Las manos sucias y el país podrido


http://vozpopuli.com/analisis/80248-las-manos-sucias-y-el-pais-podrido

Las manos sucias y el país podrido

Lo tremendo del caso Ausbanc y Manos Limpias no es que unos facinerosos hayan escogido la más honorable de las fachadas a su alcance para perpetrar sus golfadas, cosa que está dentro de la lógica porque los verdaderos sinvergüenzas no suelen agruparse en sindicatos con ese nombre, sino introducirse en instituciones y ambientes de suma respetabilidad, no son tontos. Lo espeluznante es que buena parte de los supuestamente extorsionados han colaborado con esa

Decía nuestro Gracián que no hay monstruosidad sin padrinos, y es sentencia que no puede dejarse de recordar a la vista del horrendo retrato de la sociedad española que nos ha dejado entrever la detención del líder de “Manos limpias” y el presidente de una asociación supuestamente destinada a defendernos de la Banca, que, al parecer, era su jefe, como responsables de un aparatoso y chapucero entramado de extorsión oculto tras lo que ha podido pasar durante años por ejercicio de una voluntad idealista de defendernos a todos frente a los abusos de los poderosos

Lo tremendo del caso no es que unos facinerosos hayan escogido la más honorable de las fachadas a su alcance para perpetrar sus golfadas, cosa que está dentro de la lógica porque los verdaderos sinvergüenzas no suelen agruparse en sindicatos con ese nombre, sino introducirse en instituciones y ambientes de suma respetabilidad, no son tontos. Lo espeluznante es que buena parte de los supuestamente extorsionados han colaborado con esa siniestra y grotesca máscara de defensa de los más débiles, y que algunos jueces parecen haber condenado a alguno de los valientes que se atrevieron a denunciarlos ante la Justicia, posiblemente a cambio de unos miles de euros por impartir unas conferencias en las que pudieran presumir de lo importante que resulta su labor para que el progreso se afiance y todos podamos sentir el amparo de las instituciones.

Hacienda al acecho

En una muestra más de que la arbitrariedad es el verdadero régimen del que disfrutamos, se ha hecho saber al respetable que un expresidente, al que de manera lamentable no han podido empapelar con el momio panameño, ha sido sometido por las fuerzas de Montoro hasta haber pagado el último céntimo y las sanciones correspondientes, donosa demostración de que aquí la ley es igual para todos. Un país en el que la Hacienda pública deja que corran afirmaciones sobre las cuentas de un particular, que no un cualquiera, es una anormalidad, pero aquí el ministro del ramo se permite administrar moral cívica a propósito del caso. Vale la pena pensar en que si esto lo ha consentido un Gobierno en funciones, qué no será capaz de hacer al abrigo de una sólida mayoría parlamentaria, y aunque ahora ese supuesto esté muy en el aire, hay que recordar como, en efecto, el señor Montoro ha hecho toda clase de barrabasadas con nuestro dinero para, al final, quedar en nada.

Los políticos espejo

En el mismo Criticón, se refiere también Gracián a la experiencia del común que se adentra en corte y dice que “salió de Madrid como se suele, pobre, engañado, arrepentido y melancólico”, de manera que no es de ahora esa impresión tan española de que quienes nos gobiernan van a lo suyo y les importa un bledo lo del común. Claro es que no se trata de un vicio que afecte sólo a los políticos que, comparados con los facinerosos que acabamos de conocer, casi podríamos considerar como unos santos que se dedican a cuidar unos de otros y a hacer obra pública en su provincia para provecho general. No es así, evidentemente. El poder refleja lo que somos y, para nuestra desgracia, apuesta muy habitualmente por afianzarlo, dice querer cambiarlo todo para que todo …………………………………………………)

 

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: