Se nos va de las manos, Mariano


 

Se nos va de las manos, Mariano

Ya estamos como siempre, cotilleando sobre la corrupción, la Púnica, Rato, los ministros y las cosas raras que hacen cuando conspiran en sus despachos.

 

 

No hay manera. Esta vez el presidente se lo había tomado en serio porque hay unas elecciones a final de año y no es momento de andar con coñas. El verano azul de campaña electoral se nos va de las manos.

Desde Moncloa se habían esforzado de verdad para que Rajoy pudiera pasarse las vacaciones haciéndose fotos chulas en plan persona normal y anunciando buenas noticias. Todo perdido. Todo inútil. Tanto esfuerzo presupuestario para nada. Ya estamos como siempre, cotilleando sobre la corrupción, la Púnica, Rato, los ministros y las cosas raras que hacen cuando conspiran en sus despachos.

De nada ha servido actualizar un poco las pensiones aunque sea sólo nominalmente, subir el sueldo a los funcionarios y devolverles media paga extra como primer pago o acelerar las rebajas de impuestos y las bajadas de la luz aunque sólo funcionen hasta pasadas las elecciones. En lugar de andar glosando lo bien que lo hace el Gobierno y cómo los españoles empiezan ya a notar la recuperación, toda la fuerza se nos va en hacer chistes con lo de “Rodrigo sé fuerte”, las vacaciones de Bárcenas en Baqueira y los pagos del Partido Popular de Esperanza Aguirre a los alegres emprendedores de la trama Púnica.

De nada ha servido actualizar un poco las pensiones aunque sea sólo nominalmente, subir el sueldo a los funcionarios y devolverles media paga extra como primer pago o acelerar las rebajas de impuestos y las bajadas de la luz aunque sólo funcionen hasta pasadas las elecciones.

No es de extrañar que el presidente pida que le pregunten por otra cosa con esa cara de cuñado cabreado en la comida familiar del verano. Hasta esa ocurrencia tan molona de asumir la posibilidad de hablar sobre la reforma de la Constitución, si no queda otro remedio y todos os ponéis muy pesados, se ha quedado en una serpentina de verano.

Y lo peor de todo es que la cosa no va a mejorar. La posición del ministro Fernandez Díaz no es delicada. Resulta simplemente insostenible. Y detrás de él sólo queda el presidente, que deberá elegir entre alegar que lo ignoraba y quedar como un pagafantas o asumir que lo sabía y quedar como cómplice.

El ministro ha hecho lo que hacen los ministros cuando les pillan en un renuncio, aquí o en Punta Cana, desmentirlo y decir que por supuesto que no se habló de lo que todo el mundo cree que se habló, porque si no ya me dirán de qué hablaron. Rodrigo Rato ha hecho lo que hace la gente rica y de buena familia cuando le preguntan por lo charlado en el Ministerio: por supuesto que se trató lo suyo, que para eso se llama en su casa, de toda la vida, a los ministros.

 

La tesis del Ministerio sostiene que se puso como condición expresa no discutir los asuntos judiciales de Rato. Algo tan creíble como que te pille la Guardia Civil en un control de alcoholemia y alegues que no puedes dar positivo porque tú le especificaste muy claramente al camarero que te pusiera los gin tonics con ginebra sin alcohol. Es duro que te pillen. Pero que pienses que todos los demás son idiotas ya resulta directamente insoportable.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: