La mujer que “devolvió la esperanza” cuando los refugiados eran españoles


http://www.publico.es/politica/mujer-devolvio-esperanza-refugiados-espanoles.html

 

La mujer que “devolvió la esperanza” cuando los refugiados eran españoles

Elisabeth Eidenbenz, una joven maestra suiza, ayudó a nacer a 597 niños entre 1939 y 1944, la mayoría hijos de exiliados republicanos que permanecían en campos de concentración en Francia. Creó la Maternidad de Elna. Una exposición en el Parlamento Europeo, organizada por Primavera Europea, honra su memoria.

ALEJANDRO TORRÚS

@ATorrús

BRUSELAS.- Elisabeth Eidenbenz no quería ser ninguna heroína, pero lo fue. Eidenbenz hubiese preferido no tener que partir hacia España para ayudar a los niños que sufrían las consecuencias de la Guerra Civil, pero partió. Y, por último, Eidebenbenz se hubiese conformado con ser la profesora de estos niños, pero una vez en España y en el sur de Francia, en los campos de refugiados de españoles, se dio cuenta de que los pequeños, y sus madres, tenían una necesidad mucho más acuciante que la de recibir educación: sobrevivir.

576dacfe59242_r_1466805509258_0-23-678-372

 

Elisabeth Eidenbenz junto a varios niños en la Maternidad de Elna

Eidenbenz ayudó a nacer entre 1939 y 1944 a 597 niños de 22 nacionalidades diferentes, aunque la inmensa mayoría eran hijos de exiliados españoles en el sur de Francia. El resto judíos y gitanos que huían de los nazis. Pero comencemos por el principio. Esta mujer, de apenas 1,50 de estatura, llegó a España el 24 de abril de 1937. Era institutriz y llegaba con la ilusión de ejercer su profesión, tras un breve paso como voluntaria en Dinamarca. Estaba a punto de cumplir 24 años. La crudeza de la Guerra, sin embargo, descolocó sus planes. “Pensaba que venía a ayudar a los niños y darles clase, pero se encontró con algo muy distinto. Se encontró con un montón de niños famélicos”, narra Luis Expósito, que estudió la vida de Elisabeth y autor de la obra La Conexión burjassot

Tras estar al frente de un almacén de ropa en Madrid durante la Guerra Civil, que pertenecía al cartel de Ayuda Suiza a los niños de España, que englobaba a 15 organizaciones del país helvético, Elisabeth huyó junto a 475.000 españoles al sur de Francia, donde fueron hospedados en campos de refugiados sin las más mínimas condiciones de higiene.

“La sarna, el polvo y la arena fina se colaban por todas partes, la ropa, la comida, los ojos (…) Yo no quería que mi hijo naciera en estas condiciones”

“Era el mes de abril y por los altavoces del campo informaron de que Franco había ganado la Guerra –relata la refugiada española Remei Oliva en el libro de la historiadora Assumpta Montellà La maternidad de Elna– Ya hacía meses que estábamos rodeados de alambres, vigilados como criminales y mal alimentados. La sarna, el polvo y la arena fina se colaban por todas partes, la ropa, la comida, los ojos (…). Yo no quería que mi hijo naciera en estas condiciones. Tenía miedo de que no sobreviviera. Había visto con mis ojos cómo morían los hijos de otras mujeres”. El miedo de Remei Oliva era más que comprensible. La mortalidad infantil alcanzaba el 80% en los refugiados españoles del sur de Francia. El mayor drama se producía en el campo de Argelès-sur-Mer, conocido por los españoles como el “campo de la mierda”. “Hay testimonios de que las madres guardaban a los niños debajo de la arena de la playa hasta el cuello para que no les mordieran las ratas o se quemaran con el sol”, narra Nicolás García, excalde de Elna, localidad francesa situada cerca de la frontera española y descendiente de republicanos españoles desde una sala habilitada en el Parlamento Europeo, donde el eurodiputado Jordi Sebastià, de Primavera Europea, ha organizado una exposición y unas conferencias para honrar la memoria de Eidenbenz ……………………………………………………..)

 

 

A %d blogueros les gusta esto: