora, de mujer comprometida, de mujer sin barreras ha dejado de latir. La lesión que albergaba desde siempre se ha acabado imponiéndose sobre sus ganas de vivir.

A estas horas sólo puedo albergar emociones y sentimientos por su pérdida. Compañera, amiga…se nos ha ido para siempre. Pero no quedará en el olvido. Su paso por la vida pública, su compromiso político con los valores de la izquierda, dejan una huella indeleble para la historia que, el paso del tiempo, sólo puede agrandar.

Pese a su juventud lo fue todo, y pudo ser mucho más. Ya nunca sabremos lo que habría sido de este PSOE doliente de nuestros días si ella hubiera sido la Secretaria General, tampoco sabremos cuánto habrían confiado nuestros conciudadanos si ella hubiera sido quien compitiera por la Presidencia del Gobierno.

Lo que sí sabemos es que allí donde tuvo responsabilidades las asumió con todas las consecuencias. Nunca fue una mujer de paso. Y si algo queda para la historia de España es haber sido la primera mujer en la historia Ministra de Defensa. Su “Capitán mande firmes”, embarazada de siete meses de su hijo Miquel, fue el símbolo permanente de que se habían acabado los tabúes que impedían a las mujeres acceder a cualquier responsabilidad. Víctima de todas las maldades del machismo ibérico, nunca entendieron que ese resentimiento que suscitaba era el mayor acicate que la animaba a continuar en su tarea. Llevó el cambio definitivo a las Academias militares y su reforma hizo que los oficiales surgidos de ellas sean los mejor preparados de la historia de nuestro país.

Tuvo muy clara la idea de España. Siempre. Como tuvo muy claro que el PSOE con el PSC debían seguir siendo el puente que permitirá que España y Catalunya continuemos caminando juntos. También en esto la tocó resistir y su resistencia debe ser un acicate más para continuar caminando juntos.

Y fue capaz, serenamente, de renunciar a su escaño demostrándose a sí misma, a los electores y al conjunto de la llamada clase política que es posible salir y tener una vida. Que no es imprescindible aferrarse al escaño como forma de vida. Un ejemplo más que, como no, también la suscitó incomprensiones. Claro, cuando la coherencia pone en evidencia a demasiados… estas cosas suceden.

Fue mi amiga, la echaré de menos siempre. La vida hace estas faenas, pero Carme vivirá para siempre en el recuerdo de su familia, de sus amigos, de sus compañeros y sobre todo de millones de mujeres que vieron en ella, y seguirán viendo, a una de las suyas. Esas mujeres a las que nadie regala nada nunca y a las que les toca demostrar cada día que son las mejores.

Hasta siempre compañera.

A %d blogueros les gusta esto: