POR QUIEN LLORA ALBERT RIVERA?


 

¿Por quién llora Albert Rivera?

Juan tortosa

 

Hartazgo, desidia, cabreo… En su comparecencia de este miércoles, tras su entrevista-tongo con Mariano Rajoy, el siempre impoluto y atildado Albert Rivera dijo entender que los ciudadanos estemos ya hasta las mismísimas narices de todos ellos. Y añadió: llevan razón. Con la chapucera puesta en escena de un acuerdo más que cocido de antemano, PP y Ciudadanos intentan adornar de ridículo suspense un timo de manual. Buscan coartadas infantiles con las que tapar sus vergüenzas y no pueden evitar, o les da igual, que les veamos el plumero.

Recurre Rajoy a Rivera para quitarse de encima dos de sus más incómodos marrones: Rita Barberá y… José María Aznar, que tendrá que acudir a declarar. Y sobre los demás, “ya veremos“. Remedando a la irrepetible duquesa de Alba, el líder catalán de Ciudadanos asegura salir todos los días “llorado de casa“, intentando justificar así los voluminosos sapos que a diario engulle a dos carrillos. Pero… ¿por quién llora Albert Rivera? ¿por los votos que sabe que perderá? ¿por el daño que le producen los hilos de marioneta a los que le tienen atado? ¿por la coña marinera que se traen con él víctimas suyas como Rosa Díez? ¿por la vergüenza perdida? Desde luego, por quienes no llora es por todos aquellos a los que engañó consiguiendo sus votos para luego usarlos según para dónde sople el viento.

¿Llora quizás de orgullo porque se ha creído en serio que es el perejil de todas las salsas? ¿llora tal vez de emoción porque ve la posibilidad de tocar pelo en breve? ¿o quizás le tiemblan las piernas porque intuye el precio que tendrá que pagar? ¿De dónde saca pa tanto como destaca? El apuesto y encorbatado Rivera intenta utilizar a su favor, a sabiendas de que puede salir trasquilado, todos los fuegos y tormentas que suceden a su alrededor, la corrupción del PP, la discordia en el PSOE, el shock de Podemos… Quiere recoger la mayor cantidad de peces posible en un río revuelto sin calma a la vista. Él sabrá.

Quien suspire aliviado por la irrupción en escena de Ciudadanos se equivoca. Están cumpliendo la misión para la que fueron creados: hacer el trabajo sucio necesario para que nada cambie, para que el amenazado bipartidismo renazca de sus cenizas, para que en nombre del “hartazgo, la desidia y el cabreo” saturen de demagogia los informativos de Agosto.

Rivera y los suyos siguen al dictado, y a la perfección, la hoja de ruta para la que fueron diseñados. Quienes los crearon, acertaron.

J.T.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: