La protección de los acosadores en las Fuerzas Armadas


http://blogs.publico.es/un-paso-al-frente/2016/08/04/4581/

 

La protección de los acosadores en las Fuerzas Armadas

Luis Gonzalo Segura

 

Si eres mando de las Fuerzas Armadas o la Guardia Civil, no tienes que privarte de nada. Si quieres acosar o abusar sexualmente y hasta violar a una subordinada, la cúpula militar, la justicia militar y los ministerios de Defensa e Interior te dan todas las posibilidades que necesitas. El mando siempre debe ser protegido, esa es la máxima, como el empresario que resultó multado por una agresión sexual a una trabajadora que acostumbraba a vestir con minifalda y provocaba (“la sentencia de la minifalda”). Claro que incitaba, pobre empresario y pobres altos mandos.

Aquella era una decisión judicial de la España de finales de los ochenta, la de los GAL y la cal viva. La justicia castrense es, actualmente, igual de tétrica que esa sentencia y ello se debe, entre otros, a Juan Manuel García Labajo. Él es el General Consejero Togado, es decir, el mandamás de los juristas militares, el que tiene el orgullo de seguir perpetuando la infamia. El que se sienta a la derecha del Señor de la Guerra.

Así pues, si eres un acosador, un agresor o un violador, nada mejor que convertir tus sueños en realidad en las Fuerzas Armadas y la Benemérita. La oferta es inmejorable para todos aquellos que tengan una subordinada de esas que dicen no, pero realmente está queriendo decir sí. Porque una subordinada siempre quiere decir sí y si no lo dice se le supone, como el valor. Y un oficial nunca se rinde, nunca acepta un no por respuesta y, menos, de una inferior que lo es por doble motivo, por ser mujer y por tener menor rango. Las órdenes, dejémonos de palabrerías, se cumplen y las mujeres se acosan o violan, que para eso han venido al mundo y se han alistado. Si no lo querían, que se hubieran ido al Carrefour.

 

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: