OTRO COJO EN LA CHARANGA


OTRO COJO EN LA CHARANGA

Subía yo en la moto por la cuesta del Rollo y Pablo Revueltas (con el saxofón en la mano izquierda) apoyándose en los vierteaguas de las ventanas con la mano derecha que le sujetaban la cojera, que hasta ahora no había descubierto yo en su paseos de dianas, procesiones. etc.

De no subir en la moto le hubiera hecho una foto con el móvil, pero no daba para tanto mi equilibrio, ya que somos de la misma quinta. Para quien no lo sepa del año 1932.

No me voy a cansa de pedir que lo dejen, que estén quitando que afloren en la música valores nuevos. Con obras musicales, que no dañen más el oído.

Si tuvieran “vergüenza musical” ya se debían de haber ido ellos. No podemos pagar de nuestros impuestos a estas “calcas humanas” por otras canonjías.

No me va en ello más, que, que el Pedro Bernardo emanado de las urnas sea para empezar por modernizar esto y muchas otras mas. Son siempre los mismos tonos, compases, modulaciones, armonías y desarreglos musicales.

A los 83 años se hacen pocas cosas bien. Y si ´instrumentar´ fuera sentado siempre, los cojos que se vean ya dos (2) todavía……

Váyanse (los de más de los 70) antes de que le echen por desecho de añadas. Pues parecéis a los políticos que no quieren renunciar a las brevas

A %d blogueros les gusta esto: